“No se preocupe adentro de barandillas hay cámaras por si convulsiona”

“No se preocupe adentro de barandillas hay cámaras por si convulsiona”

Abr. 30. 2018. 06:20
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

Morelia.- Cuando la policía notó que la madre de Alejandra estaba grabando las condiciones en las que habían encerrado a su hija, inmediatamente le dijeron que su visita había terminado y la sacaron de los separos sin que pudiera entregarle algo de comida.

 

La señora Pilar pidió que le entregaran una coca-cola y unas papas a su hija para que comiera algo porque sufre hipoglucemia desde que era pequeña y si se salta las comidas su sangre pierde azúcar, empieza a temblar y corre el riesgo de convulsionar.

 

“Me dijeron ‘no se preocupe, en donde está hay cámaras, la estamos vigilando y en cuanto se convulsione se la pasamos al doctor’, ya cuando salíamos le dije que le dieran una coca y unas papas, pero no sé si sí se las dieron”, narró la madre de Alejandra.

“Ya estaba temblorosa, me dijo que la tenían sin zapatos y que le trajera algo de ropa”, aseguró la señora mientras intentaba sacar a su hija detenida por supuestamente haberse pasado un alto durante la madrugada de este sábado 28 de abril de 2018.

 

Pilar pudo ver a su hija a través de un “cuadrito”, una ventana que comunica a los separos con las oficinas de área de barandillas, pero la policía la obligó a borrar la grabación que hizo mientras trataba de platicar con Alejandra.

 

Cuando la madre cuenta la historia de su hija ya pasaron 13 horas desde que la Policía Michoacán la detuvo con lujo de violencia sobre la avenida Camelinas cerca del crucero de la Salida a Mil Cumbres y en las oficinas le dicen que tiene que permanecer 23 horas más.

 

“No nos quieren aceptar dinero para pagar la multa, tampoco nos quieren aceptar un escrito en el que pedimos que nos dejen pagar la multa pero dicen que son órdenes superiores de que se queden 36 horas”, aseguró la madre de Alejandra.

 

Quejas en aumento

Mientras esperaban tener respuesta sobre el motivo del arresto de Alejandra, la familia levantó una queja ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) por la forma en que fue arrestada por elementos de la Policía Michoacán.

 

De acuerdo con datos de la comisión a los que IDI Media tuvo acceso, las quejas en contra de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) por sus abusos aumentaron en un 22% en los últimos dos años.

 

El principal motivo de las quejas contra elementos de la Policía Michoacán ha sido el uso excesivo de la fuerza pública al momento de realizar arrestos, a pesar de las constantes capacitaciones en materia de uso proporcional de la fuerza que reciben los oficiales.

 

Otros motivos de las quejas contra la SSP son las detenciones ilegales, la falta de eficacia al realizar su trabajo y la violación del artículo 16 constitucional que marca que nadie puede ser molestado sin motivo o fundamento legal.

 

En el caso de Alejandra, la queja que presentaron incluye la forma en la que fue detenida con uso excesivo de la fuerza, además de que ella ni siquiera iba manejando el vehículo que la Policía Michoacán asegura se pasó el alto.

 

 

Detención de madrugada

Al filo de las 3:00 horas Alejandra y su esposo Juan Manuel viajaban en un vehículo cuando una patrulla les marcó el alto, el policía le aseguró a Juan Manuel que se acababa de pasar una luz roja y que lo iban a multar por ello.

 

“Me dicen te vamos a llevar detenido, nos vamos a llevar tu vehículo, les digo está bien no hay problema, acepto la culpa, en eso cuando me iban a detener, ella se baja del carro y les reclama que por qué me estaban deteniendo, que no era justo, en eso la agarra un policía, la esposa, la sube a la patrulla en el asiento de atrás y ella empieza a gritar”, dijo Juan Manuel.

 

Al momento de ver que su esposa estaba siendo arrestada, Manuel intentó ayudarla y terminó forcejeando con el policía, momentos después llegó una segunda patrulla con dos policías más para reforzar a sus compañeros.

 

Los oficiales golpearon tan fuerte a Juan Manuel que perdió el conocimiento y lo recobró justo cuando entraba a barandillas cargado por lo policías que lo habían arrestado, ya no volvió a ver a su esposa porque no lo quisieron arrestar.

 

“Cuando vieron que venía todo golpeado me dijeron que ya me podía ir porque no podían meterme con golpes a barandillas y entonces dijeron que ella era la que iba manejando y que por eso la habían arrestado”, narró Manuel.

 

En la multa, de la cual IDI Media tiene una copia, se especifica que Juan Manuel era el conductor del vehículo y lo acusan de no obedecer la señal de alto y manejar en estado de ebriedad.

 

Pero el nombre de Alejandra no aparece en el folio ni tampoco se especifica si hubo resistencia al arresto o alguna justificación del agente en los hechos para la detención de la mujer y que tenga que pasar 36 horas en la cárcel.

 

“Yo les digo que nos dejen pagar la multa para que pueda salir pero no nos dejan, les dije que si le pasa algo van a tener problemas porque ella se pone muy mal si no come pero ya no me dejaron pasar a verla, creo que eso es un abuso”, aseguró la señora Pilar.