fbpx
Ante incapacidad estatal, familiares encabezan la búsqueda de desaparecidos

Ante incapacidad estatal, familiares encabezan la búsqueda de desaparecidos

Abr. 29. 2019. 17:45
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

Morelia.- La incapacidad expresa de las autoridades del Gobierno del estado de Michoacán para buscar a las víctimas de desaparición forzada provoca que sean los propios familiares quienes salgan a buscar.

Esta es una de las justificaciones de la Quinta Caravana Internacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas “Buscando encontraremos” que arrancó este domingo 28 de abril de 2019, la segunda que se hace de manera consecutiva en el estado de Michoacán.

“Los Ministerios Públicos no investigan los expedientes, las comisiones de justicia no realizan su trabajo y las áreas de Derechos Humanos y Atención a Víctimas no acompañan a las familias, tenemos un sistema que está descompuesto y no deja que accedamos a la justicia”

aseguró Laura Orozco.

La fundadora del Colectivo Familiares Caminando Por Justicia es una de las víctimas de la desaparición forzada de tres miembros de su familia, a quienes buscará durante esta nueva caravana que organizó en Michoacán.

El 22 de mayo de 2012, el hermano de Laura Orozco le llamó por teléfono por última vez y le dijo que la Policía municipal de Apatzingán lo estaba siguiendo y quería secuestrarlo.

Esa fue la última vez que lo escuchó ya que fue desaparecido ese mismo día, cuando se había trasladado a la Tierra Caliente michoacana para buscar a su hermano, José Iván Orozco Medina, y a su padre, Leonel Orozco Ortiz, quienes también están desaparecidos.

En total son tres miembros de la familia Orozco Medina los que están desaparecidos por lo que Laura consideró que las instituciones encargadas de impartir justicia y proteger a las víctimas en Michoacán han fallado sus objetivos y por eso es la propia sociedad civil la que tiene que salir al quite.

Desapariciones a la orden del día

Ante las cámaras y micrófonos, a la comisionada de víctimas de Michoacán, Cristina Cortés Carrillo, no le quedó de otra que reconocer que su área no tiene la capacidad de desahogar todos los casos que se presentan de desaparición forzada.

La titular de la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas (CEEAV) reconoció que en el estado de Michoacán hay una deuda de las instituciones encargadas de impartir justicia con los familiares de víctimas de este delito.

“Sí hay un proceso de acompañamiento con los familiares, pero la Comisión hace lo humanamente posible para brindarles una atención que les ayude a recuperar a sus seres queridos”

aseguró durante la rueda de prensa para presentar la Quinta Caravana Internacional de Búsqueda de Desaparecidos.

Este domingo 28 de abril de 2019, los familiares presentaron el programa de la caravana denominada “Buscando encontraremos” y la CEEAV quedó mal parada ante los reclamos de la falta de atención con las víctimas del estado de Michoacán, una de las entidades más golpeadas por este fenómeno.

De acuerdo con cifras del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) en Michoacán existen 1215 casos de desaparición forzada colocándolo en el lugar número 11 a nivel nacional con más de estos delitos.

Estas cifras hacen indispensable que las autoridades locales implementen una estrategia de búsqueda apoyada por las instituciones de procuración de justicia y seguridad pública, así como un acompañamiento por parte de las comisiones de Derechos Humanos y de Atención a Víctimas.

Sin embargo, en la realidad todavía “quedan a deber” como dijo la comisionada estas áreas del Gobierno del Estado de Michoacán, por ejemplo, es uno de las 19 entidades de la República Mexicana que no ha instalado su propia Comisión Estatal de Búsqueda de Personas.

Esto a pesar de que la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas se publicó en noviembre de 2017 y, de acuerdo con sus lineamientos, las comisiones locales tenían que haberse instalado 90 días después de su entrada en vigor.

“Ya merito”

A pesar de que ni siquiera se ha presentado la propuesta de decreto para armonizar la Ley General en Materia de Desaparición Forzada en el estado de Michoacán, funcionarios de la Secretaría de Gobierno estatal prometieron que ya merito sale.

La directora de la Unidad de Derechos Humanos del Gobierno de Michoacán, Karla Sánchez Hernández, dijo que está a punto de terminar el decreto para la creación de la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas.

“Justamente en estos días ya se encuentra trabajando la Secretaría de Gobierno para publicar el decreto de creación de la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas (aplausos) y posteriormente publicar la respectiva convocatoria para designar a su titular”, dijo.

En una plática que tuvo con los familiares de la caravana de búsqueda, la directora aseguró que se afinan los últimos detalles de la comisión como son las negociaciones con la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA) para que se le asigne presupuesto.

Sin embargo, el discurso del “ya merito” se viene diciendo desde mediados de 2018 y también se mencionó estos avances durante la cuarta caravana que se realizó en Michoacán durante noviembre del año pasado.

Mientras los esfuerzos por parte de las instituciones se buscan concretar, Michoacán enfrenta una ola de violencia que se refleja en cifras de homicidios, secuestros y enfrentamientos armados que afectan varias regiones de la entidad.

Estos eventos de violencia generan crisis de Derechos Humanos como el desplazamiento y la desaparición forzados, al grado de que casi diariamente suceden estos casos que raramente son denunciados ante las autoridades.

Para poner en perspectiva esto, en las primeras horas de la Quinta Caravana de Búsqueda las madres ya habían registrado 5 nuevos casos de desaparición forzada que apenas sus familiares se atrevieron a denunciar por miedo.

A lo largo de la Cuarta Caravana realizada en noviembre de 2018 se registraron 51 nuevos casos de los que no se tenía registro y cada que hay nuevos esfuerzos de la sociedad civil aumenta la lista de desaparecidos.

Principalmente porque entre la falta de voluntad política, el discurso del “ya merito” y la incapacidad expresa de los órganos de atención a víctimas, los familiares de personas desaparecidas tienen que tomar la iniciativa y salir a buscar hasta encontrarlos.