fbpx
El Mercado y el Populismo

El Mercado y el Populismo

Jun. 05. 2019. 19:41
  |  
Santiago Roel Rodríguez
Santiago Roel Rodríguez
Compartir

Los mercados no son perfectos y pueden generar distorsiones y costos no deseables. El estado puede y debe intervenir para corregir.

Sin embargo, no siempre aplica la misma medicina, a veces debe ser regulado, a veces des-regulado.

Por ser sistema complejo, menos reglas generalmente es mejor que más reglas. Es un equilibrio fino y el objetivo debe ser la mayor competencia. El otro objetivo es no trasladarle costos al medio ambiente o a los demás: No se valen costos públicos y beneficios privados.

Un mercado competido es mucho mejor que un oligopolio, sobretodo si ese oligopolio es de compadres o de privilegios estructurales.

No hay nada sin embargo, algo que pueda sustituir la capacidad del mercado para procesar información. La información es el elemento fundamental del auto-ordenamiento.

La alternativa a la economía de mercado es una economía dirigida por el Estado, y ya sabemos que esa es la peor alternativa. Ningún burócrata o político sabe más que un mercado -aun si su fin es loable- porque no tiene capacidad de procesar la inmensa cantidad de información que se requiere. Además, la mayoría de ellas, termina en dictadura.

El ataque al mercado con la ideología anti-neoliberalista, no es con el fin de hacerlo más competitivo o más sustentable, sino con el fin de concentrar poder en un político populista y en sus compadres.

Muchos de los defensores del populismo de izquierda o derecha son genuinos y los tiburones del poder se aprovechan de ello. Son los «tontos útiles» que se requieren para llegar al poder.


Santiago Roel, es Director de Semáforo Delictivo, un proyecto social ciudadano para la paz en México. Se alimenta de denuncias ciudadanas valientes y de esfuerzos de transparencia de autoridades responsables.