“Los cárteles se pasean por Buenavista como si nada”: habitantes

Se cumplen 9 días de enfrentamientos en Michoacán

Dic. 23. 2018. 23:41
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

Buenavista Tomatlán.- Este domingo se cumplieron 9 días de enfrentamientos en la Tierra Caliente del estado de Michoacán, en los que grupos delincuenciales se disputan territorio en los municipios de Apatzingán y Buenavista Tomatlán.

Habitantes de la región confirmaron a IDI Media que la violencia no ha parado por los golpes que se asestan civiles armados en la región, quienes patrullan estos municipios en comandos a bordo de camionetas de día y de
noche.

“Los vemos pasar de un lado a otro, de día y de noche, nada más de repente se empiezan a escuchar las balaceras y lo que hacemos es mejor meternos a nuestras casas”

dijo un testigo de la comunidad de División del Norte, en
Buenavista.

Se trata de una batalla que libran integrantes de la célula delictiva de
“Los Viagras”, luego de las recientes detenciones de Daniel Sierra Santana
y José Guadalupe “N” alias “El Cuadro”, líderes delincuenciales de esta organización.

De acuerdo con información recopilada por IDI Media en la región, “Los
Viagras”
sufrieron una fractura interna con el grupo de la Nueva Familia
Michoacana
, una célula creada por los Viagras tras la disolución de los
Caballeros Templarios.

“Los Viagras” eran un brazo armado de los Caballeros Templarios que se unió a los grupos de autodefensa con la bendición de la Comisión para la
Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán
, encabezada por Alfredo
Castillo Cervantes
, para conformar la punta de lanza del movimiento
bautizada como el grupo G-250.

Tras la disolución del movimiento acusaron a Alfredo Castillo de haberlos
traicionado, luego de la masacre del 6 de enero de 2015, cuando fuerzas
federales agredieron a balazos a los manifestantes que exigían el pago de
sus sueldos de policía afuera de la Presidencia Municipal de Apatzingán.

“Los Viagras” volvieron a la clandestinidad con la integración de células disidentes de los Caballeros Templarios que se rebautizó como la Nueva
Familia Michoacana
, grupos con los que ahora mantienen hostilidades.

La pelea por controlar el territorio mantiene asolada a la frontera de
Apatzingán y Buenavista desde el pasado 15 de diciembre, dejando a cientos de civiles en medio del fuego cruzado.

“Aquí nomás viene el gobierno en manada a levantar los muertos y a llevarse las camionetas todas agujeradas, los están dejando que se hagan pedazos, puro muchacho se ha muerto y también hemos sabido que le ha tocado a gente inocente”

aseguró un campesino de la comunidad 18 de marzo.

A pesar de que en días pasados circuló en redes sociales la fotografía de
una camioneta baleada con las siglas del Cártel Jalisco Nueva Generación
(CJNG), pobladores de la región aseguran que no hay presencia de este grupo delincuencial, que mantiene control en el vecino municipio de Tepalcatepec.

Entre el viernes 21 y el sábado 22 de diciembre de 2018 la violencia
alcanzó su pico más álgido, ya que se registraron bloqueos carreteros,
enfrentamientos armados y varios muertos, entre 8 y 10 dependiendo de la
fuente de información.

Sin embargo, hasta el momento el Gobierno del Estado de Michoacán ha
minimizado los enfrentamientos que se generan en la zona, a pesar de las
denuncias de la población de que ocurren a todas horas del día.

El secretario de Seguridad Pública de Michoacán, Juan Bernardo Corona
Martínez
, aseguró que los enfrentamientos han sido luego de los operativos
conjuntos de la Base de Operaciones Mixta (BOM) con la intención de
capturar a “objetivos delincuenciales”.

Sin embargo, en la región lo que se ha minimizado es la propia presencia de
las fuerzas estatales y federales, quienes solamente llegan hasta los
lugares de los enfrentamientos horas después de que los pistoleros ya se
han retirado.

“Sí hay patrullas, viene el Ejército, viene la Marina, vienen todos pero de
qué sirve, si van a venir nomás a ver cómo quedan los muertos entonces no sirve de nada”

aseguró una pobladora de Buenavista Tomatlán.

Todos los testimonios recopilados en la zona, que se mantienen anónimos por cuestiones de seguridad, aseguraron que los patrullajes no han logrado
inhibir la violencia que lleva nueve días azotando a la Tierra Caliente.