fbpx
Pide Iglesia detener violencia en Tierra Caliente

Pide Iglesia detener violencia en Tierra Caliente

Abr. 12. 2019. 12:23
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

Apatzingán.- La Iglesia Católica levantó la voz para denunciar la violencia que se sufre en la Tierra Caliente, en específico en el valle de Apatzingán donde los enfrentamientos, las ejecuciones, amenazas, robos y los secuestros están a la orden del día.

A través de una carta, el obispo de Apatzingán, Cristóbal Ascencio García, pidió que haya paz “pronta y duradera” en los municipios que conforman esta diócesis que han sido azotados por la violencia.

“Como Pastor, de esta amada Diócesis de Apatzingán, nuevamente me veo en la necesidad de levantar la voz, para denunciar esta realidad que lacera la vida de todos los días, lastimando a nuestra sociedad, las familias y a cada persona”, aseguró el obispo.

Cristóbal Ascencio también denunció la incursión de un grupo armado que se utilizó y saqueó las instalaciones del templo y la casa parroquial de la comunidad de San José de Chila durante un enfrentamiento el pasado 19 de marzo del 2019.

“Después de estos sucesos, la violencia no ha parado, siguen los enfrentamientos en diferentes comunidades, causando pánico y haciendo que muchos de los habitantes se conviertan en desplazados, algunas de estas pequeñas comunidades se han quedado prácticamente sin familias”, señaló en su carta.

El obispo aseguró que estos delitos son denunciados por el pueblo pero “no son escuchados con frecuencia por quienes deberían procurar seguridad”, por lo que pidió a las autoridades hacer caso de estos sucesos y a la población en general denunciarlos.

“Hago un llamado urgente, especialmente a las autoridades, que tienen como tarea primordial, procurar las condiciones de seguridad, a poner todo el empeño y los medios necesarios para que se vayan dando las condiciones de seguridad necesarias, donde estos acontecimientos no se repitan más, y que nos puedan llevar a vivir en la paz que tanto deseamos para nuestra Tierra Caliente”, concluye la carta.