fbpx

¿Hay salida a la violencia en México?

Nov. 06. 2019. 08:42
  |  
Santiago Roel Rodríguez
Santiago Roel Rodríguez
Compartir

La negativa de los EUA de regular drogas es la principal causa de que aun exista un mercado negro que genera violencia y corrupción en su país y en los países que las surten, como México.

Le imponen la prohibición a todo el mundo como si fuera la panacea, cuando es justo lo contrario.

A México, además se le impone una estrategia inusual, que ellos mismos no aplican: Una guerra frontal contra el mercado. A sabiendas de que no solo no funciona, sino que en un país de débiles instituciones como las nuestras, se crea un panorama de caos como el que hemos vivido en los últimos 13 años, desde que inició el Plan Mérida.

80% de los homicidios en México son ejecuciones de narcotraficantes.


Hay básicamente 3 maneras de lidiar con el problema:

  • La más inteligente: regular drogas. Se reducen daños y se debilitan económicamente las mafias. Funciona para todo tipo de drogas y para todo tipo de países. No hay excepciones. Son leyes económicas universales. Hay ejemplos de regulación desde la heroína en Suiza hasta la marihuana en Uruguay, algunos estados de EUA y Canadá, o el alcohol, o el tabaco en todo le mundo. No, no suben otros delitos, sin dinero todo es más difícil, hasta delinquir. Sí, aun un Estado tan débil como el mexicano, se beneficia de esta política. No, no se resuelve toda la violencia, pero si no lo haces, nada mejora y la violencia se incrementa. Sí, ya sé que el gobierno mexicano es muy corrupto. Por lo mismo, si no regulas, lo haces más corrupto. Y para aquellos que gustan de decir que no somos un país ni rico ni educado, les recuerdo que los países ricos y educados son los que más drogas consumen.
  • No tan efectiva pero pragmática: Se administra el problema. Así lo hacen los propios EUA y algunos países europeos. No descabezan mafias ni atrapan a grandes capos. Pintan una raya: “De aquí para allá haz tu negocio, pero no me afectes la paz.”
  • Guerra frontal contra el mercado: México, Colombia, Brasil, Filipinas, etc. La peor estrategia. No bajan los consumos, ni la oferta y sí sube la violencia y la corrupción de alto impacto. Es una guerra contra el Estado de Derecho que colapsa al gobierno y a la sociedad por igual.

En México, en los 90 y principios de este siglo, la violencia por este concepto estaba muy concentrada en las rutas de exportación; en algunas ciudades fronterizas y estados productores de amapola y marihuana.

Ya no es así. México tiene su propio mercado doméstico y la lucha entre mafias por el control del mercado doméstico nos genera violencia en todo el país. Unos estados más que otros.

Si México regula drogas (ninguna debe estar en manos de mafias), puede reducir los daños a la salud, proteger mejor a los jóvenes y debilitar económicamente a las mafias. También le quitaría el incentivo a la violencia. Si no hay mercado negro, no hay incentivo.

Aun cuando México regule, los EUA no va a regular la heroína, las metanfetaminas, la cocaína y otras sustancias. El mercado negro de exportación se mantendría. Con lo que probablemente se mantenga la violencia en algunas ciudades fronterizas y en algunos territorios productores, pero no en todo México.

AMLO parecía entenderlo y prometió hacerlo. Esta en su Plan de Paz y de Seguridad. De hecho, es lo único bueno que encontramos en el plan. Lo demás son buenas intenciones y lemas.

No, no ha regulado. El Congreso pudo hacerlo desde el año pasado con la marihuana y continuar con el cultivo de la amapola, nomás como inicio. No ha hecho nada. AMLO no ha cumplido sus promesas de campaña y nunca lo hemos escuchado a él, en lo personal, hablar de esta estrategia.


¿Por qué?

Porque no todos lo entienden y a AMLO le preocupa más su nivel de popularidad que la paz de México.

Sin embargo, los niveles de inseguridad: en estadística y en historias macabras y operativos absurdos se multiplican. Este año será el peor de la historia reciente en materia de inseguridad. Y de no regular, el próximo será peor.

México se muestra como un país incapaz de gobernarse. Esa es la imagen que debe preocuparle al Presidente
y no la propia. Pero no parece ser así.

Esta mala imagen y la inseguridad nos seguirán afectando social, económica y políticamente a todos los mexicanos.


No, la solución no es que los EUA nos manden fuerzas especiales para ayudarnos a combatir a los carteles. La solución está en regular, y con ello, cortar de raíz todos los males que la prohibición genera. De paso, darle un ejemplo a los propios EUA.

Si nuestro gobierno es propenso a la corrupción, no ayuda que la DEA y Washington nos impongan una política y estrategia corrupta de origen. Eso sólo sirve para buscarle un chivo expiatorio a la DEA con la cual pueda seguir justificando su propio fracaso: Se les mueren más de 72 mil por sobredosis, cada año. Y las cifras van en aumento.

Podemos dar ejemplo de inteligencia y defensa de intereses nacionales o podemos seguir dando ejemplo de debilidad y estupidez.

La regulación no es un tema fácil. Requiere conocimientos económicos y un poco de investigación. No es un tema popular, la población no le entiende y nadie, salvo algunas ONGS – como Semáforo Delictivo o MUCD – con pocos recursos, se lo ha explicado.

Aun explicado, no todos le entienden, incluyo en ello a supuestos “especialistas en seguridad”.

El año pasado, justo en estas fechas, el secretario del grupo G-10, empresarios de Nuevo León, se molestó conmigo cuando le dije: “Si ustedes no lo entienden, ustedes son parte del problema”.

Además hay muchos intereses ocultos que se oponen a la regulación: narcos, narco-políticos, farmacéuticas, fabricantes de armamentos, la DEA, quienes viven de atender adictos, la Iglesia (el alcohol es la droga del cristianismo), la industria carcelaria, etc.

México está en el peor de los escenarios y el Presidente sigue tratando de sortear el tema de la violencia con ineptitud e ingenuidad y franca inmadurez, al no responsabilizarse.


La relación con Washington, con cobardía.

Y la sociedad mexicana aun sigue sin entender el tema. No la culpo, ha sido víctima de una estrategia de guerra y sigue – absurdamente- prefiriendo la guerra que la paz.

Sin embargo, si a estas alturas, el Presidente insiste en más de lo mismo, no será tema de ingenuidad, sino de perversidad o en el mejor escenario, de falta de valentía para defender los intereses nacionales.

Ah, y el tema del control de armas o control de dinero sucio, es buen lloriqueo, pero no logra nada.


Santiago Roel R. es director de Semáforo Delictivo , un proyecto social ciudadano para la paz en México. Se alimenta de denuncias ciudadanas valientes y de esfuerzos de transparencia de autoridades responsables. Promueve el buen gobierno mediante la presión ciudadana organizada e informada.