fbpx
Tiempo Presente

Tiempo Presente

May. 27. 2019. 11:16
  |  
Ruben Villa Pineda
Ruben Villa Pineda
Compartir

PRÓLOGO

Se nos adelantó un buen gobernante, el exgobernador Ausensio Chávez Hernández, persona seria, dura pero con mano suave para tratar los temas políticos y sociales de nuestro estado Michoacán, hay que recordar que fue secretario general de gobierno con el exgobernador Carlos Torres Manzo, también secretario general del exgobernador Genovevo Figueroa Zamudio y diputado local, además de subsecretario de gobernación y exembajador en la República de Ecuador, también delegado especial del Comité Directivo del PRI y delegado de la Secretaría de Agricultura y Ganadería, buen político y muy eficiente en sus labores…. Bien por el ingeniero Gabriel Prado, quien está demostrando sus conocimientos en el área administrativa del ayuntamiento moreliano, ya que por instrucciones de don Raúl Morón, presidente municipal, se ha abocado a iluminar Morelia que tanta falta le hacía, así como de una vez por todas, hacer el proyecto de Ciudad Administrativa en la antigua central camionera; hay que recordar también que ha tejido fino con los sindicatos de dicho ayuntamiento moreliano. Otro personaje eficiente también, lo es Roberto Monroy, quien con seriedad y conocimiento de la Secretaría de Turismo municipal que dirige, está presentando programas y proyectos, que lógicamente atraerán más turismo a nuestra ciudad, así como dar más y mejores resultados a la ciudadanía de la cantera rosa…. Pues se fue don Germán Martínez, ya que renunció a la dirección general del IMSS por no tener los acuerdos y los apoyos necesarios para llevar a buen puerto a la institución, ya como él lo dijo, con la salud de los mexicanos no se juega, ya que esta institución requiere de más insumos, más infraestructura y personal para que no se colapse una de las mejores instituciones que fue creada en los gobiernos priistas. Así las cosas, congruente con su hacer y decir, prefirió irse para no prestarse a los mal llamados ahorros que posiblemente podrían colapsar al Instituto Mexicano del Seguro Social. Así también renunció la Secretaria de la Semarnat, Josefa González Blanco, quien no se quiso prestar a la devastación y daño ecológico por el famoso tren maya que sólo beneficiará a quien lo va a construir. Así que señores, dos renuncias muy importantes en una semana en el gobierno del Presidente López Obrador. ¿Quiénes seguirán?

SILVANO AUREOLES

Ante los recortes de personal y los servicios de salud que anunció el Gobierno Federal, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo refrendó su compromiso de seguir trabajando por brindar condiciones dignas a este sector. En referencia al esquema de universalidad planteado por el Ejecutivo Federal, mencionó que no va a firmar nada hasta que esté todo claro; saber cuál es el destino de los servicios de salud, en qué condiciones quedarán las compañeras y compañeros y en qué esquema quedarán los servicios. Durante el Cuarto Congreso Internacional de Enfermería del Comité Ejecutivo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud, Sección XXI Michoacán, Silvano aseguró que el Gobierno Estatal no descansará hasta dejar en un 100 por ciento los servicios de salud y garantizar la estabilidad de las y los trabajares del rubro.

RAÚL MORÓN

Raúl Morón recibió a habitantes de la tenencia de Teremendo, encabezados por el actual jefe, Octaviano Pérez León, a quienes les expresó el respeto por los puntos de vista ahí vertidos y les explicó las razones legales bajo las cuales se desarrollará el día de mañana, con normalidad, la elección del nuevo encargado de la jefatura. Después de escuchar la postura de un sector de sus habitantes, el alcalde, Morón Orozco les reafirmó que, tal y como lo establece la ley, la decisión de la mayoría debe ser siempre respetada, incluido por el método de usos y costumbres, por lo cual dijo será el camino que seguirán como administración municipal.

COLOFÓN

Dicen los que saben que próximamente habrá hambre y sed en nuestro país, y esperamos que no haya muertes por los recortes en el sector de la salud; ni Dios lo quiera.