fbpx
Gobierno del Estado interviene llamadas telefónicas con autorización judicial: SEGOB

¡AMLO TAMBIÉN ESPÍA!

Jul. 26. 2021. 15:01
  |  
Redacción IDI Media
Redacción IDI Media

López Obrador ha dicho que Peña Nieto lo espiaba y que ahora, su gobierno no espía.

Esta semana, sin embargo, el periódico madrileño El País reveló que la Fiscalía General compró en 2019 y 2020 cuatro programas para la geolocalización de celulares y análisis de metadata a la compañía mexicana Neolinx, intermediaria de la empresa italiana Hacking Team. No detalló qué programa adquirió, pero hace cinco años se publicó en este espacio que el Ejército, la Marina, la Policía Federal, el Cisen y 11 gobiernos estatales espiaron masivamente a mexicanos a través de Galileo, un programa de Hacking Team que intervenía dispositivos móviles, copiaba mensajes de texto, conversaciones en internet y Skype, y extraía los datos y el historial de las computadoras, audios e imágenes.

De acuerdo con documentos a los que tuvo acceso El País, en 2019 y 2020, la Fiscalía firmó al menos cuatro contratos por 5.6 millones de dólares con la compañía Neolinx de México.

Las compras se hicieron bajo la partida secreta en materia de gastos de seguridad nacional, por lo que los contratos no fueron transparentados por la Fiscalía, según el medio. En el sexenio anterior la compra del programa Pegasus con el que se espió a activistas y periodistas también se realizó con cargo a esta bolsa del presupuesto.

Neolinx es una empresa creada en 2009 y vinculada a la venta de equipos de espionaje y ha fungido en el país como intermediaria de la italiana Hacking Team. En 2015 se filtraron al público miles de correos y documentos internos de la compañía, los cuales evidenciaban que México era el principal comprador mundial de sus programas espías con una inversión de casi seis millones de euros.

Para un gobierno que sólo ataca a sus antecesores con acusaciones de corrupción, iniciar una investigación para saber qué sucedió, como lo están haciendo en otras partes del mundo en el caso Pegasus, podría ser contraproducente, porque tendría que revisarse a sí mismo, y podría llevarse el Presidente alguna sorpresa. Por ejemplo, en la Secretaría de la Defensa, que tanto apoya, aunque no está claro si sigue operando ese programa, tiene otro sistema que llaman ‘El Pulpo’, que infecta los teléfonos celulares y permite encender sus cámaras y dar su geolocalización.

Compartir: