Viudas y los huérfanos lloran muertes de soldados y policías.

Jul. 21. 2020. 11:43
  |  
Redacción IDI Media
Redacción IDI Media

Por: Alex Márquez

Un alto mando de la Policía Federal, -cuerpo policiaco que se encuentra en extinción con la llegada de Andrés Manuel López Obrador-, y quién ha recorrido toda la República Mexicana y ocupado diversos cargos de seguridad en Michoacán, lamentó que los derechos de los maleantes se encuentren por encima de aquellos que dedican su vida a la defensa de la ciudadanía y el restablecimiento del orden y de la paz.

El uniformado que prefirió mantenerse en anonimato, lamentó que los órganos dedicados a la defensa de los derechos humanos, se les olvide que los uniformados, son seres humanos, con una familia que los espera en casa y que al momento de sufrir una emboscada o un ataque directo, sean las propias instituciones y el marco legal quien se encargue de defender a los agresores para que regresen a las calles a cobrar un mayor número de vidas de policías y militares.

“Se ha perdido el respeto a los cuerpos policiacos, porque las leyes en este país, otorgan más derecho a los delincuentes que a los policías, eso nos hace vulnerables completamente, llegan al punto que la ciudadanía te provoca e insulta, agresiones que nos tenemos que tragar, porque si contestamos nos acusan de abuso de poder y Derechos Humanos, no indaga, solo se nos deja ir a la yugular, como si nosotros fuéramos los maleantes”

señaló.

Lamentó que sea el propio jefe del Ejecutivo federal, se encuentre envuelto en la frase de “abrazos y no balazos”, mientras las fuerzas armadas viven en medio de una lluvia de ráfagas de fuego.

“Los delincuentes no tienen escrúpulos, para atacar a sus víctimas y a los uniformados, pero sí derechos humanos e instituciones que se los hagan valer, para que en la inmediatez regresen a delinquir, mientras se extinguen dependencias que defienden a la víctima, que se quedan en el completo abandono”

manifestó.

El alto mando policial, que tiene algunas balas retenidas dentro de su cuerpo y que lo intentaron degollar durante una detención, refirió que entre mayor permisividad a la delincuencia, más se incrementará la delincuencia, logrando que México se aplique la ley del mas fuerte.

Ambos uniformados, coincidieron en que ver el cuerpo bañado en sangre de uno de sus compañeros, muerto en combate, es “una sensación indescriptible” y se cuestionaron si en un México marcado por la corrupción, vale la pena, perder la vida en el cumplimiento de su función.

Fuego amigo y corrupción en ataques contra uniformados…

A su vez, Minerva Bautista, ex titular de la SSP en Michoacán y quién sufrió uno de los atentados más violentos en la historia de México pero logró salvar la vida, reconoció que la emboscada que sufrió evidenció la corrupción al interior de las instituciones.

Recordó ese 24 de abril del 2010, en que un comando la emboscó y los hechos evidenciaban que hubo una total coordinación entre la delincuencia con personas presuntamente al interior de la institución que avisaban su llegada y salida de la Expoferia Michoacán.

Un año antes, José Manuel Revueltas, recién nombrado subsecretario de la SSP, fue asesinado junto a dos escoltas y un civil, cuando se encontraba sobre la avenida Camelinas, al sur de Morelia, cuando desconocidos la atacaron con rifles de alto poder.

Fuerzas armadas como un rottweiler, con bozal y las patas amarradas.

Los uniformados en Michoacán, además de ser agredidos con huevos, también han sido atacados con piedras, como en el municipio de Buenavista, al momento que intentaron desactivar un ataque contra la presidencia municipal.

La multitud enardecida, también ha volcado o quemado diversas patrullas, incluso frente a la presidencia municipal de Buenavista o atacan directamente sus bases como sucedió en Cotija el pasado 23 de marzo.

Los uniformados en Michoacán, incluso han sido acusados de ser propagadores del Covid-19 y les han cerrado el paso en Zitácuaro.

Para exigir la salida de la GN, por tres días consecutivos en el oriente del estado, se registraron bloqueos carreteros, además comuneros quemaron llantas, ante la mirada de la Policía Municipal y Federal que se vieron limitados a actuar.

El pueblo bueno, mide fuerzas con el gobierno federal.

Mientras el pueblo “bueno” le ha tomado la medida al gobierno federal y percibe a las fuerzas armadas como un rottweiler con bozal y amarrado de las patas, las viudas y los huérfanos lloran a sus muertos en silencio y de los uniformados de las distintas corporaciones policiales acaecidos nadie protesta o se manifiesta, recientemente López Obrador, aseguró que se encontraba al pendiente de los cuerpos de seguridad.

“Estamos nosotros pendientes, que no vamos a arriesgarlos, los cuidamos y que nos sentimos muy orgullosos de lo que hacen, les puedo decir, que evitamos los enfrentamientos que cada vez hay más trabajo de inteligencia, para entre otras cosas, cuidar al personal militar, desde luego a Marinos, a todos los cuerpos de seguridad, no queremos que suceda lo que pasaba en años anteriores que perdían la vida muchos, tanto civiles como militares en enfrentamientos”

destacó el mandatario federal.

Sin embargo, las estadísticas se encuentran al alza, pese a las declaraciones del presidente de la República, la permisividad gubernamental, el avance de los grupos delictivos que se pasean a plena luz del día, colocan decenas de narcomantas y aprovechan las redes sociales para difundir la crueldad y en vivo ejecuciones para amedrentar a cárteles rivales y embestir a los cuerpos de seguridad que permanecen maniatados.


Compartir en: