fbpx

Gabriel García pone en riesgo elección de Morena en Michoacán

Dic. 02. 2020. 11:35
  |  
Jesús Munguía
Jesús Munguía

Gabriel García Hernández llegó sin invitación y sin ninguna justificación a la reunión de aspirantes a la gubernatura por el Partido Morena. Ni llegó con una copia de licencia para para ausentarse este lunes en día hábil a la Secretaría del Bienestar y si llegó para inmiscuirse en un asunto de la dirigencia nacional y ante la complacencia del líder nacional, Mario Delgado.

García llegó con el objetivo claro imponer a un candidato de Morena y que fuera Raúl Morón Orozco, lo cual no tenía ni sustento su petición porque no es dirigente partidista.

El encargado de los programas federales puso en riesgo la elección de Morena en Michoacán, principalmente la figura a gobernador del estado, porque quiso llegar a imponer y pedir que se firmará una carta compromiso donde no se impugnaría la convocatoria de Morena la cual establece que este sábado 5 de diciembre se registran los aspirantes a la gubernatura.

Este personaje no sólo ha dado permiso para robar y defraudar a los ciudadanos michoacanos con programas sociales con los programas “la Escuela es nuestra”, con los programas de adultos mayores y con el programa de pescadores, sino ha dado licencia para robar a subdelegados de las regiones de Puruándiro e Hidalgo en cometer actos ilícitos y querer rasurar el dinero que les corresponde a los beneficiarios.

A pesar de que Roberto Pantoja los ha querido correr, Gabriel García ha advertido a Pantoja que primero se va él antes de sus subdelegados que entregan una cuantiosa cantidad de dinero público de los programas sociales que le “mochan o rasuran” a los beneficiarios de Michoacán.

Hoy Gabriel no cumple con los tres mandamientos de la 4T, “No robar, no traicionar y no mentir”. Roba porque defrauda con los programas sociales, traiciona la confianza de Andrés Manuel López Obrador porque se tiene una red de corrupción de funcionarios federales y servidores de la nación quitando los apoyos a la gente; y se miente porque no atiende las instrucciones de que ningún funcionario debe de inmiscuirse en la elección más grande en la historia de México y lo hace, ahora queriendo imponer candidatos a gobernador.

A Raúl Morón no le ayuda nada estar vinculado este personaje, porque es muestra de que el viejo régimen de saqueo implementado por el PRD en estos años y en los años de Leonel Godoy se piensa reeditar en el 2021, si es el gobernador y más porque este funcionario federal ha venido a enriquecerse a costillas de los mexicanos.

Es Gabriel García Hernández, actual coordinador general de Programas para el Desarrollo del Gobierno de México, quien está detrás de la intentona de imponer ya sea al profesor Raúl Morón Orozco como candidato de Morena por la gubernatura de Michoacán.

El actual funcionario federal se ha desarrollado siempre como el que le maneja los recursos a Andrés Manuel López Obrador.

Presidió la asociación “Honestidad valiente”, fue jefe de Compras del gobierno de la Ciudad de México; también estuvo en las carteras de Morena y en el pasado proceso electoral por la gubernatura de Michoacán vino a quitarle todos los recursos a este partido.

García Hernández busca imponer, mediante madruguete, a los citados por así resultar clave para sus intereses, violentando con ello los plazos establecidos recientemente para el proceso de selección de quién habrá de enfrentar el proceso electoral 2020-2021 en Michoacán, y sin tener nada que ver en la estructura partidista del CEN de Morena en este momento.

Por cierto García Hernández apadrina con recursos los espectaculares de Giulianna Bugarini y de otros aspirantes a cargos de diputados y pesidentes municipales, por lo que tiene las manos metidas en Michoacán dentro del proceso electoral porque quiere extender su red de corrupción a regiones, municipios y en el Congreso local y federal.

Compartir en: