fbpx

Encuentra caravana fosa con 43 restos óseos

May. 08. 2019. 21:10
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

Aquila.- La Quinta Caravana de Búsqueda de Personas Desaparecidas localizó una fosa clandestina con 43 restos óseos cerca de la localidad de Tizupan en el municipio de Aquila de la costa del estado de Michoacán.

Los caravaneros encontraron falanges, metatarsos y cóndilos, que son huesos de la mano y los pies, piezas que van a ser analizadas para buscar indicios de ADN a fin de identificar si se trata de huesos humanos y de quién pudiera estar en este entierro ilegal.

Además se encontraron ojivas y casquillos percutidos calibre 7.62×39 que son los que usan los rifles de asalto tipo AK-47, lo que pudiera ser indicio de que en este lugar se cometieron asesinatos en esta zona de la Costa Michoacana.

También se encontraron restos de ropa, zapatos, monedas y botones como parte de la búsqueda de fosas clandestinas con el apoyo de 24 colectivos de familiares de personas desaparecidas.

Fotografía: Rodrigo Caballero

Doble negligencia

Durante los trabajos de búsqueda encabezados por las familias de desaparecidos quedó en evidencia una doble negligencia por parte del personal de la Fiscalía General del Estado (FGE), luego de que los  familiares tomaron la iniciativa de la búsqueda.

Fotografía: Rodrigo Caballero

En primer lugar se supo al consultar a habitantes de esta zona que el lugar ya había sido intervenido el 24 de diciembre de 2014 por la extinta Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) pero aparentemente los peritos dejaron atrás muchos restos óseos sin identificar.

“Aquí me dijeron que podía estar mi hija, hubo testigos que vieron cómo sacaron dos cuerpos, un hombre y una mujer, la que me decían que seguramente era mi hija pero cuando los sacaron no se los llevaron completos”

dijo Evangelina Contreras Ceja, una de las madres organizadoras de la Quinta Caravana.

Un grupo armado se llevó a la hija de Evangelina en el 2012 y mediante familiares se enteró que en este lugar habían aparecido dos cuerpos, entre ellos una mujer, que fueron exhumados por parte del Ministerio Público del municipio de Coahuayana en el 2014.

Sin embargo, Evangelina no ha tenido acceso a la Carpeta de Investigación y nunca pudo ver los cuerpos para verificar que se tratara de su hija; por lo que decidió que la siguiente vez que fueran al lugar acudiría apoyada por la Caravana de Desaparecidos.

Por eso Evangelina pidió que la caravana de búsqueda visitara la región Sierra-Costa del estado de Michoacán con la finalidad de explorar este lugar en búsqueda de indicios sobre la desaparición de su hija, lo que culminó con la localización de los 43 restos óseos.

Sin embargo, este miércoles 8 de mayo de 2019, con la llegada de la caravana al municipio de Aquila, Evangelina se encontró con otra omisión ahora por parte de la FGE cuando dejaron el trabajo de búsqueda a la mitad.

Este miércoles, los peritos de Servicios Periciales comenzaron con el trabajo de búsqueda de indicios en la zona de Tizupan pero dejaron de trabajar la zona luego de varias horas argumentando que no habían encontrado ningún rastro biológico.

Segundos después miembros de la Quinta Caravana entraron al lugar para verificar el trabajo de la FGE y de inmediato encontraron una falange entre la tierra removida y luego dos huesos más entre la tierra que ya había revisado la Fiscalía.

Fotografía: Rodrigo Caballero

Con estos dos hallazgos quedó en evidencia la omisión de los peritos de la Fiscalía del Estado, lo que provocó que inmediatamente siguieran los trabajos de búsqueda por parte de las familias hasta que encontraron 56 de los 65 indicios, entre ellos 43 huesos.

“Vimos como ellos trabajaron sin trabajar bien en la zona y ellos ya se iban cuando las compañeras entraron y encontraron los huesos, estaban dejando mucha evidencia en la tierra”

dijo Evangelina Contreras.

Mientras tanto el coordinador de Servicios Periciales, Pedro Gutiérrez Gutiérrez, justificó diciendo que desde un inicio estaba planeado que la búsqueda de las fosas fuera conjunta entre peritos y familiares, a pesar de que ya se había dado la orden de retirarse de la zona.

Fotografía: Rodrigo Caballero

Una vez que las familias tomaron la iniciativa de buscar en la fosa siguieron encontrando restos óseos que de inmediato personal de la FGE embaló en bolsas de papel para que fueran analizadas por Servicios Periciales, tratando de enmendar el error.

“Ya me dijeron que lo antes posible van a revisar el ADN de los huesos, yo espero que sea lo más rápido para saber si mi hija estaba ahí, y si es ella, entonces que me digan qué pasó con los demás huesos, porque los sacaron y no los entregaron nunca”

concluyó Evangelina