fbpx

Desperdiciaron 600 mil pesos para rehabilitar Cereso “Francisco J. Múgica”

Abr. 13. 2017. 13:04
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

El Instituto de la Infraestructura Física Educativa del Estado de Michoacán (IIFEEM) desperdició 607 mil 887 pesos para rehabilitar la escuela para adultos adentro del Centro de Readaptación Social “Francisco J. Múgica”, dos meses antes de su cierre.

La inversión sirvió para impermeabilización, aplicación de pintura, cambio de pisos, cancelería y contactos eléctricos del Centro de Educación Básica para Adultos “Benito Juárez” adentro del Cereso pero sólo se utilizó durante menos de 60 días.

La directora general del IIFEEM, María Guadalupe Díaz Chagolla, dio inicio a las obras que iban a ser realizadas por los propios internos, acompañada del secretario de Seguridad Pública, Juan Bernardo Corona Martínez; el coordinador del Sistema Estatal Penitenciario, José Candelario Contreras López y el director del Cereso, Félix López Rosales.

La inversión provino del programa federal “Escuelas al CIEN” que tiene el objetivo de invertir 50 mil millones de pesos de 2015 a 2018 para la mejora de las condiciones físicas de más de 33 mil planteles en toda la República Mexicana.

A través de un comunicado de prensa, la directora del Centro de Educación Básica para Adultos (CEBA), Imelda Figueroa Farías mencionó que desde la fundación del plantel, hace 44 años, su infraestructura no había sido atendida por lo que estos trabajos resultaban de “suma importancia”.

Incluso, los internos dijeron estar “muy contentos” ya que hace mucho que pedían mejorar la infraestructura de la escuela para adultos para poder aprender mejor.

Sin embargo, 48 días después de que iniciaron los trabajos de rehabilitación, el Cereso “Francisco J. Múgica” cerró sus puertas definitivamente, luego de varios años de que la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) recomendaba que lo clausuraran.

Según el informe de la CEDH de 2016 el Cereso “Francisco J. Múgica”, mejor conocido como “La Peni”, tenía la calificación más baja de los 11 penales del estado de Michoacán, 6.07 sobre 10.

Entre los principales problemas estaban la falta de mantenimiento de la infraestructura, la mala distribución de los internos y la sobrepoblación en algunos dormitorios; pero sobre todo el autogobierno, ya que los presos se encargaban de funciones exclusivas de la autoridad como la seguridad, las visitas y la comida.

Inaugurado en septiembre de 1958 bajo la administración del gobernador Dámaso Cárdenas del Río, “La Peni” era una de las mejores instalaciones carcelarias hace más de medio siglo pero para 2014 la CEDH consideró que había “agotado su capacidad de funcionar correctamente”.

Por esa recomendación y como parte de la reingeniería anunciada por el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, el pasado lunes 3 de abril, fue que se cerró de manera definitiva el Cereso “Francisco J. Múgica”.

De la noche a la mañana quedó deshabitada “La Peni” y ningún estudiante irá a aprender al CEBA “Benito Juárez”, sin importar que desde hace 44 años no tenía buenos pisos, pintura e impermeabilizante.

 

Exdirector de PEMEX cobró 5 MDD de soborno de Obredecht