Más policías, menos seguridad en Michoacán

Más policías, menos seguridad en Michoacán

May. 15. 2017. 11:02
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

A pesar de que el número de policías en Michoacán aumentó 34 por ciento en los últimos dos años, esta situación no parece tener un impacto en la seguridad pública debido a que la violencia y la inseguridad han ido a la alza.

Más policías, menos seguridad en Michoacán

En octubre de 2015, cuando Silvano Aureoles Conejo tomó protesta como gobernador de la entidad, en las filas de la policía estaban incorporados 2 mil 498 elementos, de los cuales solamente mil 200 patrullaban las calles del estado.

En Michoacán había varias clases de policía como eran las guardias comunitarias, la Fuerza Rural, la Fuerza Ciudadana, la Fuerza Indígena y hasta policías militarizadas como los Cuerpos de Seguridad Pública de Tancítaro (Cusept).

En su toma de protesta, Silvano Aureoles dijo que el primer eje de su gobierno iba a ser la gobernabilidad democrática, justicia social y paz, en donde incluía recuperar la confianza de la ciudadanía en las instituciones acusadas de ser aliadas del crimen organizado.

El primer paso fue homologar a las fuerzas policiacas bajo el nombre de Policía Michoacán, una nueva organización que busca incorporar a mil policías a sus filas cada año, hasta alcanzar la meta de 15 mil oficiales trabajando para el estado de Michoacán.

El 2 de mayo de 2017, durante la Primera Sesión Ordinaria del Consejo Estatal de Seguridad Pública del Estado de Michoacán de Ocampo se anunció con bombo y platillos que la policía ahora contaba con 3 mil 779 oficiales, es decir, 34 por ciento más que en 2015.

Lo que no se anunció fue el incremento de la violencia en Michoacán que alcanzó niveles históricos en 2016 y como en el primer trimestre de 2017 las cifras denotan que la inseguridad y la violencia no están bajando.

Vuelve la violencia

Para finales de 2016 quedó claro que la violencia había regresado a Michoacán, la baja en homicidios registrada durante 2015 se esfumó y el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) señaló un repunte en el número de asesinatos.

Más policías, menos seguridad en Michoacán

En 2016 se registraron un total de 2 mil 380 homicidios en el estado, mil 287 dolosos y mil 93 culposos, lo que representa un aumento del 14 por ciento en relación a los que se cometieron en 2015.

Durante el año pasado, los homicidios superaron a los que se registraron en 2014 por 15 homicidios, con lo que 2016 se convierte en el año más violento desde 2013 cuando se cometieron 2 mil 410 homicidios en la entidad.

Entre 2012 y 2016, los años más violentos en materia de homicidios son 2013 en primer lugar y 2016 en segundo, lo que hecha por los suelos el discurso del Gobierno del estado respecto a que sólo se cometen “delitos de bajo impacto”.

Pero los asesinatos no pararon y en el primer trimestre de 2017, en Michoacán se registraron 6.8 homicidios diariamente, lo que representa un 20 por ciento más que los que se cometieron entre enero y marzo de 2016.

Si se toman en cuenta los homicidios registrados desde 2015, este año ha sido el más violento de los tres en su primeros tres meses y la tasa de homicidios registra una tendencia a la alta, en 2015 fueron 489, en 2016 fueron 499 y en 2017 la cifra se elevó hasta los 614 asesinatos.

Por si fuera poco, de 2016 a 2017, los homicidios con arma de fuego crecieron en un 164 por ciento y los cometidos con arma blanca también reportan un aumento del 46.15 por ciento, por lo que la violencia cometida en los asesinatos también se incrementó.


Número mágico

¿De dónde sacó la Secretaría de Seguridad Pública que con 15 mil policías iba a lograr detener la criminalidad en Michoacán? De acuerdo con el informe presentado el pasado 2 de mayo de 2017 es una cifra proporcionada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Más policías, menos seguridad en Michoacán

En un video promocional de la SSP se señala que “la ONU recomienda 300 policías por cada 100 mil habitantes” y por eso el estado de Michoacán requiere inmediatamente 15 mil oficiales en las calles.

El problema es que la oficina de Naciones Unidas para las Drogas y el Delito (UNODC por sus siglas en inglés) jamás ha emitido una recomendación formal ni tampoco ha fijado el tamaño óptimo de las fuerzas policiacas de un país.

En su informe Estadísticas Internacionales sobre Crimen y Justicia (2006), la ONU reportó que la media de policías que había en el mundo por cada 100 mil habitantes era de 300 policías y de inmediato se convirtió en el estándar.

Antes que Michoacán, el gobierno de Nuevo León ya había anunciado que iba a cumplir con esa “recomendación” de la ONU de tener casi 3 oficiales vigilando a mil personas en la entidad.

 El columnista Alejandro Hope incluso escribió un artículo en el que consideró que estas cifras de los policías que deberíamos tener serían una “imbecilidad suprema” si de verdad la ONU se hubiera atrevido a recomendarlas.

“El número óptimo de policías no es una constante universal depende en primer lugar del contexto geográfico y demográfico: el estado de Chihuahua y la zona  metropolitana de Monterrey tienen aproximadamente la misma población, pero la diferencia en superficie es de 40 a uno”, escribió el columnista.

Sin embargo, gobiernos como el de Michoacán siguen empeñados en buscar ese “número mágico”, como lo llama Hope, por tener el respaldo aparente de un estándar internacional para las metas de los gobiernos a corto, mediano y largo plazo.


Policías reprobados

Mientras el número de oficiales aumenta junto a la violencia que se genera en el estado de Michoacán, también se incrementa el número de policías reprobados que no pasaron los exámenes de Control y Confianza en la entidad.

En su informe del Estatus de los Centros de Evaluación y Control de Confianza con corte al 31 de marzo de 2017, el Secretariado Ejecutivo señaló que casi la cuarta parte de los policías michoacanos que presentaron sus exámenes los reprobaron.

En total, 2 mil 165 policías michoacanos están reprobados; 554 de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), 268 de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), 282 de la Subsecretaría de Prevención y Reinserción Social y mil 61 policías municipales.

Pero la peor parte es que esos policías aún patrullan las calles de la entidad, según reconoció el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en Michoacán, Juan Bernardo Corona Martínez.

“La ley te marca que tienen dos tres procesos y están dentro de lo que está estipulado”, dijo Bernardo Corona, “si no cumplen o si vuelven a reprobar estas evaluaciones tendrán que ser dados de baja”.

Mientras el Gobierno del estado de Michoacán justifica la presencia de policías que reprobaron sus exámenes en las calles y engrosan las filas de oficiales basados en recomendaciones inexistentes, la violencia aumenta y no hay forma de detenerla.

Detención del “Lico” abre una puerta a la justicia en la costa michoacana