fbpx
Silvano Aureoles Conejo

Deuda pública, segunda promesa incumplida

Sep. 14. 2016. 13:34
  |  
Sergio Lemus Calderón
Sergio Lemus Calderón

Una de los problemas estructurales de Michoacán ha sido el crecimiento de la deuda pública. El entonces candidato a gobernador Silvano Aureoles Conejo prometió en su campaña no endeudar más al estado,  situación que no se ha cumplido por el incremento de pasivos financieros y por la solicitud de contratación de un crédito superior a los 3 mil 600 millones de pesos que todavía no se ha hecho efectivo en instituciones bancarias.

En la segunda cuenta pública trimestral de abril a junio de 2016 entregado al Congreso de Michoacán se informa que los pasivos de corto plazo aumentaron más de 5 mil millones de pesos, por lo que se ha venido aumentando la deuda no financiera. El actual gobernador recibió una deuda superior a los 17 mil millones de pesos con bancos y con créditos solicitados con anterioridad con el Banco Nacional de Obras y Servicios (BANOBRAS).

Al llegar a la titularidad del Poder Ejecutivo de Michoacán el 1 de octubre del presente año, el gobernador Aureoles se dio cuenta de que se tenían más de 12 mil millones de pasivos no aclarados y de recursos no comprobados, ahora en este primer año se han venido incrementando los mismos recursos de pasivos y la deuda que no se ha podido pagar ni a bancos ni proveedores.

El aumento de la deuda pública y un estado en crisis ha permitido que el actual gobierno de Michoacán no realice obras públicas de relumbrón como las que se hicieran en las pasadas administraciones perredistas como la Presa Francisco J. Múgica, los campus de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, así como  los centros penitenciarios que se construyeron con recursos de créditos o financiamientos solicitados por los pasados gobiernos.

El estancamiento económico de las finanzas estatales se encuentra colapsado en un sin número de adeudos a proveedores, constructoras y prestadores de servicio. Aunado a que también existe una fuga de inversiones de empresas nacionales y locales que han determinado retirarse de Michoacán por la falta de certidumbre jurídica, en seguridad y económica.

Con la creación de cinco nuevas secretarias dentro de la reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública del Gobierno de Michoacán se tuvieron aumentos considerables en gasto corriente para homologar el salario con respecto a las percepciones de otros secretarios de dependencias ya establecidas.

El Centro Michoacano de Evaluación (CEMIDE) Asociación Civil señaló que en el incremento de la deuda es superior a los 6 mil 184 millones de pesos durante los primeros 9 meses de este gobierno.

Jesús Alba, integrante de CEMIDE, expone que esta cifra es “peligrosa” porque genera un problema que disminuirá la capacidad de cobro de los proveedores y prevé una crisis similar a la del 2009, cuando se dejó de pagar a proveedores y nóminas orillando a un colapso financiero.

En este último tema, comentó que por primera vez en los últimos 13 años, que el Gobierno del Estado ha transparentado el destino de los recursos del crédito que tiene con Banobras de 759 millones de pesos, toda vez que existe un listado de 39 obras donde se piensa invertir, pero que se desconocen los montos a ejercer en cada acción.

El Centro Michoacano de Evaluación ha especificado que se requiere de reales medidas de austeridad para reducir la deuda, una de ellas, es reducir el número de dependencias y secretarías creadas. Además de reducciones en el gasto corriente como disminuir las plazas de contrato o eventuales.

El CEMIDE utiliza como fuente de datos, la información contenida en los informes trimestrales y en las cuentas públicas que el Poder Ejecutivo del Estado de Michoacán de Ocampo entrega al Poder Legislativo del Estado; por lo que todas las cifras son verificables en la fuente que se cita.

 

 

Deuda a corto plazo limita crecimiento económico.

 

En el último año se registran fugas de inversiones de capitales de michoacanos que ante las falta de seguridad jurídica o económica ocasionada por las manifestaciones sociales de normalistas y maestros han permitido que se tengan perdidas económicas de 7 millones de pesos en el centro histórico por una semana, además de pérdidas económicas de 800 millones de pesos por día ante los bloqueos a vías carreteras y del vía del tren de empresas que desplazan mercancías de Lázaro Cárdenas al resto del estado o a la capital del país.

La empresa Kansas City Southern tuvo pérdidas económicas en dólares con las tomas de las vías del tren en los  meses de mayo, abril y junio por la inestabilidad social ocasionada por los grupos magisteriales para exigir la derogación de la reforma educativa.

La delincuencia ha permitido que muchos negocios cierren por el retorno de la extorsión o pago de cuotas, dado muestra el caso de un empresario de paletas que tuvo que cerrar por la presión de la delincuencia en el cobro de cuotas para poder trabajar. Además de varios empresarios del sector agrícola y ganadero quienes son víctimas de robos y asaltos.

El secretario de Finanzas, Carlos Maldonado, señaló el mes pasado que no se descartaría solicitar un nuevo crédito para refinanciar los pasivos de corto plazo a largo plazo. El funcionario estatal ha expuesto en la cuenta pública trimestral de abril a junio de este año que la situación financiera del estado es compleja.

 

Ver: https://www.idimedia.com/noticias/seguridad/seguridad-en-un-ano-primera-promesa-incumplida/

Compartir: