fbpx
El Michoacanazo 2.0

El Michoacanazo 2.0

Dic. 23. 2018. 23:22
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

Morelia.- Con la liberación del ex gobernador de Michoacán, Jesús Reyna
García
, están fuera de prisión los 10 detenidos durante la era del virrey,
Alfredo Castillo Cervantes, en lo que pareciera ser un reinvento del
Michoacanazo de 2009.

Luego de que varios de los involucrados cayeran en manos de la justicia
federal tras aparecer en los videoescándalos junto a miembros de la
delincuencia organizada, los procesos penales contra ellos fueron cayéndose uno a uno.

Atrás quedaron las acusaciones por delincuencia organizada en contra de ex alcaldes y funcionarios, algunos de ellos alcanzaron a salir de prisión
para exigir reintegrarse a su cargo, otros para competir en las elecciones
de 2018 y una más murió tras las rejas.

La orden del Virrey

En el 2014, la Procuraduría General de la República (PGR) apoyada por la
Subsecretaría Especializada en Investigación en Delincuencia Organizada
(SEIDO)
hizo detenciones de ocho alcaldes, el ex gobernador y entonces
secretario de Gobierno y un ex diputado y líder transportista.

Esto como parte del llamado “Plan Michoacán”, una estrategia federal
desplegada en Michoacán en la que Alfredo Castillo recibió facultades
plenipotenciarias por encima del entonces gobernador, Fausto Vallejo
Figueroa
, bajo el cobijo de la Comisión para la Seguridad y el Desarrollo
Integral de Michoacán
, ganándose el mote de “El Virrey”.

El más importante objetivo detenido durante los meses siguientes de la
llegada de Alfredo Castillo fue el ex secretario de Gobierno y ex
gobernador interino, Jesús Reyna García, quien apenas salió libre tras más
de cuatro años de estar preso por presuntos vínculos con el líder del
Cártel de los Caballeros Templarios, Servando Gómez Martínez alias “La
Tuta”
.

Jesús Reyna fue detenido el 5 de abril de 2014 luego de ser llamado por el
ex gobernador, Fausto Vallejo Figueroa, a una reunión en la Casa de
Gobierno de Michoacán tras difundirse un video junto al líder de
transportistas, José Trinidad Martínez Pasalagua, mientras presuntamente
negociaban con “La Tuta”.

Pasalagua también fue apresado dos veces, la primera el 8 de abril de 2014
y liberado 5 días después, la segunda el 22 de julio de 2014 y liberado el
31 de marzo de 2016, tras considerar que el video que lo incriminaba junto
a “La Tuta” no era una prueba suficiente para una condena por delincuencia organizada en su modalidad de delitos contra la salud.

La madrugada de este sábado 22 de diciembre de 2018, Reyna abandonó el
Centro de Readaptación Social “David Franco Rodríguez”, que había sido su
hogar desde el 12 de mayo de 2016, cuando llegó procedente del Penal del
Altiplano, dando fin a todos los procesos penales abiertos contra
funcionarios en 2014.

Entre las detenidas también estuvo la alcaldesa priista de Pátzcuaro, Salma
Karrum Cervantes
, quien fue captada en video reclamando por el asesinato de su yerno, quien habría muerto a pesar de que la presidenta pagaba a tiempo las cuotas que exigían los delincuentes.

Salma Karrum fue acusada de delincuencia organizada y trasladada al mismo penal del que salió este sábado Jesús Reyna, pero ella no alcanzó a ver su proceso desvanecerse pues murió víctima de una enfermedad degenerativa el 20 de marzo de 2015.

En abril de 2014 también fue apresado, Uriel Chávez Mendoza, presidente
municipal de Apatzingán emanado también de las filas del Partido
Revolucionario Institucional (PRI)
,  acusado de los delitos de homicidio,
extorsión y peculado.

Un año después en septiembre de 2015 salió de prisión al caerse las
acusaciones en su contra e intentó sin éxito recuperar el tiempo perdido en
la Presidencia Municipal del corazón de la Tierra Caliente.

En octubre de 2017 un comando armado ingresó al rancho “Los Cuiniques”,
propiedad de la familia del ex edil de Apatzingán y ejecutaron a dos de sus
familiares;  desde ese momento Uriel Chávez dejó de aparecer en cualquier
evento político.

Hace cuatro semanas, el 29 de noviembre de 2018, al filo de las 18:30 horas
un grupo fuertemente armado ingresó a una pensión de vehículos, ubicada en la calle Esteban Vaca Calderón, en el centro de Apatzingán, donde Chávez Mendoza se encontraba con su familia y se disponía a sacar su vehículo.

Los sicarios dispararon contra su hijo que se encontraba en la puerta del estacionamiento y luego contra Uriel Chávez, quien salió de su automóvil al
escuchar las detonaciones de arma de fuego, luego los gatilleros huyeron del lugar.

Uriel Chávez fue trasladado a un hospital  donde se reportó grave tras el
atentado, esta fue la última noticia del ex edil que fue arrestado durante
la llegada de Alfredo Castillo al estado de Michoacán.

De la misma manera fueron aprehendidos los ediles Noé Octavio Aburto
Inclán
, de Tacámbaro (PAN); Jesús Cruz Valencia, de Aguililla (PRI);
Arquímides Oseguera Solorio, de Lázaro Cárdenas (PRD); Dalia Santana
Pineda
, de Huetamo (PRI); José Luis Madrigal Figueroa, de Numarán (PRD) y Simón Vicente Pacheco, de Charapan (PRD).

Todos ellos ya se encuentran fuera de prisión, ninguna de las pruebas tanto
de la PGR como de la SEIDO fueron suficientes para mantenerlos arrestados por mucho tiempo, pero sí lo suficiente para consolidar a Alfredo Castillo como el Virrey michoacano, bajo las órdenes del ex presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Esta forma de intervención federal con la detención y posterior liberación
sin cargos de funcionarios estatales y municipales recuerda tiene aires de
Michoacanazo, un operativo encabezado por Felipe Calderón Hinojosa en el
que terminaron detenidos y libres 36 funcionarios y ediles durante 2009.

En aquel entonces los graves errores de procedimiento en la detención de
los funcionarios michoacanos, así como irregularidades en las
investigaciones basadas en los dichos de testigos protegidos permitieron
que las acusaciones se hundieran y todos salieran libres.

Sin embargo, tanto en 2014 como en 2009, los operativos cumplieron con el
objetivo de quitarle el poco control que tenía al Gobierno del Estado por
parte del Gobierno Federal, además de dar un manotazo espectacular para que la ciudadanía notara la presencia del gobierno, aunque fuera por algunos meses.