fbpx
El cónclave de los ex rectores

El cónclave de los ex rectores

Dic. 20. 2018. 11:04
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

Morelia.- La tradición del cónclave de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) se remonta al año de 1986, cuando se realizó la última reforma que puso en manos de 8 iluminados la decisión más importante de la Máxima Casa de Estudios: elegir al nuevo rector.

Se trata de la Comisión de Rectoría, un organismo independiente que al mismo tiempo es el encargado de nombrar a quien estará al frente de la Casa de Hidalgo durante tres años, sin necesidad de rendirle cuentas al Consejo Universitario, supuesta máxima autoridad.

La comisión está integrada por cinco ex rectores universitarios, un profesor decano –es decir el que mayor antigüedad tiene en la institución-, un director decano y el alumno con mayor promedio del Consejo Universitario.

El presidente es el ex rector Fernando Juárez Aranda y el secretario es el profesor decano Jorge Mendoza Álvarez, los demás integrantes de la comisión son los ex rectores Leonel Muñoz Muñoz, Cuauhtémoc Olmedo Ortiz, Salvador Galván Infante y Jaime Hernández Díaz, el director de la Facultad de Ingeniería Mecánica, José de Jesús Padilla Gómez, y el alumno de la Facultad de Enfermería y Salud Pública, Paolo Estéfano Punzo Villafuerte.

El problema es que, lo único que se conoce de ellos son sus nombres, la Comisión de Rectoría despacha desde un domicilio particular fuera de las instalaciones universitarias y cuando trabaja no deja ningún registro escrito, ninguna acta, que pueda consultar la comunidad universitaria.

Esta opacidad es una de las causas por las que miembros de la comunidad universitaria han luchado porque el proceso de nombramiento del próximo 8 de enero de 2019 sea más abierto que en ocasiones anteriores, uno de ellos es el consejero universitario y profesor de la Facultad de Filosofía, Mario Alberto Cortez Rodríguez.


-¿Cómo es el proceso del nombramiento de los rectores? –se le pregunta.

-En realidad nunca sabemos cómo se determina con precisión, ni siquiera sabemos cómo se eligen a los candidatos, por ejemplo, no sabemos quiénes son los candidatos, lo suponemos porque hubo quien levantó la mano pero no lo sabemos a ciencia cierta.

-¿No les consultan para proponer candidatos?

-No, se dice por ejemplo que la Comisión de Rectoría tomará la opinión de los universitarios, sobre todo de los consejeros a través de no sé qué, sin embargo, nunca sabemos cómo se procesa ese voto.

-¿Se refiere a las cartas de recomendación que piden que manden? 

-Sí, esas cartas no sabemos ni siquiera si se abren, por ejemplo, en la elección de directores hay auscultaciones, tú sabes el resultado, cuánta gente votó por el candidato fulano, acá no sabemos nada, no sabemos quién obtuvo más votaciones.

Se ha pedido a través de transparencia de información de la Universidad Michoacana copias de las actas de esta comisión, cualquier cuerpo colegiado debe dejar escrita un acta de cómo se llevaron a cabo las reuniones, cualquier consejo técnico de la universidad deja actas, acá no hay nada, si esto no se llama un procedimiento opaco, entonces no sé que sea. 

-¿Entonces, es un cónclave?

-Es un cónclave, pero te diré que yo incluso bromeo diciendo que el nombramiento del Papa, la elección del Papa, es mucho más democrática porque allá sabes dónde se reúnen, sabes quiénes se reúnen, saben cómo se proceden, acá no sabemos nada es un cónclave muy sui géneris.

El profesor universitario dijo que en la actualidad, a más de un mes de que arrancó el proceso de elección del rector universitario tienen al menos 20 personas que levantaron la mano para ocupar el cargo y solamente 4 han presentado algún tipo de plan de trabajo.

“Cómo vamos a saber por quién votar, bueno ni siquiera votar sino proponer, si no tienen una plataforma que podamos consultar y, aunque lo pudiéramos proponer, cómo sabemos que nos toman en cuenta, a lo mejor proponemos a alguien que ni siquiera está compitiendo”, aseguró.

De modo que oficialmente no hay candidatos al cargo, sino que hay aspirantes, personas que se subieron al ring por cumplir con los requisitos del artículo 21 de la Ley Orgánica de la Universidad Michoacana, dijo el académico en entrevista exclusiva para IDI Media.

Estos requerimientos son: ser mexicano por nacimiento, tener más de treinta años de edad, poseer título o grado académico equivalente o superior al de licenciatura y haber desempeñado actividades docentes o de investigación en la Universidad, por lo menos durante cinco años y estar en ejercicio en el momento de su designación.

A pesar de ello, si se revisan las notas periodísticas que cubren el “proceso de elección” del rector universitario, cada medio coloca candidatos y reduce o aumenta la lista a discrecionalidad, para sorpresa de los propios miembros del Consejo Universitario.

-¿Entonces saben o no quiénes son los candidatos?

-No lo sabemos, en realidad ellos, la Comisión de Rectoría, nunca da una convocatoria precisa que te diga qué día empieza la inscripción y qué día termina, nunca.

-Entonces, ¿Por qué hay tantas notas al respecto?

-Hay una especie de convivencia cómplice con la prensa, con alguna parte de la prensa, que son los que se encargan de empezar a difundir quiénes son los buenos o si quedan cinco o si ya no sé qué, es decir, hay un juego perverso de la misma prensa que le hace el juego a la misma comisión, supongo que con buena medida en acuerdo.

Tú puedes saber que hay 19 o 20 candidatos porque la prensa lo dice pero no porque la Comisión de Rectoría haya expresado de forma clara quiénes son los candidatos, quiénes cumplen los requisitos, me parece que no todos cumplen los requisitos –aseguró.

Ante la falta de transparencia de la Comisión de Rectoría, que se rige por un reglamento que ella misma se aprobó y que no está disponible para todo el público, Mario Alberto Cortez aseguró que se han hecho propuestas para modificar su forma de actuar pero no se puede porque en la Ley Orgánica de la UMSNH no hay herramientas para ello.

“No hay forma de regular a la Comisión, me parece aberrante que un organismo como es el Consejo Universitario, que es el único facultado para aprobar reglamentos y regular la vida universitaria lo pueda hacer en todos los ámbitos excepto la Comisión de Rectoría”, aseguró el académico.

Además, aseguró que cada vez que se intenta tocar el tema de modificar la elección de rector de la UMSNH en el Consejo Universitario, el asunto termina dejándose para después bajo la excusa de que no es el momento adecuado para tocarlo.

-¿Hay alternativas para el cónclave de ex rectores?

-Todos tenemos ideas de las formas alternativas, yo no propongo algo específico porque no quiero cometer el error que se ha hecho antes de imponer mi opinión, quiero hablar del tema, falta discutir, hay muchas alternativas, quien no las vea es porque le falta imaginación, a mí lo que me sorprende es la incapacidad que tenemos para hablar.

-¿Cuál es la justificación para no hablar del tema?

-La respuesta que te dan siempre es la misma: no es el momento, la cosa es que nunca es el momento, falta de voluntad para hacer los cambios necesarios, yo veo una actitud conservadora por miedo al cambio y a la incertidumbre.

Además veo que estamos enfocados en otros problemas, como la falta de pagos y prestaciones, el problema financiero es sin duda el problema más visible de la Universidad Michoacana pero no es el problema principal, es consecuencia de problemas de otra naturaleza.

-¿La falta de recursos pareciera que opaca la elección del rector?

-Totalmente, el asunto del dinero acaba siendo una especie de polo de atracción que hace que todo el mundo nos ocupemos de eso y todo lo demás a la gente realmente no le interesa mucho, nos falta la conciencia de que esta no es una buena forma de elegir al rector y que debería cambiar.