Alerta Amber contra las redes sociales

Jul. 31. 2020. 08:05
  |  
Redacción IDI Media
Redacción IDI Media

Día de Asueto / Por: Rosamaría Sánchez Rincón

Gobernadores y alcaldes de Morena, “aliados” del COVID-19

Morelia, Michoacán.- Yami y Fer se “perdieron” hace casi quince días. Como cada vez que una niña o un niño no regresa a su hogar, las redes sociales se convulsionaron y decenas compartieron los gráficos de la Alerta Amber con las fotos y los datos de las primas, que daban cuenta de la denuncia de sus preocupados padres.

Entre oraciones, buenos deseos, condenas y mentadas de madre a los “malditos” que las habían “secuestrado”, durante horas, la Alerta Amber recorrió el ciberespacio y comenzaron las especulaciones.

El pasado 15 de julio, según la ficha que circuló, Yamileth y Fernanda fueron vistas por última vez en las colonias Revolución y Hacienda San Rafael, en la cabecera municipal de Uruapan. Los rumores crecieron junto con la preocupación. Que si las vieron en un Mazda blanco, que si andaban en tal colonia, que habían sido secuestradas y que ya se había pedido rescate por ellas.

Finalmente, unos tíos de las pequeñas avisaron a la Fiscalía General del Estado que las chiquillas habían sido devueltas por los “secuestradores” y que estaban con bien.

La alegría por su aparición borró cualquier otro sentimiento… por un tiempo. Como la basura acumulada en los drenes, la verdad comenzó a asomarse entre los cercanos de las traviesas. Un vecino que prefirió el anonimato, contó lo que asegura, fue lo que sucedió:

Las niñas de once años no estuvieron perdidas y mucho menos fueron secuestradas. Todo fue una “travesurita” de las pícaras, en conspiración con los tíos del Mazda que las “ayudaban” a cumplir su reto en redes sociales: desaparecer 48 horas y que nadie supiera de su paradero.

Divertido, el tío las trasladó a varios sitios. La histeria condenó la historia. Cada que alguien recordaba haber visto sus caritas, los rumores más se deformaban y todo se salió de control. Los tíos recularon cuando vieron el tamaño del problema y entonces inventaron lo de una llamada recibida de los secuestradores, que afirmaba que las menores iban camino a Pátzcuaro.

Acalambrados, intentando evadir la responsabilidad; en la madrugada, la tía se comunicó con los padres y les dijo que las inocentes ya estaban a salvo, en su casa. El clamor en las redes sociales, se aplacó.

En realidad, ambas niñas estuvieron siempre en casa de sus tíos, pero, por el reto, nunca avisaron a los demás familiares y fue hasta que tuvieron a los elementos de la Fiscalía en sus narices, que los familiares no tuvieron de otra más que decir la verdad.

Afortunadamente para ellos, los padres de las menores se desistieron de ejercer acción penal, pero mínimo alcanzaban algunos años de cárcel. Lástima.

Eso es lo que cuentan en el caso de las dos primas uruapenses; lo cierto es que eso de los retos en redes sociales, es un cuento que se cuenta desde hace un par de años sin que nadie haya podido frenarlo y lo cierto es, también, que son muchos los reportes que cada mes se registran en la Fiscalía michoacana de menores “desaparecidos”.

Lo grave de esto es que, por justos, pagan pecadores. Bajo el argumento de que no se puede difundir la información ni los pormenores ni las características ni nada por cuestión de derechos humanos, secrecía y no sé cuántas cosas más, las autoridades cumplen con sólo informar que “aparecieron” pero callan la verdad y a la sociedad le parece suficiente el saber eso.

El reportero independiente Omar Magaña Olascoaga lleva un registro puntual de las Alertas Amber difundidas en redes. Sólo en lo que va del año, 66 menores, entre los 12 y los 17 años, de ambos sexos, han sido reportados como “desaparecidos”.

En enero fueron reportados 3 mujeres y 5 hombres; en febrero, fueron 5 mujeres y 7 hombres; en marzo, contabilizó 4 mujeres y 5 hombres; en abril, 2 mujeres y 5 hombres; en mayo, subió a 6 mujeres y 1 un hombre; en junio, el registro fue de 5 mujeres y 5 hombres y, a la tercera semana de julio, al 21 del mes, la cifra de niñas y jovencitas se disparó a 10 casos, en tanto que hombres fueron 3.

De ese grupo, aún hay 13 menores sin localizar, al menos así lo refieren las propias Alertas Amber emitidas: 8 son varones y el resto, mujercitas.

El grueso de las alertas es de reportes emitidos en Morelia y Uruapan. Pero también hay casos en Jacona, Apatzingán, Tarímbaro, Charo, Lázaro Cárdenas, Zitácuaro, Ario de Rosales, Pátzcuaro, Huetamo, Zamora, Coalcomán y Villamar.

En el 2019, hubo 126 niñas y niños reportados con Alerta Amber, de los cuales 108 fueron localizados. De nuevo, Morelia, Uruapan, Sahuayo, Apatzingán, Tarímbaro, Jacona, Pátzcuaro, Zamora y Lázaro Cárdenas, fueron los municipios con Alertas Amber activadas. Es todo lo que se sabe.

No es echar chai ni husmear en la vida ajena. Conocer el por qué o el cómo, es importante para que, como sociedad y padres de familia, tengamos más elementos para enfrentar los riesgos que conllevan las redes sociales y la (in) comunicación que genera la globalización de la información. Necesitamos un mejor frente para proteger a nuestros hijos y cuando lo entendamos así, habremos dado el gran paso. O mínimo pues, como bien dice mi Lupe, ponerles un par de nalgadas a los traviesos para descargar el alma.

MORENA, “ALIADO” DEL COVID-19

La encuestadora México Elige difundió los resultados de su consulta sobre cómo el presidente Andrés Manuel López Obrador y los gobiernos estatales han enfrentado el gran reto epidemiológico que significa la pandemia por COVID-19 y en esa radiografía, donde el michoacano Silvano Aureoles Conejo fue el segundo mejor calificado, los gobernadores de Morena y el propio jefe del Ejecutivo Federal, salieron con calificaciones que dan pena.

El más reprobado de todos fue, obviamente, Lopito alias Pejecito lindo, con un porcentaje del 51.7, y los gobernadores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), fueron evidenciados como los grandes aliados del maldito virus chino y la población lo nota, por eso todos resultaron con las peores calificaciones.

En el lugar 22 de la lista de 32, Jaime Bonilla Valdez, gobernador de Baja California, logró 65.1 por ciento; en el sitio 24, Adán Augusto López Hernández, mandatario de Tabasco, un 63.2%; al final del tambo, los más reprobados, son, en el número 27, Rutilio Escandón Cárdenas, de Chiapas, con 55.9; Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, con 53.1; Cuitláhuac García Jiménez, de Veracruz, con 52 por ciento y, en el penúltimo escaño, Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta, de Puebla, con 48.3 por ciento, sólo por arriba del gobernador que abandera el Partido Encuentro Social, Cuauhtémoc Blanco Bravo de Morelos con el 46.3 por ciento.

Aunque de ellos no hay encuesta, de pena ajena los alcaldes morenos de Michoacán que parecen seguir la misma táctica y que reflejan a las claras la deficiencia de sus acciones en el número de contagios que hay en sus municipios, el caso más grave, el de Itzel Camacho, alcaldesa de Lázaro Cárdenas, la demarcación más azotada por el Coronavirus con 2 mil 706 contagiados al 28 de julio.

En lugar de instrumentar las medidas que le han recomendado desde el Estado, Itzel Camacho se dedica a viajar a la ciudad de México, a Pátzcuaro y a Morelia. O bien, como Pinky y Cerebro, anda ideando cómo sacarles más lana a los empresarios porteños. Una pena hasta de género esa administración municipal.

Le sigue mi Rulis, en la capital michoacana con mil 347 personas contagiadas. Un alcalde que, por igual, no se preocupa de nada ni nadie, ahí están los trabajadores operativos de la comuna, laborando sin las mínimas protecciones sanitarias. Terrible. Y si quieren, le sigo.

LO ULTIMÍSIMO

“Rompida” de madre y de hocico la que se van a dar varios que andan todos acelerados de cara a la contienda electoral que está cada vez más cerca, pero a la que aún le falta casi un año. Mi Lupe, divertida, ya alista su propia campaña, quiere puras mujeres en las boletas, ¿será?

Compartir en: