Denuncian indígenas hostigamiento de la Marina, siguen bloqueos de la Costa

Denuncian indígenas hostigamiento de la Marina, siguen bloqueos de la Costa

Mar. 03. 2019. 19:53
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

Aquila.- Comuneros de Santa María Ostula denunciaron hostigamiento por parte de la Marina Armada de México, institución que intentó detener a uno de los comandantes de la policía comunitaria este jueves 28 de febrero de 2019.

“Tres camionetas de la Marina, instigadas por el presidente municipal en Aquila, Mohamed Ramírez, así como por el corrupto gobierno de Silvano Aureoles, intentaron detener al comandante de la policía comunitaria Germán Ramírez Sánchez, impactando una de las camionetas contra el vehículo en el que se trasladaba”, denunciaron.

A través de un comunicado de prensa, la comunidad dijo que el incidente ocurrió a la altura del puesto naval de La Placita y que los marinos siguieron persiguiéndolo hasta poco antes de la encargatura de Xayakalan, un par de kilómetros adelante sobre la carretera costera de Michoacán.

La Secretaría de Marina (Semar) justificó diciendo que los elementos habrían sido atacados en un retén por sujetos armados, lo que provocó el operativo en el que intentaron detener a Germán Ramírez.

Sin embargo, los bloqueos que instaló la comunidad están solamente en Xayakalan y en el crucero de Triques y la comunidad de Santa María Ostula negó que hubiera armas entre los manifestantes, quienes exigen pago de los salarios atrasados a policías municipales pertenecientes a esta localidad indígena de la Sierra-Costa de Michoacán.

“Responsabilizamos al presidente municipal Mohamed Ramírez y al gobernador Silvano Aureoles de la formación de grupos de choque que pretenden que regrese la violencia a la región, orquestando una campaña de desprestigio y división hacia nuestra gente para justificar la intromisión militar por parte de la Secretaría de Marina”, apuntaron.

En el escrito exigieron 4 puntos que son: la desmilitarización inmediata de la región; respeto a la autonomía, a la libre determinación, a la Guardia Comunal y al esquema de seguridad; detener la criminalización contra autoridades y comandantes de la policía comunitaria y que el gobierno municipal libere los recursos para seguridad.

SSP comienza a dialogar

Este sábado el titular de la SSP, Juan Bernardo Corona Martínez, se reunió en la Sala de Cabildo del Ayuntamiento con un grupo de habitantes de las comunidades de Aquila, Pomaro y Coire, así como los Ejidos de La Placita y Maquilí.

Ahí se firmó un convenio para que la Policía Michoacán mantenga permanentemente un grupo de elementos en el municipio para garantizar la seguridad en la Sierra-Costa del estado de Michoacán.

Luego de la reunión Juan Bernardo Corona llamó a:

“Encontrar soluciones junto a la autoridad municipal y los ciudadanos con la finalidad de impulsar el desarrollo, la educación, la economía, el respeto y la tolerancia entre sus comunidades”.

Sin embargo, todavía no hay avances para la liberación de los pagos para más de la mitad de los policías municipales de Aquila, a quienes también les adeudan viáticos, gasolina y apoyo para el mantenimiento de las patrullas.

A pesar de los acuerdos, los acercamientos con autoridades municipales han sido en vano pues únicamente aseguran que no hay recursos para pagarles a los policías y que ya están “en pláticas” con el gobierno del estado de Michoacán para conseguir dinero; por lo que la comunidad no ha soltado los bloqueos que mantiene en la Carretera Costera.

Desde el lunes 25 de febrero de 2019, Ostula determinó el cierre total del crucero de Triques, como se le conoce a la principal intersección que conecta a la Tierra Caliente con la Costa y a los puertos de Manzanillo y Lázaro Cárdenas, provocando filas de varios kilómetros de largo en las tres direcciones.

“Aquí nos vamos a quedar hasta que no hay respuesta, nosotros ya buscamos diálogo pero como no nos atienden pues vamos a meterle presión al gobierno”


dijo un comunero de la costa michoacana.

Tras llegar al cargo, el presidente municipal, Mohammed Ramírez Méndez, determinó que la seguridad de Aquila quedara en manos de Santa María Ostula, comunidad indígena que encabezó el levantamiento armado de 2014 en contra de los Caballeros Templarios.

Por eso la comunidad encabeza las manifestaciones, ya que la mayoría de los policías municipales que trabajan para el Ayuntamiento de Aquila son de origen indígena y pertenecieron al movimiento de autodefensas de la Sierra-Costa.