UBER genera más contaminación y tráfico en las ciudades: Estudio

UBER genera más contaminación y tráfico en las ciudades: Estudio

Oct. 18. 2017. 13:46
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz

Morelia.- Los nuevos servicios de transporte como UBER, Cabify y Lyft están incrementando el tráfico y la contaminación de las ciudades en las que operan en los Estados Unidos de América, así lo concluyó un estudio de la Universidad de California en Davis.

 

Estos son los principales impactos del Ride-Hailing –término en inglés para estos nuevos servicios de transporte- de acuerdo con los investigadores del Instituto de Estudios para el Transporte de la UC Davis, Regina Clewlow y Gouri Shankar Mishra.

 

La investigación “Transportación Disruptiva: la adopción, utilización e impactos del Ride-Hailing en los Estados Unidos” apunta que entre el 49 y 61 por ciento de los viajes realizados en los llamados taxis inteligentes nunca se hubieran hecho o pudieron hacerse en bicicleta, en transporte público o, incluso, a pie.

 

Esto significa que la comodidad de estos servicios de transporte está generando que las personas hagan recorridos que antes jamás hubieran hecho o los habrían realizado de una manera distinta, lo que termina por incrementar el tráfico y la contaminación sobre todo en las áreas más céntricas de las ciudades.

 

El principal motivo por el que las personas usan Uber es por el problema que hay para estacionarse en las ciudades, 37 por ciento de los usuarios coincidieron que prefieren dejar sus propios autos para no perder tiempo y dinero en estacionamientos mientras que un 33 por ciento confesó que usan Uber para evitar manejar luego de consumir alcohol.

 

El estudio se hizo a través de una encuesta realizada a 4 mil usuarios de taxis inteligentes en ciudades como Boston, Chicago, Los Ángeles, Nueva York, la bahía de San Francisco, Seattle y Washington entre 2014 y 2016 y se publicó en octubre de 2017.

 

La investigación concluyó que, desde la llegada de los servicios de taxis inteligentes, el uso de autobuses públicos cayó 6 por ciento, el uso de bicicleta cayó 2 por ciento y el uso trenes ligeros cayó un 3 por ciento; mientras que el uso de trenes pesados aumentó 3 por ciento y los recorridos a pie también se incrementaron en un 9 por ciento.

 

Sin embargo, la investigación determinó que no ha habido diferencia en el mercado de los automóviles con la llegada de Uber a las ciudades estadounidenses, la gente compra o vende sus vehículos de manera similar con o sin taxis inteligentes; de hecho el 91 por ciento de los usuarios encuestados tienen carro propio.

 

Lo que sí se ha reducido es la cantidad de personas que comparten sus carros, aplicaciones para teléfonos inteligentes como Zipcar y Car2Go han perdido a sus miembros que prefieren pagar un taxi inteligente que compartir sus automóviles con extraños.

 

Estos datos arrojan dos conclusiones, según la investigadora líder del proyecto, Regina Clewlow, la primera es que las personas no se están deshaciendo de sus automóviles y la segunda es que se está incentivando el uso de transporte individual en lugar del transporte público.

 

El público que más usa estos servicios son jóvenes –sobre todo mujeres- con carrera universitaria de 18 a 29 años y con buenos ingresos económicos que usar los taxis inteligentes sin afectar su bolsillo pero, además, que viven en áreas céntricas de las ciudades.

 

Las áreas suburbanas -que generalmente tienen población con menores ingresos económicos- siguen subordinadas a los servicios tradicionales de transporte, lo que también demuestra que los taxis inteligentes sólo generan impacto en zonas muy delimitadas.
Regina Clewlow señala en las conclusiones de su estudio que hacen falta más datos en otros medios de transporte para determinar el verdadero impacto de los taxis inteligentes pero, aseguró, de continuar la tendencia este nuevo servicio podría moldear la forma en que las ciudades inviertan en su infraestructura para adaptarse a estas necesidades.

 

Es decir, los líderes políticos buscarán resolver las problemáticas de los usuarios de estos servicios individuales, en vez de voltear a ver a la mayoría de los usuarios que requieren servicios de transporte público eficiente, barato y seguro para una mayor cantidad de personas.

Compartir en: