fbpx

“Los mandaste al matadero”: gritan a gobernador durante homenaje a policías caídos

Oct. 15. 2019. 17:21
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

Morelia.- Familiares y conocidos de los oficiales que murieron asesinados en el municipio de Aguililla le gritaron “asesino” al gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, a quien lo acusaron de mandar a los policías “al matadero”.

“Los mandaste al matadero, iban desarmados, investiguen y verán que iban desarmados, no los adiestran, los mandan sin balas, sin armas, los mandan al matadero”, gritó Ofelia Medina Serrato, vecina de uno de los oficiales muertos.

A su reclamo se unieron varios familiares y conocidos de los policías, quienes exigieron justicia para los 13 policías que perdieron la vida en el cumplimiento de su deber luego de ser embocados la mañana de este lunes 14 de octubre de 2019.

Los familiares aseguraron que al menos dos de los policías eran del área administrativa de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y no eran operativos pero aun así les ordenaron ir a la Tierra Caliente de Michoacán, a pesar de que no estaban entrenados para repeler una agresión de ese tipo.

En el homenaje solamente estuvieron presentes los cuerpos de 7 de los 13 policías que fueron asesinados durante el ataque, en el caso de tres de ellos familiares confirmaron a IDI Media que decidieron no acudir al homenaje en repudio a las malas condiciones de trabajo a las que fueron sometidos.

“Lo que venimos viendo es que estos políticos como el gobernador nada más jalan agua para su molino, ahora que murió nuestro hermano sí vienen a pedirnos que vayamos a homenajearlo pero antes, antes nomás nada de ayuda, la mera verdad es que si murieron es porque no les dan lo necesario para de veras hacer su trabajo”, dijo el hermano de una de las víctimas en entrevista telefónica.


www.idimedia.com

Las caras de descontento de varios familiares fueron evidentes durante el discurso del gobernador michoacano, quien cada que suceden atentados contra oficiales del estado repite las mismas promesas de justicia.

“A las familias de los michoacanos, mexicanos, que perdieron la vida en el municipio de Aguililla, les digo y me comprometo a trabajar en absoluta coordinación con el Gobierno Federal, la Fiscalía General de la República y la Fiscalía General del Estado, para que este atentado no quede impune”, aseguró Silvano Aureoles.

Sin embargo, entre el público una parte de las familias se mostró enojada por las palabras del gobernador, quien fue el único que habló durante el homenaje a los oficiales que murieron en cumplimiento de su deber.

Al final del homenaje, otro grupo de familiares comenzó al unísono un grito exigiendo justicia a las autoridades estatales, a quienes les pidieron que se castigue a los culpables del ataque “con todo el peso de la ley”.

Los policías hicieron el pase de lista de los uniformados caídos y los despidieron con honores y disparos al aire en memoria de su trabajo dentro de la Policía Michoacán. Cuando terminó el homenaje cada uno de los cuerpos fue trasladado hasta el panteón que sus familiares solicitaron para que fueran enterrados.

www.idimedia.com

El ataque más mortífero en 4 años

La cifra final de la emboscada en contra de elementos de la Policía Michoacán fue de 13 muertos y 9 heridos, la Fiscalía General del Estado (FGE) negó que hubiera 7 desaparecidos, como denunciaron en redes sociales y solamente señaló que otros 20 policías habrían resultado ilesos durante el ataque.

La agresión ocurrida en la comunidad de El Aguaje del municipio de Aguililla, en la región de la Tierra Caliente, es la más mortífera desde la ocurrida en Jalisco en abril del 2015, cuando el mismo grupo delincuencial mató a 15 policías durante una serie de enfrentamientos.

El ataque ocurrió al filo de las 7:30 horas de este lunes 14 de octubre de 2019, cuando los elementos pasaban por la zona para dar cumplimiento a una orden emitida por un Juez Penal de aquel Distrito Judicial.

Las 5 patrullas en las que viajaban los elementos de la SSP fueron agredidas a tiros en la carretera por otro convoy de 5 camionetas presumiblemente blindadas, en las que viajaban sujetos armados con rifles de asalto y armas de grueso calibre.

En el lugar de los hechos la FGE localizó 110 casquillos de calibres como 7.62×39 usado para rifles de asalto tipo AK-47, .223 usado en rifles tipo AR-15 y calibre .50, usado en rifles de grueso calibre como los Barret.

De acuerdo con la FGE, los policías bajaron de sus patrullas y buscaron cubrirse del fuego entre los matorrales adyacentes a la carretera, sin embargo, varios fueron alcanzados por las balas mientras trataban de responder al ataque.

Luego de la emboscada, al menos dos patrullas estatales fueron incendiadas y otras dos quedaron destrozadas por las balas de los sujetos armados, quienes huyeron del lugar luego del ataque sin que hasta el momento se haya determinado cuántos eran los agresores.

A través de un supuesto narcomensaje el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) se adjudicó el ataque contra los oficiales de policía señalándolos por estar asociados a grupos criminales contrarios que operan en la región.

“A todos los policías michoacanos que apoyen a los Templarios, Biagras, Trollanos y Chocomiles de Tepeque se los va a cargar la verga ATT CJNG” (sic), decía un mensaje dejando en el parabrisas de una patrulla que quedó destrozada por las balas.

www.idimedia.com