fbpx
AMLO sacrifica salud de mexicanos por elecciones: Felipe Calderón

«Guerra al crimen organizado» fue la mejor estrategia: Felipe Calderón

Ago. 14. 2019. 10:52
  |  
Ibeth Cruz
Compartir

La llamada «guerra contra el crimen organizado» implementada por la administración del ex panista, Felipe Calderón Hinojosa, sigue siendo una estrategia válida que debe retomarse por el Gobierno Federal, reiteró el ex mandatario ante cientos de michoacanos que acudieron a la presentación de su libro «Los retos que enfrentamos».

Como si se tratase de un Informe Presidencial, Felipe Calderón presumió logros como el repunte de la economía, disminución de índices delincuenciales, avance en infraestructura carretera en el territorio mexicano, combate de nuevos retos en materia de salud y corrupción, entre otras situaciones presentadas en su periodo presidencial 2006-2012.

Entre todos estos logros presumidos, Calderón Hinojosa defendió su combate a la delincuencia organizada y desmintió que ésta haya generado más brotes de violencia en su Gobierno, responsabilizando a algunos gobernadores del momento de las consecuencias por no replicar la estrategia a nivel local.

El ex presidente reconoció que el actual mandatario federal, Andrés Manuel López Obrador, tiene total libertad para diseñar su propia estrategia de seguridad, lo cierto es que lo más pertinente es enfrentar a los grupos delincuenciales, fortalecer las instituciones de seguridad y justicia adecuada a la realidad, y reconstruir el tejido social.

No obstante, insistió que el combate frontal hacia las células delincuenciales es lo más pertinente, sustentando su dicho al presentar gráficas en las que mostró una tendencia a la baja en homicidios en un 21 por ciento en los primeros dos años de su Gobierno en todo el país.

Destacó que el narcotráfico mutó al narcomenudeo buscando control territorial que sólo generó disputas violentas y crecimiento de homicidios por las pugnas entre células criminales, lo cual llegó a trastocar en otros delitos como extorsión, cobro de piso y secuestro, apoderándose así del control gubernamental.

Por lo anterior, dijo que su estrategia de seguridad buscó derrumbar ese poder delincuencial, aseverando que el problema era mayúsculo cuando él tomó protesta como Presidente de México, ya que sus antecesores «dejaron avanzar al crimen organizado» hasta la estructura gubernamental.