fbpx
Michoacán ocupa 7º lugar en feminicidios

Feminicidios, el rostro más amargo de la corrupción y la impunidad

Dic. 03. 2021. 09:19
  |  
Redacción IDI Media
Redacción IDI Media

Día de asueto por: Rosamaría Sánchez Rincón

En redes sociales han tupido al de la fiscalía, más preocupado por hacer amarres y conservar el puesto que por hacer su chamba, le reclaman -y dice mi Lupe que con justa razón-, la incapacidad para hacer justicia fincando responsabilidades “contundentes” como lo prometió, a quienes agreden, violentan o matan a mujeres sólo por ser mujeres.

El nombre de Jessica González y los de cientos de mujeres más, le debiera calar hondo al hombre que hoy ha olvidado y mordido la mano del amigo que lo sacó de Zitácuaro y lo impulsó a lo largo de su carrera política y se da el lujo de ignorar los reclamos de quienes han perdido una hija, una hermana, una novia, una amiga o una esposa.

Los nombres de mujeres arteramente asesinadas se le acumulan contundentes al fiscal: Jessica González es ícono y encabeza esa lista; más de 14 meses han pasado desde su asesinato; el criminal está confeso y nada. No pasa nada. No. Pasa. Nada.

Un oscuro, frío e inhóspito panorama remarca las historias de otras michoacanas asesinadas: la estudiante Alma Rojas, en Zinapécuaro; Danna Kenneth Carbajal, degollada en Zitácuaro (hoy precisamente en el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia de Género don fiscal salió a presumir que agarraron a su asesino).

Pero las redes sociales no perdonan. A propósito de esta fecha, corrieron otros nombres de mujeres asesinadas: Lizeth Flores, intoxicada y localizada sin vida en los baños de una gasolinera en Los Reyes, reza el obituario colectivo.

“Karen Mayté Álvarez fue violentada y balaceada en Lázaro Cárdenas, mientras que los cuerpos de María Anahí A. y Lizbeth C. fueron encontrados con huellas de tortura en Tepalcatepec”, sigue el texto sin autor que circuló en distintos portales sin registrar créditos a nadie.

La historia más reciente: el secuestro y vil asesinato de Fernanda, la chiquilla (vocativo de tinte cariñoso) que quería ser psicóloga. Agarraron a uno; el otro, Patric, sigue suelto y por cierto, al igual que en el caso de Jessica, prácticamente lo tenían en sus manos y lo dejaron ir.

Salvo el anuncio que hizo don fiscal en sus redes sociales de la detención del presunto asesinato de Danna, nada más ha ocurrido. Los crímenes de género siguen veloces: los escucha uno en la casa de al lado, mientras la vecina grita entre golpe y golpe; los vive uno en el transporte público, cuando se guarda silencio frente a acosadores y majaderos; los lee uno y los escucha en las noticias, “así habría ido vestida”, se justifica el cómplice y qué importa si al final NO PASA NADA.

Sí. Así es nuestra justicia, tan contundente y tan amarga.

LO ULTIMÍSIMO
Dice Bedolla que es necesaria una reforma para castigar “con mayor efectividad” el feminicidio. Mi Lupe dice que, si eso piensa el ilustre gobernator, ¿por qué no lo impulsó cuando fue diputado?

Pd. No Alfredito, la neta lo que se necesita es aplicar la justicia y dejar de hacerle a la jalada.

JusticiaParaJessica

JusticiaParaTodas

QueNosSiganContando

JusticiaParaElArqui

Por cierto, ¿qué tal durmió don fiscal?

Compartir: