Limitaciones presidenciales

Sep. 23. 2019. 18:04
  |  
Santiago Roel Rodríguez
Santiago Roel Rodríguez

Tener inteligencia promedio no te hace tonto, te hace promedio. Pero si pretendes gobernar un país vas a tener muchos problemas para entender temas complejos y si no cuentas con la modestia para entender que no entiendes, será difícil que tomes buenas decisiones.

Mucha gente con inteligencia promedio o ligeramente arriba del promedio es “exitosa” porque la inteligencia no es el único factor que influye en el desempeño; también hay suerte, salud mental y pasión.

Los resultados de una administración no sólo dependen de su presidente, sino de la inteligencia del sistema, pero como el presidente pesa mucho en México y la inteligencia del sistema no es de las mejores, sí es importante el peso individual del jefe de gobierno.

Los políticos mas inteligentes han sido: Carlos Salinas de Gortari, por mucho, y luego sobresalientes: Ernesto Zedillo, Miguel de la Madrid y José López Portillo. En una categoría de “por arriba del promedio” ubico a Felipe Calderón. Y promedio o en el límite superior del promedio a Fox y EPN.

Hablo hasta ahora de inteligencia, no de salud mental. Por ejemplo, López Portillo, siendo un hombre con una gran capacidad, la desperdició al enloquecer con el poder y la vanidad a partir de su tercer año de gobierno.

AMLO, lo ubico por abajo del promedio o cuando mucho, en el rango inferior del promedio. Incapaz de entender temas complejos, y sin la modestia para reconocerlo. EPN no era el foco más brillante del aparador, pero no pretendía serlo. AMLO por el contrario, amén de poco inteligente, es terco y soberbio.

Tiene un modelo mental muy básico de la realidad y un desconocimiento total de sistemas complejos. A cambio de eso, comunica bien con el ciudadano promedio, pero no por habilidad, sino porque piensa igual que él; no es que haga empatía, es que es igual o casi igual.

Sin embargo, eso tiene un límite porque los resultados irán desmintiendo a las promesas del modelo mental y enfatizarán lo absurdo o ineficaz de las estrategias emprendidas.

En 9 meses de gobernar, creo que eso debería quedarnos claro a todos, porque hasta el más tonto se da cuenta de lo que no funciona cuando lo vive en carne propia.

Sin embargo no todos son tan ágiles para entenderlo, todavía hay muchos que por limitación, ilusión o conveniencia lo niegan.

La falta de inteligencia tiene remedio y todos la sufrimos en alguno o varios temas. A mayor inteligencia, más reconocemos el apoyo que debemos recibir de los demás para entender y decidir sobre temas complejos.

Es decir, aprendemos a ser modestos y a recibir ayuda de los que sí saben. Hacemos equipo, ponemos a prueba, experimentamos, ajustamos, desechamos, rectificamos y no paramos de observar y poner a prueba hipótesis contra resultados.


Los tontos y soberbios, no.

No tengo duda de las grandes limitaciones intelectuales de AMLO. Son muy claras. Nos queda por tanto, ver si cuenta con la suficiente salud mental para cambiar la tozudez por la modestia y de no ser así, tendremos que esperar la reacción del sistema ante un gobernante ineficaz y terco.

Tenemos un presidente que no quiere entender lo que no entiende y que en la mayoría de los casos, es peor, pues simplemente no entiende que no entiende.


Lo único que puede limitar daños, es la desaprobación popular de su mandato. Veremos qué tan rápidamente se cansa el pueblo o como diría él, el ganso …pero sobretodo, la parvada.


Santiago Roel R. es director de Semáforo Delictivo , un proyecto social ciudadano para la paz en México. Se alimenta de denuncias ciudadanas valientes y de esfuerzos de transparencia de autoridades responsables. Promueve el buen gobierno mediante la presión ciudadana organizada e informada.

Compartir en: