Aguacateros destruyeron 7 años de reforestación

Aguacateros destruyeron 7 años de reforestación

Feb. 17. 2019. 22:01
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

Coeneo.- El predio de 200 hectáreas que incendiaron para plantar aguacate en la localidad de Comanja, del municipio de Coeneo, había sido reforestado por sus dueños originales durante los últimos siete años.

En entrevista para IDI Media, los pequeños propietarios aseguraron que habían plantado 159 mil 400 árboles entre 2011 y 2017 al integrarse a los apoyos para restauración forestal y reconversión productiva Programa Nacional Forestal.

A lo largo de los siete años plantaron pino y encino para la restauración del predio que tienen en el cerro de Cupamba, este sitio era un lugar destinado a la recreación en donde alumnos de escuelas primarias aprehendían a conservar el medio ambiente.

Fotografía: Rodrigo Caballero

Sin embargo, en enero del 2018 un grupo de gente armada ingresó al terreno y comenzó a deforestar la zona incluyendo una parte de terreno ejidal que también talaron y luego quemaron para preparar el suelo para plantíos de aguacate.

“Es una pérdida para la comunidad, para las personas del pueblo, no es una pérdida para nosotros porque no vivíamos de eso, si hubiera querido hubiera sembrado aguacate pero no me interesa, nos interesaba conservar el bosque”, aseguró un propietario, quien pidió el anonimato por miedo a represalias.

La familia pasó más de 15 años acondicionando las 200 hectáreas para que pudieran utilizarlas las personas del pueblo de Comanja sin costo, solamente con la condición de que mantuvieran limpia la zona.

“Pasamos muchos años recogiendo basura, subíamos al cerro con bolsas negras y nos las traíamos llenas de PET, de bolsas de papas, de latas de cerveza; tardamos mucho en limpiarlo”, dijo uno de los propietarios.

Sin embargo, dejaron de acudir a su predio cuando se dieron cuenta de que había personas armadas, quienes no solamente se apropiaron de la zona sino hasta de sus tres cabañas que habían construido.

El 7 de febrero de 2018 los propietarios interpusieron una denuncia ante la extinta Procuraduría General de la República (PGR), la Comisión Nacional Forestal (Conafor), Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y ante la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) debido a la presencia de talamontes armados.

Fotografía: Rodrigo Caballero

Sin embargo, ninguna de las instancias federales hizo algo por impedir que siguieran desmontando el cerro, al grado de que cientos de camiones cargados de madera salieron del lugar sin que ninguna autoridad les impidiera el paso.

“Nosotros perdimos nuestros árboles, nuestra tierra, el dinero que invertimos porque aunque recibíamos apoyo de la Conafor pues no era suficiente, siempre teníamos que poner nosotros una parte y además perdimos nuestro tiempo, porque pasamos mucho tiempo arreglando el predio, todo lo que le dedicamos se fue al traste”, aseguró.

En el lugar la tala no ha parado, apenas este martes 12 de febrero de 2019, los propietarios volvieron al lugar acompañados por autoridades federales y cuando llegaron todavía se podía ver el humo del incendio que provocaron los talamontes el día anterior.