fbpx

¿Por qué Comunidades Indígenas rechazan a los partidos políticos?

Nov. 25. 2016. 07:13
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

Los Partidos Políticos son un Cáncer para las Comunidades Indígenas

 

Comunidades indígenas de Michoacán y Guerrero coincidieron en que los partidos políticos rompen con la convivencia de las comunidades y le abren la puerta al crimen organizado.

 

Así lo consideraron, en dos ponencias distintas, representantes nahuas de Santa María Ostula; mazahuas de Donaciano Ojeda; purépechas de Nurío, Cherán y Pichátaro en Michoacán, así como invitados nahuas del municipio de Ayutla de los Libres en Guerrero.

 

comunidades-indigenas-coinciden-en-rechazo-a-los-partidos-politicos-b

 

A lo largo del tercer Pre-congreso de la sección México de la Red latinoamericana de antropología jurídica, los exponentes de los pueblos originarios revelaron sus experiencias respecto a los problemas que tuvieron mientras eran gobernados por el sistema de partidos políticos.

 

“Nosotros hemos visto que es una enfermedad para el pueblo, es un cáncer que afecta a las comunidades”, dijo José Manuel Torres Marcos de la tenencia de Nurío en el municipio de Paracho, Michoacán.

 

En esta comunidad encumbrada en el corazón de la meseta purépecha, los habitantes decidieron de facto regresar a organizarse por medio de sus usos y costumbres, aunque no han iniciado ningún proceso legal para oficializar su movimiento.

 

“Buscamos el respeto de las comunidades y apropiarnos de nuestro territorio”, aseguró Demetrio Alejo Rubio, “jamás nuestro movimiento es para andar buscando recursos del gobierno, eso nos divide”.

 

comunidades-indigenas-coinciden-en-rechazo-a-los-partidos-politicos-a

 

En la comunidad de Santa María Ostula, en la Sierra-Costa michoacana, bajo el régimen de los partidos políticos era más fácil que los Caballeros Templarios cooptaran o amenazaran a los representantes del municipio, lo que permitió que controlaran el municipio de Aquila.

 

“Estábamos divididos, entre hermanos se peleaban y los nietos ya no podían hablarle al abuelo porque ya lo ven del color del partido”, narró Jerónimo Flores Cárdenas, representante nahua de Ostula.

 

Gracias a la división de los comuneros, el cártel de los Caballeros Templarios logró tomar el control de las actividades ilegales como el cambio de maderas preciosas y mineral de hierro extraídos de Ostula por precursores para fabricar drogas sintéticas en el puerto de Lázaro Cárdenas.

 

templarios-la-tuta-servando-gomez

 

Desde que dejaron de depender del municipio, la seguridad de la zona mejoró y ahora pueden vivir con más tranquilidad, dijo Jerónimo Flores.

 

Un caso similar ocurrió en el municipio de Ayutla de los Libres en Guerrero, en donde el crimen organizado tenía avasallados a sus habitantes, al grado que les habían puesto el sobrenombre de “Ayutla de las liebres”.

 

“Cuando tuvimos nuestra seguridad, que les llamaron autodefensas, tuvimos la oportunidad de tener desarrollo”, dijo la representante Eneida Lozano Reyes, “pero es una realidad que hay quienes buscan el beneficio personal”.

 

Mientras los partidos políticos gobernaban en Ayutla, las autoridades estaban coludidas con el crimen organizado.

 

“Si alguien presentaba una denuncia ante el Ministerio Público, los propios mañosos iban y quemaban las denuncias en tu propia casa y te decían que a la próxima no iban a quemar sólo los papeles sino que iban a quemar todo”, recordó Eneida Lozano.

 

comunidades-indigenas-coinciden-en-rechazo-a-los-partidos-politicos-c

 

Ante los riesgos que corrían por mantener el sistema de partidos, los comuneros invitaron a no darles su respaldo y mejor promover sistemas de democracia participativa similares a sus usos y costumbres para que puedan aplicarse en todos los estratos sociales.

 

“Las comunidades indígenas están pidiendo a gritos una nueva forma de organizarnos porque los partidos políticos son muy dañinos y nosotros, cada que votamos, solamente los estamos fortaleciendo”, concluyó José Manuel Torres Marcos.

 

Problemas de Seguridad Pública en Michoacán: Parte 2, el Análisis