El nuevo coronavirus pone en duda la función del Estado.

May. 17. 2020. 22:43
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz

Morelia.- La ciudadanía está cuestionando a la figura de autoridad que los representa debido a la falta de preparación con la que manejan la pandemia y las medidas en contra de la libertad individual y colectiva que están tomando.

El académico David Daniel Romero Robles dijo que una de las consecuencias del SARS-COV-2 es demostrar la fragilidad del modelo de gobierno y podría atraer una crisis política sin precedentes que ponga en duda la función del Estado. 

“Estamos ante una crisis política que nos lleva a cuestionarnos como sociedad la función del Estado como entidad política que nos gobierna, que puede llevar al rompimiento del pacto social en el que nos desarrollamos como sociedad”.

aseguró en entrevista

En el caso de Michoacán, el coronavirus vino a profundizar la crisis política y económica que se venía desarrollando en los últimos años desenmascarando los problemas de fondo del estado en el que vivimos.

El maestro en derecho destacó que medidas como el confinamiento obligatorio promovidas por el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, son ilegales y provocan que un poder se tome atribuciones que no le corresponden.

“Estas medidas solamente pueden ser tomadas por el titular del Ejecutivo Federal y con la anuencia del Poder Legislativo, el estado no está cumpliendo su parte del pacto social que le corresponde y el pueblo sí la sigue cumpliendo, la pregunta es hasta cuando la va a seguir cumpliendo a cabalidad si no hay reciprocidad”.

dijo el académico.

No solamente el confinamiento trasgrede el pacto social, David Romero apuntó que la falta de medicamento, camas, respiradores y hospitales son otra muestra de que el Estado no vela por los intereses de sus gobernados.

Fotografía:Rodrigo Caballero.

El académico cuestionó que los Estados no cuenten con lo necesario para combatir una pandemia, a pesar de que la ciudadanía paga impuestos y cubre los costos del sistema de salud público, lo que representa otro compromiso que no cumplen los gobiernos, no sólo en Michoacán sino en casi todo el mundo.

“Está en duda la credibilidad del Estado, y no de ahora, pero sí de manera más evidente porque rompió el pacto social histórico de velar por sus gobernados y está protegiendo intereses particulares de un grupo privilegiado, algo que ahora vemos de forma más descarada”

concluyó.
Compartir en: