La Gran Estafa Michoacana. Desaparece asociación fantasma 24 mdp a comunidades indígenas

Sep. 08. 2017. 05:30
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
  • Recursos nunca se aplicaron a las comunidades indígenas pese a estar etiquetadas, denuncia Concejo Mayor de Cherán.

  • Según observaciones de la ASF, la Tesorería de la Federación transfirió un monto de 4 millones de pesos y otro de 20 millones a la asociación Autogestión Económica y Social A.C. para brindar servicios de capacitación a través de la Universidad Indígena Campesina (Unicam).

Sevina comunidad de Cherán, Mich., a 08 de septiembre de 2017.-  Un monto de 24 millones de pesos comprarían instrumentos para los jóvenes de la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Cherán y ayudarían a instalar el sistema de drenaje de la comunidad de Sevina pero desafortunadamente desaparecieron.

“¿Cómo puedes desaparecer tanto dinero?”, se preguntaron incrédulos los representantes de Sevina y de Cherán, supuestos beneficiados de un programa de la Secretaría de Educación del Estado de Michoacán que nunca recibieron esos apoyos.

“Tenemos muchas deficiencias en cómo equipar la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil, la Banda Infantil, la Rondalla, nos faltan instrumentos, maestros, en fin hay muchas deficiencias que podríamos cubrir con ese dinero”, dijo el presidente del Concejo Mayor de Cherán, Pedro Chávez Sánchez.

Uno de los pilares de trabajo del gobierno comunal de Cherán es la reconstrucción de la cultura purépecha y el programa musical es el más atrasado por falta de recursos.

“Podríamos usarlos para terminar de remodelar incluso la Casa de la Cultura que todavía no está terminada, nos falta casi toda la fachada, ahí ensayan los niños que quieren formar parte de la orquesta”, dijo Pedro Chávez.

Desafortunadamente, esos 24 millones de pesos nunca llegaron a la comunidad de Cherán, desaparecieron, eran recursos etiquetados para unas capacitaciones que nunca se dieron por parte de una universidad que nadie en la Meseta Purépecha conoce.

Una fachada azul, una contestadora en inglés y el nombre de una universidad que no tiene registro son los únicos rastros que quedaron de ese dinero que la  Secretaría de Educación en el Estado de Michoacán le otorgó a una asociación fantasma.

En un informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) se detectó un posible daño a la hacienda pública por 24 millones de pesos derivados de en un convenio de colaboración  firmado entre la Secretaría de Educación del Estado (SEE) y una asociación civil.

Según observaciones de la ASF, la Tesorería de la Federación transfirió un monto de 4 millones de pesos y otro de 20 millones a la asociación Autogestión Económica y Social A.C. para brindar servicios de capacitación a través de la Universidad Indígena Campesina (Unicam) en el Centro de Convenciones y Exposiciones de Morelia (Ceconexpo).

Estos cursos consistían en estudios sobre nuevos productos alimenticios; de planeación estratégica, de contabilidad y administración; trabajo secretarial, contable y administrativo para el ejercicio del Presupuesto 2015; así como orientaciones sobre tratamiento de la basura orgánica.

Capacitaciones que estaban dirigidas específicamente a municipios y comunidades de la Meseta Purépecha como Paracho, Cherán, Pomacuarán y Sevina.

“De confirmarse este desvío, con las observaciones que ya tiene la auditoría, representaría uno de los mayores desfalcos y desvío de recursos en el último lustro con una afectación directa a los pueblos originarios”, dijo Pável Uliánov Guzmán, consultor del Consejo Supremo Indígena de Michoacán.

 

 

La asociación fantasma

En la ciudad de Morelia desde que era la sede de Autogestión Económica y Social A.C. a finales de 2015, la casa ubicada en Insurgente Oaxaqueño número 113 en la Colonia Jardines de Torremolinos, era de color azul.

Google Maps en 2015 la muestra exactamente igual, lo único que ha cambiado desde entonces es que ya no hay grafiti en la fachada y ahora tiene una placa con la leyenda “Centro de Estudios Olímpicos”.

-Buenos días andaba buscando al señor Carlos Raúl Ramos

-No… aquí no es

-Lo que pasa es que me dieron esta como la dirección de una asociación se llama Autogestión Económica y Social A.C.

-No, aquí no.

-¿No, aquí no?

-Aquí no es ni trabaja aquí, ni lo conocemos.

-¿Aquí qué es?

-Son oficinas pero no es esa empresa.

-¿Cómo se llama la empresa?

Entonces el hombre algo canoso y un poco molesto por las preguntas señaló la placa que identifica al lugar como un centro de estudios auspiciado por la Universidad de las Culturas y el Comité Olímpico Mexicano.

 

Antes de que cerrara la puerta, el hombre dijo que esas oficinas han pertenecido al Centro de Estudios Olímpicos desde hace tres años, en una visita que realizó IDI Media al lugar el 3 de marzo de 2017.

Carlos Raúl Ramos Alva es el representante de Autogestión Económica y Social, asociación que fue fundada en 1996 y actualmente sólo cuenta con tres empleados, por lo que cada uno de ellos habría recibido 8 millones de pesos derivados del convenio con la SEE.

El número telefónico de la asociación se puede localizar en línea pero si se marca lo único que se escucha es una grabación en inglés que pide dejar un mensaje porque nadie está disponible para recibir la llamada.

 

 

 

Golpe a las comunidades

“Nos cae de sorpresa esta noticia y en caso de que la Auditoría compruebe pues se nos hace otro golpe, otra humillación y otro ninguneo hacia los pueblos originarios”, dijo Pedro Chávez, miembro del Concejo Mayor de Cherán.

En noviembre de 2015, cuando esta asociación le entregaba al Centro de Convenciones y Exposiciones de Morelia (Ceconexpo) 1 millón 28 mil pesos en una transferencia electrónica para ser la sede de las capacitaciones, los 12 concejales peleaban por gestionar recursos para la comunidad.

Óscar Celis Silva, director general del Centro de Convenciones y Exposiciones de Morelia (Ceconexpo), fue uno de los pocos funcionarios que aceptó dar una entrevista respecto al caso.

“Cuando nos dicen de un depósito el 23 de noviembre de 2015 y de un evento con una universidad, nos damos a la tarea de verificar nuestros registros y encontramos que no corresponde a esa fecha, no se recibió ningún depósito y tampoco se realizó un evento”, aseguró Celis Silva.

Hasta el 31 de marzo, el director de Ceconexpo aseguró que no han recibido notificaciones por parte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) para presentar registros de contratos, facturas o arrendamientos del caso.

 

“Esperaría que se aclare, que los servidores públicos involucrados se les brinde la posibilidad de aclarar y precisar la información exacta, y esperar que se aclare, porque al menos, con esas fechas y con esos montos, esta institución no tiene nada qué ver en eso”

De hecho, aseguró que “no es correcto” que se señale a Ceconexpo por participar en este caso y que nunca han sido clientes del centro ni la Universidad Intercultural Indígena ni la asociación Autogestión Económica y Social A.C.

Sin embargo, el daño ya está hecho y ese dinero que instituciones como Ceconexpo niegan haber recibido no llegó a manos de las comunidades indígenas o municipios que realmente lo necesitan.

En 2016, los cheranénses ya eran libres de manejar sus recursos de manera autónoma pero aún tenían que ponerse a trabajar en cómo utilizarlos a fin de que el presupuesto bajara y se fortaleciera la obra pública y los programas sociales.

“Desde hace un lustro, las comunidades vienen luchando por lo que le llaman la entrega y administración del presupuesto directo, no quieren más el presupuesto participativo o el presupuesto asignado porque los municipios nada más les dan migajas”, dijo Pável Ulianov, quien apoya a más de 30 comunidades que integran el Consejo Supremo Indígena de Michoacán.

Las comunidades supuestamente beneficiadas son parte de municipios con autoridades civiles, Pomacuarán pertenece a Paracho y Sevina pertenece a Nahuátzen, por lo que tienen muy poco control real del presupuesto que se les asigna y un curso de contabilidad en realidad sólo apoyaría a administrar lo que les deja su municipio.

De acuerdo con Pável, los cursos que pagó la SEE a Autogestión Económica y Social hubieran tenido un impacto mínimo en las comunidades purépechas pues eran capacitaciones dirigidas a ayuntamientos con autoridades civiles y no comunales.

Los cursos de contabilidad, administración y trabajo secretarial y contable para ejercer presupuesto en realidad solamente beneficiarían a las presidencias municipales de Paracho, Cherán y Nahuátzen.

“Si se hubieran dado estos talleres o estas conferencias únicamente hubieran beneficiado a los municipios, porque son los que mantienen el control del presupuesto y de todos solamente Cherán es municipio indígena, Paracho no es indígena, Nahuátzen tampoco”, aseguró Uliánov.

Pável consideró “extraño” que estos cursos eran para enseñar a administrar el presupuesto 2015 pero se planearon a finales de 2015, cuando deberían haberse dado a inicios del año o, incluso, a finales del 2014 para que fueran realmente útiles.

“A las comunidades indígenas en Michoacán no les están dando ni la mitad del 1 por ciento del presupuesto estatal, es totalmente una burla, y si esta cantidad es de 24 millones pues representa casi la tercera parte de lo que les dan, es uno de los mayores desfalcos para las comunidades originarias de los que hemos oído”, aseguró Pável Uliánov.

La noticia del desvío de recursos les cae como balde de agua fría a las comunidades, los integrantes del Comisariado de Bienes Comunales de Sevina incluso hacen una reunión para discutir el tema antes de dar una opinión al respecto.

“Es una difamación que le están haciendo a la comunidad, se supone que son recursos públicos así que nosotros estaremos pendientes de esa investigación que está haciendo la Auditoría Superior de la Federación porque nos están involucrando en algo que ni siquiera sabíamos”, dijo Noé Chávez Morales, presidente del Comisariado de Bienes Comunales.

Desde que tomaron protesta como autoridades en 2014, Sevina -sin recibir ni un peso del Estado o la Federación- realizó un Plan de Trabajo para la comunidad, ese plan se aplica hoy en día con un presupuesto de 13 millones de pesos anuales, aseguró Jesús Calvillo Morales, tesorero comunal.

“El plan abarca educación, agricultura, medio ambiente, recursos forestales, salud, deporte, cultura pero, sobre todo, seguridad pública y lo estamos haciendo por etapas con un plazo de 20 años”, aseguró Noé Chávez.

De tener acceso a una cantidad como 24 millones de pesos, como la tuvo Autogestión Económica y Social, ese tiempo de desarrollo se reduciría a la mitad, aseguraron las autoridades comunales.

“Nosotros en Sevina nos deslindamos de cualquier responsabilidad, porque no queremos que piensen que nosotros participamos en esos cursos o recibimos ese dinero y después las autoridades nos pongan trabas para recibir recursos más adelante”, dijo Noé Chávez.

 

El candidato perredista

IDI Media intentó localizar a Carlos Raúl Ramos Alva para que comentara respecto al caso mas no aparece en registros telefónicos de la ciudad de Morelia ni tiene algún otro domicilio en la capital del Estado de Michoacán.

Pero eso no significa que no haya algún otro registro de él, Carlos Raúl Ramos Alva es el nombre de un candidato a diputado de representación proporcional de la 5ta circunscripción apoyado por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en 2009.

Según el acuerdo CG284/2009 del Consejo General del entonces Instituto Federal Electoral (IFE) -publicado el 8 de mayo de 2009 en el Diario Oficial de la Federación- Carlos Raúl Ramos Alva y Abraham Trejo Castro sustituyeron a Germán Fabián Mendoza Caloca y Cristhian Benait Ponce Couto como candidatos propietario y suplente a diputados por el principio de representación proporcional.

Sin embargo, no accedió al puesto de diputado ya que ocupaba el lugar número 17 de la lista de plurinominales de aquel proceso electoral.

Carlos Raúl Ramos Alva tampoco accedió al puesto de diputado en 2006, cuando ocupó el lugar número 19 en la lista de plurinominales del PRD acompañado otra vez de Abraham Trejo Castro como compañero de fórmula.

Esto consta en el expediente SUP-JDC-1045/2006 del Juicio para la Protección de los Derechos Electorales  promovido por Rocío Cobos Uriostegui.

A pesar de tener registro en dos elecciones, el Comité Ejecutivo del PRD en Michoacán negó que Carlos Raúl Ramos Alva esté registrado como miembro de este partido político, Jesús Orlando Atrián Díaz, secretario de Comunicación, Difusión y Propaganda perredista dijo a IDI Media que no encontraron ningún rastro de este personaje en sus listas de afiliados.

“Buscamos en los registros actuales, porque yo tengo poco tiempo de haberme integrado a la Secretaría de Comunicación, pero incluso buscamos antes, desde el inicio, y no encontramos registro de esta persona”, dijo por teléfono el encargado de Propaganda.

 

El partido se deslindó de cualquier afiliación que pueda tener Carlos Raúl Ramos Alva con la desaparición de 24 millones de pesos pero no supieron explicar cómo un no afiliado pudo estar dos veces en las listas de diputaciones plurinominales del PRD.

Si bien en la política le fue mal, Carlos Raúl logró varios éxitos como representante de la asociación Autogestión Económica y Social.

En 2010 recibió 800 mil pesos como parte del Programa de Fomento al Desarrollo Agrario (Formar) de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), esto también por una capacitación llamada Desarrollo sustentable y participativo de las mujeres de la Meseta Purépecha.

En 2012 recibió 600 mil pesos para el “Fortalecimiento de las áreas productivas de las casas integrales de la mujer purépecha en el medio rural” supuestamente para 584 beneficiados, por parte también de la Sedatu.

Y un año después, en 2013, otra vez la Sedatu le dio un presupuesto de 600 mil pesos ahora para “Estrategias y procesos de formación para el desarrollo y fortalecimiento alimentario de las mujeres indígenas en la región de la Meseta Purépecha”.

Este programa tuvo supuestamente 670 beneficiados y se impartió en el municipio de Nahuatzen, en donde el 45.8 por ciento de su población vive en pobreza moderada y otro 35.7 por ciento vive en pobreza extrema según un reporte de 2010 del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Sin embargo, el presupuesto que recibió en 2015 es la mayor cantidad de dinero que esta asociación haya registrado, con 24 millones de pesos Autogestión Económica y Social está recibiendo el equivalente a la tercera parte del presupuesto 2017 para las comunidades indígenas en todo el Estado de Michoacán, que es de 68 millones 400 mil pesos.

 

 

La Universidad que no existe

El colmo del caso es que la Universidad Indígena Campesina (Unicam), supuesta beneficiaria directa que haría el vínculo entre las capacitaciones de Autogestión Económica y Social y las comunidades purépechas no tiene registro alguno.

“No tenemos noticias, ninguna noticia en absoluto, de esta Universidad Indígena Campesina en estas comunidades que se menciona, de estas comunidades Sevina forma parte del Consejo Supremo Indígena de Michoacán y no hay ninguna noticia de que hayan sido beneficiados”, dijo Pável Uliánov

En ninguna de las 30 comunidades indígenas que conforman el Concejo Supremo Indígena tienen noticias de la Universidad Indígena Campesina, por lo que Uliánov lo considera otra forma de humillación para los pueblos originarios.

Pero no es el único, funcionarios y pobladores de Cherán consultados por IDI Media tampoco saben de la existencia de una Universidad Indígena Campesina (Unicam).

“En realidad yo desconozco que exista esta Universidad Campesina, la única que conocemos en la región parecida o con características de ese tipo es la Universidad Intercultural  Indígena Campesina”, dijo el concejal Pedro Chávez.

La Unicam tampoco aparece en la Relación de Escuelas de Educación Superior de la propia Secretaría de Educación en el Estado (SEE), la misma que otorgó 24 millones de pesos para esas capacitaciones desde el inicio.

Los recursos de la SEE que pasaron a manos de Autogestión Económica y Social se dieron en la transición de los gobiernos de Salvador Jara Guerrero y Silvano Aureoles Conejo, por lo que involucran a los secretarios de educación Armando Sepúlveda López y Silvia Figueroa Zamudio.

Esta Universidad está identificada como “beneficiaria directa” de 4 millones de pesos que se le transfirieron de manera electrónica según consta en el folio 15-A-16000-02-1045 1045-DS-GF de la Auditoría Superior de la Federación.

Los otros 20 millones de pesos fueron transferidos el 23 de noviembre de 2015 a diversas cuentas bancarias, la primera es de la propia SEE, cuya titular en ese momento era Silvia Figueroa Zamudio, actual Secretaria de Cultura del gobierno de Silvano Aureoles Conejo.

Después de un mes de intentar localizarla, la coordinación de comunicación social de la Secretaría de Cultura dijo a IDI Media que “por cuestiones de agenda” la secretaria Silvia Figueroa Zamudio no pudo dar una entrevista para contestar estos señalamientos.

Sin embargo, dos funcionarios de la SEE, quienes pidieron el anonimato por miedo a perder su empleo, aseguraron que esa transacción sólo hubiera sido posible con la firma del ex delegado administrativo de la Secretaría de Educación, Israel Barrios Hernández.

“La cosa está muy simple, sin la firma del delegado, sin su aprobación, ese monto no baja pero nadie va a salir a decirlo porque el delegado era gente de Castillo, que llegó con Castillo y que se fue con Castillo”, dijo el funcionario.

Otro servidor del área administrativa de la SEE dijo lo mismo pero ambos aseguran que todavía hay “gente” del ex comisionado para la Seguridad en Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes en la Secretaría de Educación y por eso nadie señala directamente al ex delegado y gente de confianza de Castillo, Israel Barrios Hernández.

Compartir en: