fbpx
Mientras sea funcionario de gobierno, si quiero no pago, hagan lo que hagan; por el puesto que desempeño con Morón, tengo relaciones en el Poder Judicial y en la Procuraduría del Estado en donde por cierto, me deben favores

Por Daño Patrimonial, denuncian al contralor de Morelia, Norberto Bedolla

Jun. 16. 2021. 19:46
  |  
Jesús Munguía
Jesús Munguía

Se escuda en que es funcionario cercano a Morón para no devolver el dinero estafado a usuarios del Country Club La Huerta

Morelia, Michoacán.-

“Mientras sea funcionario de gobierno, si quiero no pago, hagan lo que hagan; por el puesto que desempeño con Morón, tengo relaciones en el Poder Judicial y en la Procuraduría del Estado en donde por cierto, me deben favores”.

Esas fueron las palabras que escuchó una de las víctimas de Norberto Bedolla Rendón, contralor municipal de Morelia e hijo de uno de los amigos más cercanos del edil con licencia, Raúl Morón Orozco, quien fuera denunciado por la vía penal acusado de daño patrimonial por cerca de 3 millones de pesos.

A pesar de que el proceso judicial inició desde marzo de 2019, casi dos años después de estarle solicitando a Bedolla Rendón el pago de lo desfalcado, y de que es la segunda acusación que pesa sobre su persona, el hoy alcalde con licencia Raúl Morón Orozco nombró al susodicho Contralor Municipal.

De acuerdo al expediente 31509/UATP/MOR, dos personas cuyos nombres se omiten por razones obvias, relatan cómo Bedolla Rendón y su entonces esposa, Claudia Muñoz Ledo Vargas, los estafaron.

Los acusadores refieren que conocieron a la pareja de estafadores en el Coutry Club La Huerta, ahí fueron convencidos de invertir en “un gran negocio”; entre entrega y entrega de dinero, de acuerdo al Dictamen Pericial Contable de fecha 21 de septiembre de 2019, emitido por la Fiscalía General del Estado a través de la Unidad de Investigación Científica, sólo esta pareja, entregó a Claudia Muñoz y a Norberto Bedolla más de 2 millones 700 mil pesos.

Los comprobantes de los depósitos aplicados varían, unos de 90 mil, 295 mil y otros de más de medio millón. Cuando las víctimas vieron que no había tal negocio, pidieron que se les reintegrara el dinero; el discurso de los presuntos estafadores cambió: “me operaron… tuve problemas…”, y muchas excusas más.

Norberto Bedolla ofreció incluso una casa-habitación situada en Altozano, como garantía y “buena voluntad” de su intención de pagar lo que se adeudaba; nunca les dijo a sus víctimas que el inmueble arrastraba una deuda cercana a los dos millones de pesos.

“La Sra. Muñoz Ledo ofrece inversión por el doble de lo aportado más el 11% anual superior al del banco, la víctima entrega en diversas exhibiciones $2,700,000.00. No regresaron el dinero, Roberto Bedolla y su hoy expareja sentimental, se comprometieron a vender inmuebles para pagar, entregaron escrituras de una casa en Altozano pero tenía un adeudo de $1,800,000.00 por lo que no fue recibida”.

En enero de 2019, los afectados aceptaron convenir con el matrimonio estafador, explica la denuncia inscrita el 01 de marzo de 2019, “se reitera la entrega de dinero bajo el argumento de que tuvieran confianza, que pronto vería las ganancias del supuesto negocio, mencionando que dicha invitación (…) también la hizo a otros socios del Country Club la Huerta y a quienes tampoco les cumplió o recuperaron su dinero invertido en el negocio que ella y su esposo promovieron”.

No hubo pago. Terminó 2019 y durante todo el año pasado, la familia afectada ha intentado por todos los medios recuperar su patrimonio. El primero de octubre del año pasado, se realizó el acta de lectura de derechos al imputado, es decir a Norberto Bedolla. El proceso sigue su curso.

Además de la denuncia por daño patrimonial, Norberto Bedolla fue señalado por corrupción, fraude, uso ilícito de recursos municipales y tráfico de influencias.

En una decisión por demás insólita a pesar de las pruebas presentadas por la víctima, la propia Contraloría municipal desechó la denuncia presentada en contra de Bedolla Rendón y, sin darle el debido curso y proceso, la archivó luego que el señalado contrademandara y acusara de falsedad al demandante, sin comprobar su defensa.

Compartir: