Quienes crearon un cementerio como país no quieren militarizar: AMLO

De las crisis siempre surge algo positivo

Mar. 23. 2020. 19:09
  |  
Santiago Roel Rodríguez
Santiago Roel Rodríguez

Los verdaderos liderazgos siempre son emergentes, colectivos y descentralizados; son de todos.

Hoy vemos la muerte del liderazgo jerárquico, patriarcal, único. Funcionó para otros tiempos, quizá aun puede funcionar para una pequeña comunidad, pero no para la sociedad moderna.

En México esto aun no es muy claro pero López se está encargando de educarnos en el tema. Su fracaso es evidente y será algo más que catastrófico, será aleccionador.

El algunos países más avanzados el populismo ha sobrevivido porque cuentan con instituciones fuertes que limitan el poder del populista y aunque éste logra ganar las elecciones, muy pronto se topa con las instituciones. La sociedad quizá sigue polarizada pero el país funciona porque el poder está descentralizado.

México no cuenta con esas instituciones y López ha logrado centralizar el poder para su propio fracaso. López se ha convertido en el Estado, es dueño y señor de todo. Con ese poder se ha embriagado y ha realizado las peores tonteras.

Su torpeza y su visión de pasado ya habían metido a México en aprietos, pero con la crisis económica mundial, las consecuencias serán mucho más graves.

Lo que va a emerger no es el liderazgo de alguien más para contraponerse a López, sino el liderazgo de muchos y eso es saludable.

No se trata de encontrar un líder político que se contraponga a López, tampoco a un líder empresarial o a un activista valiente. Se trata de entender que el liderazgo es de todos nosotros y que entre todos tendremos que construir un mejor sistema.

Un sistema que respete la libertad individual y le ponga límites claros al poder político. Un sistema que desconfíe de sus gobernantes y que le da herramientas a los individuos para defenderse del abuso. No tenemos que estar de acuerdo en todo, solo en eso.

Se acabó la fiesta, se acabó la idea del líder fuerte, duró sólo unos meses. ¡Qué bien! Y si aun no les queda claro, dejen que la crisis haga su verdadero efecto. Creo que el sufrimiento económico va a ser leve en comparación con la gran lección que tenemos a la vista.

Cada día se verá más pequeño López. No se fijen en ello, nunca tuvo grandeza, observen los signos de liderazgo emergente de la sociedad mexicana y ejerzan el propio.

¿Hay riesgos? Por supuesto, cuando el populismo deja de enamorar, cuando pierde poder, utiliza la fuerza.

Tomen el poder propio. Piensen y exprésense con libertad, buscando no el poder de otros, sino el que les corresponde a cada uno de ustedes.

Compartir en: