Quebranto por 24 mdp al fideicomiso del COBAEM: ASM

Ene. 23. 2020. 08:00
  |  
Sergio Lemus Calderón
Sergio Lemus Calderón
Compartir en:

Un quebranto financiero por 24 millones 976 mil 32 pesos se registró hacia los trabajadores y empleados del Colegio de Bachilleres del Estado de Michoacán con el manejo y administración del Fideicomiso para la Administración del Fondo para el Pago de Indemnizaciones por Enfermedades por Riesgo de Trabajo para los empleados y agremiados del Colegio, reveló la Auditoría Superior de Michoacán en su informe de fiscalización donde se desprendieron un pliego de presuntas responsabilidades.

De acuerdo al expediente Número ASM/E/013/2015, que consta de 56 hojas, se precisa que del mes de marzo de 2013 al mes de enero de 2014, se ejercieron estos recursos de forma indebida al no quedar acreditado en que se ejercieron, al no llegar directamente a los trabajadores del Colegio de Bachilleres. 

De acuerdo al pliego de observaciones, refiere la Contraloría que el COBAEM constituyó un fideicomiso fuera de disposiciones aplicables, en calidad de representante de todos los trabajadores y como Fideicomitente, así como los recursos financieros destinados al Fideicomiso fueron provenientes de las retenciones del Impuesto sobre la Renta efectuadas a los trabajadores del COBAEM, por consiguiente se omitieron de entero, porque al tratarse de una constitución indebida, el ejercicio y aplicación de dichos recursos se determinó que fueran por las disposiciones legales aplicables.

Aunado a lo anterior, la Coordinación de la Contraloría señaló que el entonces director del COBAEM, Mario Magaña Juárez, en su calidad de presidente del comité técnico efectuó la instalación del Comité Técnico del Fideicomiso sin contar con facultades para tal efecto de conformidad con el Acta de instalación con fecha del 3 de septiembre del 2012, expone el documento. 

En este pliego de observaciones se señala al actual director del COBAEM, Gaspar Romero Campos y quien era el entonces líder sindical del gremio mayoritario de establecer este quebranto al autorizar erogaciones que no se saben hacia donde se desviaron de forma irregular. 

Una de las observaciones que se emite por la Auditoría Superior de Michoacán fue que “no existe la autorización del Ejecutivo del Estado (administración del PRI), ya que fue constituido de manera irregular sin la aprobación de la Junta de Gobierno”. Además que no se establecen ni existen “estados de cuenta” desde la creación del Fideicomiso “Fondo para el pago de indemnizaciones por enfermedades por riesgo de trabajo para los trabajadores al servicio del Colegio de Bachilleres del Estado de Michoacán”. 

De las auditorías que hizo la ASM se desprende que son 8 ex funcionarios estatales del COBAEM de la administración de Fausto Vallejo. 

En la auditoría se expone que los ex funcionarios Mario Magaña Juárez, Arturo Saldaña, quien era jefe de recursos humanos y Manuel Medina Bravo, quien era coordinador de oficinas centrales, fueron parte de Comité Técnico y quienes realizaron actos de carácter privado con recursos públicos, por lo que resultaron perjudicados los trabajadores del Colegio de Bachilleres del Estado de Michoacán, toda vez que se se buscó determinar una prestación social que no se encuentra predeterminada ni debidamente fundada, dentro de los términos del artículo 7 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, publicada en el Diario Oficial de la Federación. 

Gaspar Romero estuvo enterado. 

En el pliego de observaciones, en el que son señalados funcionarios de este manejo irregular del fideicomiso, se acusó al entonces líder sindical y actual titular del COBAEM, Gaspar Romero de estar enterado de los descuentos a los trabajadores y de hacer una “solicitud expresa” de que se firmarán cheques para que se destinaran al fideicomiso. 

“En el año 2013, el COBAEM y el SITCEBEM suscribieron un plan de indemnización para los trabajadores de dicho organismo, por lo que iniciando su cargo el Dr. Antonio Zaragoza Michel, se requirió que firmará varios cheques por una cantidad de 10 millones de pesos y habiendo informado el delegado administrativo  en turno que dichas cantidades eran parte para cubrir los pagos del fideicomiso, creado a solicitud expresa de la dirigencia sindical y que a esa fecha ya se había aportado aproximadamente $25, 000,000”, se expone en la auditoría. 

Se presentaron denuncias penales.

A su llegada Rolando Villaseñor, titular del COBAEM en el gobierno de Salvador Jara, solicitó que se entregará información y estados de cuenta del fideicomiso, sin embargo, nunca se entregó el número de cuenta  ni las claves para acceder al banco, motivo porque dio aviso a la Contraloría del Estado y el entonces contralor Gabriel Montiel presentó denuncias penales ante la Procuraduría General de Justicia del Estado hoy Fiscalía General del Estado

Son tres denuncias penales, ordenadas por Gabriel Montiel sin que avancen en la actual administración de Silvano Aureoles en la ahora Fiscalía General del Estado. 

Según fuentes de la ASM, el proceso todavía sigue vigente contra funcionarios que resulten responsable de este desvío de recursos del Fideicomiso del Colegio de Bachilleres. 

Compartir en: