fbpx
Termina la caravana, la búsqueda apenas comienza

Termina la caravana, la búsqueda apenas comienza

May. 16. 2019. 13:46
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

Morelia.- Luego de dos semanas de búsqueda en Michoacán, los familiares de los 24 colectivos que participaron en la Quinta Caravana Internacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas volvieron a sus casas.

Desde el domingo 28 de abril hasta el sábado 11 de mayo de 2019, más de 60 familiares recorrieron caminos de Michoacán para buscar a sus desaparecidos en cárceles, centros de rehabilitación, en los archivos del Servicio Médico Forense (Semefo) y en fosas clandestinas y fosas comunes.

En las dos semanas que recorrieron el estado de Michoacán registraron 40 casos nuevos de desaparición forzada la mayoría con denuncias ante el Ministerio Público pero que llevan estancados por meses o incluso años, otros ni siquiera fueron denunciados por miedo a represalias.

Durante la búsqueda también se encontraron 17 posibles positivos, es decir, pistas que dieron personas sobre el posible paradero de sus desaparecidos que recogieron en las cárceles, en los centros de rehabilitación o en la calle, durante las marchas que realizaron.

De los 17 posibles positivos 11 fueron documentados en el municipio de Zitácuaro, 3 en Sahuayo, 2 en Huetamo y 1 en Los Reyes; por lo que los colectivos de familiares tienen el compromiso de dar seguimiento para intentar localizarlos por estas nuevas líneas de investigación.

Los datos los dieron a conocer miembros del colectivo Familiares Caminando por Justicia, quienes organizaron la caravana en Michoacán; de acuerdo con ellos se determinó que 2 de los 17 posibles positivos eran falsos, por lo que la cifra final es de 15 “pepes” como comúnmente se les conoce.

Entre los “pepes” se encontró el caso de un hombre de 31 años en el municipio de Zitácuaro, quien fue reconocido por sus tatuajes entre los archivos del Semefo, esta es la primera persona localizada por la Quinta Caravana durante su estancia en Michoacán.

Él desapareció el 15 de abril de 2019 y su familia llevaba buscándolo desde entonces con la esperanza de localizarlo con vida, pero según el reporte del Ministerio Público apareció muerto con heridas de bala horas después de su desaparición.

Luego de que se abrieron los expedientes se supo que había sido enterrado con carácter de desconocido en una fosa común del panteón de la tenencia de Chichimequillas por parte de elementos de la Fiscalía Regional de Zitácuaro; por lo que de inmediato se hicieron los trámites correspondientes para entregar el cuerpo a sus familiares.

“Lamentablemente vivimos en un país en donde las cosas son tan extrañas que nos da felicidad encontrar a una persona muerta, porque como familiares de personas desaparecidas queremos encontrar a nuestros familiares sea como sea”, dijo tras el hallazgo el coordinador nacional de la caravana, Julio Sánchez Pasillas.

La búsqueda apenas comienza

Durante los siguientes días al hallazgo, los colectivos de colectivos de familiares de personas desaparecidas de Michoacán, Veracruz, Coahuila y Guerrero, así como una delegación de madres de desaparecidos de Ecuador, viajaron por los municipios de Los Reyes, Sahuayo, Zitácuaro, Aquila, Huetamo y Lázaro Cárdenas buscando a sus seres queridos.

Una vez en la Costa Michoacana, el 8 de mayo de 2019, los colectivos iniciaron la búsqueda de fosas clandestinas en el municipio de Aquila, concretamente en la localidad de Tizupan, donde apoyados por la Fiscalía Regional de Lázaro Cárdenas y la Dirección de Servicios Periciales destaparon al menos dos fosas clandestinas.

En una de ellas los propios familiares encontraron 43 restos óseos entre falanges, metatarsos y cóndilos; que son huesos de la mano y del pie, que tendrán que ser analizados por la FGE para ver si el ADN es el de algún desaparecido que tengan en sus bases de datos.

Además se encontraron restos de ropa, zapatos, monedas y botones; así como ojivas y casquillos percutidos calibre 7.62×39 que son los que usan los rifles de asalto tipo AK-47, lo que pudiera ser indicio de que en este lugar se cometieron asesinatos en esta zona de la Costa Michoacana.

En los días posteriores la búsqueda continuó en zonas como La Soledad y Popoyota, en el municipio costero de Lázaro Cárdenas, donde solamente encontraron indicios pero ningún resto óseo humano, por lo que no se localizaron fosas clandestinas.

Luego de cuatro días de búsqueda en el campo culminaron las actividades de la Quinta Caravana, que recorrió más de mil 764 kilómetros por todo el estado de Michoacán, en la que al menos una persona fue localizada y están a la espera de saber si los restos óseos pertenecen a otra.

“Hasta el momento sabemos que esta fosa que se encontró por parte de los familiares es un positivo en cuanto a que existen restos óseos humanos, ahora solamente tenemos que saber quién es, que es un trabajo de seguimiento que tenemos que hacer porque la caravana ya terminó pero la búsqueda apenas comienza”, concluyó Laura Orozco Medina, una de las coordinadoras estatales de la caravana.

En la víspera del 10 de mayo, madres buscan fosas en Michoacán