fbpx
Se deslinda el PRI declaraciones de Mario Tzintzun

La mentira de Morón y la traición de Mario Delgado

Abr. 15. 2021. 23:49
  |  
Redacción IDI Media
Redacción IDI Media

Día de Asueto / Por: Rosamaría Sánchez Rincón

He descubierto montones de telarañas en la covacha y un tiradero de tantas cosas que parece no tener fin; pero también, con ello, puse al descubierto el engaño de mi Lupe.

Cuando le increpé su traición al hacerme creer que cada día se agotaba limpiando el cuartucho de los tiliches, se encrespó y me reviró: “¿engaño?, engaño y falsedad lo del Ruli, eso sí es engaño, se los enchufó a todos con su clase de teatro y míreles, todos bien creídos”.

Desde que mi Lupe se certificó como investigadora internacional en sospechosismo y conspiraciones políticas, está insoportable y más desde que decidió que todo lo que le ocurre a mi querido bombón llanero -léase Ruli my baby Morón, alias el incandidato-, no es otra cosa más que una treta de Mario Delgado, el “ruin y perverso” dirigente nacional de Morena que ideó toda una estrategia pá sacar de la jugada al mejor futbolista llanero de Michoacán y sus alrededores y al inviolador inocente de Guerrero (sarcasmo).

Y es que mire usted, según la Lupe, de los quince candidatos a gobernadores que llevaba en ese momento el Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, en otros tantos estados, de trece sí entrego los famosos informes financieros de gastos de precampaña, sólo en los casos de Michoacán y Guerrereo, pos no.

Mi Lupe no deja de preguntarse entonces cómo de aquellos sí los reportó y de los otros dos, el Félix y el Ruli, que son por cierto los que tienen más negativos de los quince, esos dos que, pese a la lana invertida, nomás no levantaban en las encuestas: Macedonio, acusado de violador, realmente venía abajo en los sondeos; y Morón que, con todo y su despilfarre de recursos de Morelia, tampoco levantaba ni el polvo.

Delgado aprovechó el error, evidente, de primaria como dicen los que saben, del equipo de Morón, ese equipo que pareciera más encargado en darle en la maus que en resolverle cualquier problema. Aprovechó el error y, dice mi Lupe, se hizo wey y mandó mal los reportes y ándele que el INE los sanciona.

Mario Delgado ha pretendido explicar que, al hacerlos víctimas, levantarían en las encuestas, pero pos no ha sido así, entonces, no queda más que suprimirlos y es ahora lo que está haciendo, blandiendo una defensa pobre, débil y enclenque, basada en la descalificación y la violencia, generando más negativos en contra de ambos personajes y cavando la tumba de los dos. Ni Godoy puede salvar ya el cadáver político que le representa su protegido.

Hoy, con un segundo round a favor del bello bello bello Lorenzo Córdova Vianello, el engaño de Morón y la traición de Delgado salen a la superficie del empuercado charco en el que cientos de morenistas han vivido en Michoacán: creyendo ciegamente en dos que no se hacen uno.

Así, el engaño de Morón y la traición que dicen ha cometido Delgado, dejarán a Morena sin candidato en Michoacán. Que al final, déjeme decirle, el nombre del candidato o candidata es lo de menos, porque en Michoacán, el partido guinda ha ganado lo que ha ganado por la sombra del Pejexito y no por méritos propios de sus militantes echados a más.

Por si fuera poco, el egoísmo de Morón parece no tener fin. Enojado, insiste en seguir peleando en los tribunales, a sabiendas que es la marca y no su apellido lo que vale y que sólo le resta tiempo y posibilidades al partido que lo cobija.

Y mire que no es echarle sal, pero que se acuerde que todavía falta que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (pinchis nombres eligen, pues), resuelva la impugnación que presentó el enojadísimo Vicente Guerrero en contra precisamente de la designación de Morón Orozco como candidato a la gubernatura por Morena.

Dice que nel, que nunca le enseñaron la encuesta donde Mario Delgado afirmó que Morón ganó la contienda interna y que por eso, ni maiz que se deja. Imagine usted lo que le falta de enfrentar al incandidato-futbolista-llanero y alcalde con licencia de Morelia.

Yo, por mientras, me quedo con la frase célebre de mi estimado alcalde jarocho que no es jarocho:

“La gente que durante años ha acumulado mucha amargura y odio ya no debe estar en la política”: Humberto Arróniz Reyes.

Compartir en: