fbpx

Los niños invisibles en Michoacán

Jun. 09. 2016. 08:59
  |  
Sergio Lemus Calderón
Sergio Lemus Calderón

De acuerdo a datos de la dirección de Readaptación social de la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno de Michoacán, existe una población de cerca de 300 menores que nacieron en cárceles del estado, están al lado de su madre desde que nacieron y detrás de las rejas.

 

En el penal David Franco Rodríguez de esta ciudad capital se encuentran cerca de 9 menores al interior del mismo, a lo que el Congreso de Michoacán exhortó al gobierno del estado a atender a estos menores y que se impulse un programa urgente para prevenir embarazos para las reclusas. El exhorto lo propuso el diputado local del PRI, Roberto Maldonado, quien dijo que estos menores se enfrentan a una realidad en la que al cumplir 5 años, deben abandonar la prisión y a su madre.

 

El legislador dijo que no se puede castigar a un niño pequeño en una cárcel, y considerarse que de adulto se haga a la idea de que ese lugar tan familiar para él, será su destino en un futuro.

 

El legislador presentó este punto de acuerdo, pero el establecer un programa de prevención de embarazos a las mujeres reclusas, no resuelve el problema porque a muchas de ellas se pueden prostituir o tienen relación con presos varones, a pesar de que existen separaciones en el David Franco Rodríguez. Se llegan a dar casos de parejas que tienen una relación y los fines de semana comparten horas libres para tener intimidad.

 

Los menores de edad después de los 5 años se ponen a disposición del DIF Estatal en el caso de que no tengan a un familiar directo de la presa, puedan ser puestos a disposición de esta dependencia y puedan ser candidatos a adopción.

 

El legislador Roberto Maldonado consideró que es terrible esta situación porque el niño nace en prisión y no en un hogar, pero lo más grave es que después tiene que dejar a su mamá porque no existen los servicios para atender niños a los 5 años, y más porque requieren de tener un hogar donde puedan estar protegidos.

Compartir: