Meade, el arropado del PRI

Meade, el arropado del PRI

Dic. 04. 2017. 11:05
  |  
Redacción IDI Media
Redacción IDI Media

En un acto con matracas y bombos, el cinco veces ministro José Antonio Meade Kuribreña se registró de manera formal ante el partido del presidente Enrique Peña Nieto para ser su primer candidato sin militancia a la Presidencia de México en 2018.

 

El Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó sin interrupción de 1929 a 2000 y regresó al poder en 2012, tiene poca popularidad y apuesta por un externo para derrotar el 1 de julio al favorito, al virtual candidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

 

Economista y abogado que fue secretario de Estado en dos gobiernos de diferente partido, llegó con su esposa Juana Cuevas a la sede nacional del PRI en Ciudad de México. Miles de personas esperaban agitando banderas rojas, blancas y verdes como si fuera un militante de toda la vida, al grito de “Pepe presidente”.

 

Su apartidismo podría atraer a sectores conservadores que no se identifican con el PRI para hacer frente en las urnas al favorito, que ya fue candidato en 2006 y 2012.

 

“Aspiro a servir desde la más alta responsabilidad, vengo con humildad a pedir su apoyo para trabajar y que logremos juntos, con entrega, conocimiento y pasión para que cada familia viva con felicidad y justicia”, dijo Meade tras presentar su registro como aspirante a la candidatura del PRI.

 

En su discurso, recordó a su familia y aseguró que trabajará en todos los frentes para lograr un México más desarrollado y próspero, y así hacer de la nación latinoamericana “una potencia mundial”.

 

Alabó la gestión de Enrique Peña Nieto como presidente de México, aunque aseguró que hay que ser crítico también y que hay retrocesos y mucho que mejorar en seguridad y justicia.

 

“Creemos en el hambre de servicio, no en el hambre de poder”, aseveró.

“Me inscribo como precandidato porque tengo la experiencia, resultados y conocimiento para ser un buen candidato y un buen presidente de México. Me inscribo por amor a México”, concluyó.

 

En la sede nacional del partido, ubicada en Insurgentes Norte de la Ciudad de México, Meade llegó sobre las 11.30 hora local (17.30 GMT) para darse un auténtico baño de masas.

 

En la sede había miles de militantes que se congregaron para aplaudir y desear suerte a Pepe Meade, el apodo con el que se le conoce en los círculos cercanos.
“Nuestro amigo Pepe será el nuevo presidente”, decía uno de los presentadores del acto para arengar a los ahí presentes, a quien instaba a corear lemas y porras en favor del exsecretario de Estado.

 

Meade, a su vez, se paseó despacio entre la gente, sonriéndose y tomándose fotos con los asistentes, procedentes de buena parte del territorio mexicano.

 

Ante la Comisión Nacional de Procesos Internos del PRI, presentó la documentación correspondiente, que cumplió con todos los requisitos constitucionales, legales y de la convocatoria.
Sin serlo, el acto de hoy parecía un inicio de campaña, a meses de que se celebren las elecciones del 1 de julio de 2018, donde se elegirán 3 mil 416 cargos públicos, entre ellos el de Presidente de México y el de jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

 

Meadec anunció el pasado lunes que buscaría la candidatura del oficialista PRI para las elecciones presidenciales de 2018.

 

Durante meses, se estuvieron barajando varios nombres dentro del PRI para contender a la Presidencia, entre ellos el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, o de Educación, Aurelio Nuño.

 

No obstante, muchos renunciaron a las aspiraciones presidenciales previo al anuncio de Meade, que no es militante del partido e incluso llegó a ocupar un cargo en el anterior Ejecutivo, de Felipe Calderón del conservador Partido Acción Nacional (PAN).

Compartir en: