“Dicen que por el coronavirus no pueden buscar a mis hijos”

Jun. 29. 2020. 18:26
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz

Morelia.-  Josué Salomón y Diego Israel salieron de su casa un sábado y nunca regresaron, su madre se despertó la mañana del domingo 26 de enero de 2020 para llamarles por teléfono pero esta vez no respondieron.

“Siempre me responden, si se les hace muy noche ya se quedan fuera pero al día siguiente me llegan temprano, si no yo les marco y me dicen ‘mamá ya vamos, no te preocupes’ y sí, al ratito ya me llegan a la casa”

narró la señora Patricia.

Pero esta vez fue distinto, pasaron días sin saber de ellos que se transformaron en semanas y luego meses, en los que no supieron en dónde estaban, a dónde se los habían llevado y si todavía seguían juntos como siempre estaban los dos hermanos.

Aquel día cerca de la avenida Torreón Nuevo en la ciudad de Morelia desaparecieron cuatro jóvenes y de ellos solamente uno regresó a su casa, la familia le pidió ayuda al muchacho, pero nada, no quiso cooperar con las investigaciones.

“Le decíamos muchacho ‘dinos qué pasó, dónde están mis hijos, a dónde se los llevaron’, el solamente me decía ‘señora yo no sé nada, a mí me soltaron aparte, nos iban a soltar a todos por su lado’”.

Agentes del Ministerio Público también entrevistaron al muchacho para saber más datos de los desaparecidos pero hasta el momento se ha negado a cooperar, así que la familia se ha encargado de las investigaciones desde entonces.

Desde enero la familia de Diego y Josué, de 17 y 18 años respectivamente, presentaron las denuncias correspondientes ante la Fiscalía General del Estado (FGE) específicamente en la Fiscalía Especializada en investigar la desaparición forzada de personas.

Sin embargo, su caso ha pasado por cuatro agentes del Ministerio Público distintos, cada uno de ellos les ha pedido paciencia y les asegura que están realizando todas las investigaciones correspondientes.

“La verdad es que no vemos claridad, la fiscal sí nos ayuda y nos atiende muy bien, pero los agentes no nos apoyan, nosotros pedimos que nos dieran la sábana de llamadas desde enero y nos la dieron hace tres semanas, ese tipo de cosas nos hacen desesperarnos”.

La sábana de llamadas es un registro de los números que contactaron los celulares de las víctimas, incluye detalles como la cantidad de mensajes que recibieron, las horas y las fechas en que los realizaron, así como con qué números se comunicaron y de qué compañía.

Este registro es un derecho de las víctimas de desaparición forzada y debería entregarse en un plazo máximo de 15 días, en el caso de Patricia tardaron casi 5 meses, lo que imposibilita las investigaciones del caso.

Una vez con la sábana de llamadas, la familia pidió que los agentes comenzaran a investigar los lugares donde estuvieron sus hijos a partir de las llamadas y mensajes que recibieron pero hasta el momento ninguno lo ha hecho.

“Cuando fuimos con los agentes nos dicen que no tienen personal suficiente, nos dicen que por el coronavirus no pueden buscar a mis hijos, que están trabajando muy pocas personas, pero ellos eran lentos antes de la pandemia”.

Patricia recuerda que antes del 20 de marzo de 2020, cuando oficialmente inició el confinamiento obligatorio en el Estado de Michoacán, ya había sido citada varias veces en la FGE sin que le presentaran avances de ningún tipo.

“Un día nos citaron en la Fiscalía para vernos con una funcionaria y todavía en la mañana yo les hablé para confirmar que íbamos a vernos, pero a la mera hora no, que había salido, así nos han traído de un lado a otro”

dijo Patricia.

A pesar de las constantes llamadas de la familia, la FGE se ha negado a continuar con las investigaciones de la desaparición de Josué y Diego, escudándose con la pandemia provocada por el virus SARS-CoV-2.

La señora Patricia ahora cuenta con el apoyo del Colectivo Dónde Están los Desaparecidos en Michoacán, un grupo de madres que también buscan a sus hijos y exigen que las autoridades como la FGE y la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas busquen y encuentren a sus familiares.

“No queremos que detengan a alguien, no nos interesa saber quién se los llevó ni por qué, la verdad es que solamente queremos que mis hijos regresen, nunca me pasó por mi mente que mis hijos pudieran ser víctimas de desaparición pero ahora sé que así hay muchos desaparecidos”

concluyó.
Compartir en: