fbpx
Ricardo Delgado Castellanos

“Eran secuestradores”, justifica subsecretario tras señalamientos de tortura

Jun. 26. 2019. 13:39
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

Morelia.- El subsecretario de Seguridad Pública de Michoacán, Ricardo Delgado Castellanos, aseguró que las personas que lo señalan por tortura eran secuestradores y que no cometió ese delito.

“La realidad es que esas personas eran unos secuestradores, los sentenciaron a 30 años y se dedicaban a cortar dedos y están relacionados en cinco carpetas de secuestros, no hubo tortura”

dijo en entrevista.

El recién nombrado subsecretario apuntó que son falsos los señalamientos que fueron vertidos en la recomendación 004/2019 emitida por la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH),

“Eso es falso, ese tema está… no tienen conocimiento exacto del tema, entonces ya está en archivo, no se dio”, aseguró el subsecretario, quien dijo que las actuaciones que llevó a cabo se hicieron conforme a derecho.

En la relatoría de los hechos mencionan que Ricardo Delgado, Marco Antonio Villanueva López, Félix Hernández Hernández, Arturo Ramírez Flores y Ernesto Emicente Francisco, como los policías ministeriales que atacaron a golpes a una familia.

“Iban vestidos de civiles, no se identificaron, ni me dijeron que se me acusaba de algún delito, ellos entraron golpeándonos a todos, incluso a mi esposa la golpearon y a mi hermana la hincaban y le cerrajeaban armas de fuego en la cabeza, y nos decían que nos iban a matar a todos”, apunta el documento.

El acta narra cómo los policías privaron de la libertad a cinco personas, a quienes golpearon, encañonaron y torturaron, por lo que la CEDH acreditó las heridas y presentó una recomendación por tratos crueles, inhumanos y degradantes.

Pero la queja llegó a oídos sordos del entonces procurador de Michoacán, José Martín Godoy Castro, quien los mantuvo cerca promoviendo a dos de ellos (Ricardo Delgado y Félix Hernández) como jefes regionales.

La CEDH aseguró que emitieron una recomendación porque no había habido respuesta del entonces procurador para tratar de impedir actos de tortura por parte de sus funcionarios, sin embargo, esta recomendación fue archivada según dijo el propio subsecretario.