fbpx

Bomba de tiempo

Nov. 15. 2019. 11:58
  |  
Santiago Roel Rodríguez
Santiago Roel Rodríguez
Compartir

Nos dicen que no utiliza a su equipo, él centraliza o pretende centralizar todas las decisiones. Sus secretarios no pesan, no son libres, salvo para aplaudir a AMLO. Ningún acuerdo con ellos es válido, porque AMLO es el que realmente decide y lo quiere decidir todo.

Ese sistema de decisiones no funciona para una familia, una pequeña empresa o un equipo de fútbol, mucho menos para un gobierno.

Pero además, nos dicen que AMLO se aferra a sus ideas con terquedad y no es capaz de rectificar ninguna de ellas. Busca en cambio, culpables o chivos expiatorios para explicar el fracaso.

Por último, no hay capacidad de implementación. No hay un equipo sólido y procesos bien definidos para poder en práctica lo planeado. La improvisación, la novatez y la torpeza son pan de cada día.

Lo que se le exige al equipo es sumisión al líder, y esa es la única cualidad que se valora. Para muchos, sin méritos para ocupar el puesto, quizá eso sea suficiente, pero ¿para los que sí son capaces? ¿Por qué siguen ahí?

¿Han aprendido a manipularlo o engañarlo? ¿Van por sus propios intereses y no les importa pagar el precio personal? ¿No les interesa en lo más mínimo el país? ¿Tienen un plan B?

Independientemente de las visiones cuatroteras, AMLO ha creado un sistema administrativo totalmente inoperante y los resultados están a la vista en economía, seguridad, salud, educación, energía, combustibles y corrupción.

¿Qué estarán pensando en las fuerzas armadas, en el cuerpo diplomático, en los cuadros de profesionales que se ubican en los niveles medios de la organización?

Mi sospecha es que AMLO es auto-destructivo pero puedo estar equivocado y solo es destructivo. De cualquier manera, esto es una bomba de tiempo.