fbpx

No hay que sobrecargar la expectativa en las redes sociales

Oct. 18. 2016. 07:43
  |  
Redacción IDI Media
Redacción IDI Media
Compartir

La pérdida de una cultura cívica preocupa a los organismos autónomos públicos: Lorenzo Córdova

 

El Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova Vianello, destacó que entre los propios actores políticos existe un déficit de cultura cívica, un déficit de apego a la cultura de la legalidad.

 

Advirtió que no hay que sobrecargar la expectativa en las redes sociales donde cada individuo desde la soledad de su computadora podrá contribuir a generar la voluntad colectiva o general de la que hablaba Rousseau, es decir, desde su ámbito aislado, que al final las redes son espacios autorreferenciales, uno sigue a quien quiere seguir no sigue a todo el mundo, señalo el consejero presidente.

 

“Las redes crean la falsa idea, falsa expectativa de que uno tiene comunicación global y la interacción con todos los demás individuos conectados a la red, lo cual por cierto es falso”.

 

Córdova Vianello aseveró que las redes acaban simplificando y banalizando la discusión colectiva, respecto de asuntos que son sumamente complejos, que no pueden resolverse solamente con un “like” o “no like” como los que operaron en Colombia y Reino Unido.

 

La simplificación de la cultura democrática, de la aproximación de los problemas colectivos que está afectado toda la sociedad en el mundo; frente a este fenómeno se traduce en una disolución del tejido social.

 

Aseguro que el informe País del 2014, revela que el 73% de los ciudadanos mexicanos considera que no se puede confiar en otra persona fuera del ámbito familiar, las instancias públicas gozan de una precaria credibilidad no se goza de la confianza cuando los mismos ciudadanos no confían en las demás personas.

 

“Como se puede pretender que exista confianza en lo público cuando ni siquiera existe confianza en lo inmediato, cuando los ciudadanos no confiamos en nuestros vecinos”.

 

Por lo anterior en el INE emprendió un replanteamiento de la cultura cívica para que los órganos que están encomendados a conducir lo que hasta ahora la propia ley y la constitución define como educación cívica.

 

Destacó que como sociedad no se ha hecho bien el trabajo por lo que hay que replantear el rol porque la pérdida de confianza, las faltas de aprecio por valores democráticos están generando y colocando a la sociedad en su conjunto en un dilema y zona de riesgo.

 

“La ciudadanía asume los problemas públicos de manera irreflexiva y más de manera instintiva”.

 

Pidió que los valores sean más democráticos y no antidemocráticos para reflexionar de mejor manera lo público.

 

A los políticos no se les puede impedir hacer política: Lorenzo Córdova