fbpx
"Mayo Zambada" otorgó 100 mil dólares a funcionarios de gobierno e INTERPOL

«Mayo Zambada» otorgó 100 mil dólares a funcionarios de gobierno e INTERPOL

Nov. 15. 2018. 23:00
  |  
Redacción IDI Media
Redacción IDI Media
Compartir

Un exnarco mexicano detalló este jueves cómo el Cártel de Sinaloa pagaba sobornos en dólares a altos policías y otros funcionarios para proteger sus operaciones de tráfico de drogas.

Jesús Zambada dijo que en una ocasión, el líder del cártel, Joaquín ‘El Chapo‘ Guzmán, le ordenó que le diera 100 mil dólares y un abrazo a un general, al que mencionó como el “general Toledano”, en Guerrero en 2004.

El hermano del ‘Mayo’ declaró por segundo día como testigo de cargo en el juicio a Guzmán.

Ahí, implicó a funcionarios de los tres niveles de gobierno de México en el esquema de sobornos que utilizaba el cártel para operar en el país; detalló que en su papel de “líder de la plaza” de la Ciudad de México entre 2001 y 2008, él personalmente pagó al “director de la Procuraduría General de la República” sobornos durante ese periodo.

Cuestionado por la fiscalía, Zambada también expresó que entregaba “sobornos a altos mandos policíacos” que incluían a las autoridades del aeropuerto a fin de “dar seguridad” tanto a los movimientos de la mercancía como de los líderes del cártel.

Según sus dichos, los pagos también se realizaban a la Policía Federal de Caminos, que se encargan de manejar carreteras, puertos y aeropuertos en México. Asimismo, los sobornos eran entregados a la policía judicial, agentes de la Interpol y directores de policías municipales.

El narcotraficante mexicano indicó que los sobornos a nivel federal también eran entregados a funcionarios dentro de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada.

Cuestionado sobre qué autoridades buscaban los líderes de plaza sobornar en primera instancia, Zambada enumeró: gobernador del estado, procurador de justicia, director policía judicial y director de policía municipal.

En la Ciudad de México, los sobornos ascendían a 300 mil dólares al mes, que incluían pagos a funcionarios de tres niveles de gobierno, incluyendo en este caso al “director de homicidios” de la policía.