Gamer, oficio que emerge de la pandemia”

May. 20. 2020. 17:20
  |  
Redacción IDI Media
Redacción IDI Media

Roberto Hurtado /Agencia cero60/ IDI Media

No hay duda que la cuarentena propició un alta en plataformas dedicadas a la proyección de películas y series, pero, ¿dónde queda la interacción? 

Arbin Alonso, gamer de la ciudad de Morelia, nos invita a ser parte de D.O.T.A, (Defense Of The Ancient). Una opción que te permite jugar en línea con otros jugadores del resto del mundo, donde encontramos torneos y un atractivo premio en efectivo.

Defensa de los ancestros, su traducción al español, como su nombre lo marca el objetivo es defender a tus ancestros, y depende de tus habilidades, el mismo juego te permite avanzar.

“Hay torneos oficiales, y los premios arriba de 10 millones de dólares, pero en México esa escena no está bien vista ni apoyada” expresa uno de los gamers de esta ciudad. 

Por otro, “arbito” (como se le conoce) nos comenta que en Europa está lo “mero bueno”.

Los juegos en línea, han sido una alternativa para aquellos que gustan de las competencias online, desde torneos de futbol hasta batallas campales, con el fin de una interacción con alguien, que puede estar del otro lado del mundo.

De igual manera refuerza mucho la confianza en sí mismo, una vez recuerdo que estaba jugando contra un wei de Alemania, y de tanto escucharlo me aprendí algunas palabras en ese idioma”. Nos comparte Arbin Amadeus; nombre utilizado en sus batallas y sus redes sociales. 

Hay 5 roles, posición 1; el hard carry, posición 2; el mid laner, posición 3; el offlaner, posición 4; suport suave y posición 5; hard suport. Diferentes niveles para avanzar.

El juego es “free to play” descarga gratis, haces tu cuenta y juegas. El mismo juego te da 100 horas de juego para calibrarse en tu nivel de rendimiento como jugador, lo que cuesta son “las ropas” (accesorios de tu personaje) y valla que cuestan, hasta 13 mil dólares.

De los mejores jugadores de México algunos son morelianos como “ifrid y pillo” amigos míos, yo voy para allá.

Así termina Arbin su entrevista vía telefónica.

Compartir en: