fbpx
Michoacán 4to lugar con más policías asesinados

Michoacán 4to lugar con más policías asesinados

Abr. 22. 2019. 11:35
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

Morelia.- El estado de Michoacán ocupa el cuarto lugar a nivel nacional con más policías que fueron asesinados en lo que va del 2019, convirtiéndose en una de las entidades más peligrosas del país para quienes garantizan la seguridad pública a la ciudadanía.

De acuerdo con los datos proporcionados por la asociación Causa Común, publicados en un primer momento por el diario Excelsior, 107 policías fueron asesinados en los primeros 109 días del 2019; es decir, casi un asesinato diario en toda la República Mexicana.

Chihuahua es la entidad que encabeza la lista de agentes de la ley abatidos con 13 homicidios, le siguen Guanajuato con 12 asesinatos, Guerrero y Michoacán ambos con 11 casos y en quinto lugar el Estado de México con 9.

Uno de los casos que más llamó la atención de Causa Común fue el secuestro y posterior asesinato de cinco policías en el municipio de Tuzantla, en donde un grupo armado desapareció por una semana a policías de esta localidad.

Los cuerpos de los oficiales aparecieron el 11 de febrero de 2019, seis días después de su desaparición, en un predio de la localidad de La Loma, tenencia de Curungueo del municipio de Zitácuaro, a 54 kilómetros de donde los secuestraron.

Los encontraron apilados, con huellas de violencia y disparos de arma de fuego adentro de un vehículo tipo Tsuru con reporte de robo, en algo que las autoridades consideraron era una «represalia» de grupos delincuenciales.

Los más vulnerables

Según el informe que presentó Causa Común, que está basado en notas periodísticas que documentan los homicidios de policías en México, durante el 2018 para el mes de abril en Michoacán apenas se registraron dos asesinatos de oficiales.

Esto significa un incremento del 550% en el mes de abril de 2019 en Michoacán, donde cada vez más policías son ultimados durante el cumplimiento de su deber.

Este recuento culmina con el asesinato de dos policías del municipio de Tarímbaro, en el estado de Michoacán, quienes fueron agredidos a tiros cuando escoltaban a un grupo de empleados bancarios y no tuvieron la capacidad de fuego para responder el ataque.

Como resultado murieron dos policías -un hombre y una mujer- y uno de los empleados bancarios; además de que resultaron heridas otra mujer policía y otras dos trabajadoras de la empresa Bansefi, quienes llevaban dinero para entregar como parte del programa Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores del Gobierno Federal.

Los oficiales que murieron el lunes 15 de abril de 2019 fueron José Manuel Oliveros Acosta, de 37 años y Sandra Guadalupe Chávez Vázquez, de 26 años, quienes a decir de sus compañeros fueron mandados literalmente “a la guerra sin fusil”.

De acuerdo con testimonios recopilados por IDI Media, los oficiales carecían del armamento y las municiones para cumplir con su trabajo, a José Manuel se le acabaron las balas durante el ataque y Sandra ni siquiera iba armada.

El reporte de Causa Común considera que son precisamente oficiales municipales como Sandra y José Manuel quienes son los más vulnerables por falta de equipo necesario como uniformes, patrullas, armas, balas y equipamiento en general, así como entrenamiento adecuado.

Estas condiciones incrementan el riesgo para los policías de morir en estados como Michoacán, donde la violencia afecta tanto a la población civil como a los policías encargados de lidiar con ella diariamente.

“Esa gente trae con qué, andan bien armados y ellos no, los mandan con poco parque y no los enseñan bien, no hay buena academia”, dijo el padre de José Manuel Oliveros durante su velorio, “el muchacho era un buen muchacho, era un buen policía por eso me lo quitaron”.