fbpx
Exigen intervención federal por mala construcción de nuevos hospitales

Riesgos de los nuevos hospitales se conocían desde 2013

Abr. 15. 2019. 14:26
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

Morelia.- Los riesgos de la inestabilidad del terreno en el que se construyen los nuevos hospitales civil e infantil de Morelia se conocían desde el 2013, cuando el Colegio de Ingenieros Civiles de Michoacán levantó la voz para denunciarlo.

De acuerdo con datos proporcionados desde aquel entonces, en la zona de los hospitales hay fallas geológicas importantes y fracturas del suelo; así como riesgos por inundaciones, deslizamientos e inestabilidad.

Tras recopilar los datos que dieron a conocer el 2 de mayo de 2013, se puede ver la postura de preocupación que tenían los ingenieros michoacanos al conocer el lugar en el que se construyen actualmente los hospitales.

“Al revisar el proyecto, con relación al Atlas de Riesgos y al Programa de Desarrollo Urbano del Centro de Población de Morelia, encontramos vulnerabilidades que representan permanente zozobra de riesgos latentes por corrientes de agua atípicas, inundación, corrimientos del suelo de moderados a altos y desastres por sismos”.

Esta fue la evaluación que dio a conocer José Fernando Tavira Montiel, director del Foro de Colegios de Profesionistas de Michoacán, aquel día de 2013, en el que se presentaron todos los riesgos latentes que ahora generaron complicaciones en la obra.

Sin embargo, el llamado de los ingenieros llegó a oídos sordos y la construcción del Hospital Civil “Dr. Miguel Silva” y el Hospital Infantil “Eva Sámano de López Mateos” continuó sin hacer caso a las advertencias.

Los ingenieros en su momento dijeron que había otros sitios para las obras, pero el Gobierno de Michoacán no los aprobó y tampoco informó qué parámetros tomó en cuenta para elegir el mejor lugar para los hospitales como parte de la llamada “Ciudad Salud”.

“De que hay otros lugares sí los hay, hay por lo menos otros siete, nos consta que uno tiene las condiciones adecuadas por un documento que nos compartió el comisariado de bienes de Quinceo pero los demás no, porque el Gobierno no los dio a conocer”, aseguró en aquel entonces Fernando Tavera, presidente del Colegio de Ingenieros Civiles.

Falla anunciada

En mayo de 2018, se realizó un dictamen por parte de la Comisión Estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris), en donde se destacan las fallas en la cimentación y la mala calidad de materiales utilizados sobre todo en el Hospital Infantil.

Ahí destaca que tras el sismo del 19 de septiembre de 2017 hubo un deslizamiento de tierra que dejó ver las “pésimas condiciones” en las que se hizo la cimentación del Cuerpo 3 en la que se encuentran las áreas de Urgencias, Laboratorio e Imagenología.

Estos hundimientos fueron provocados porque no se utilizó material adecuado para el relleno sino que la empresa reutilizó el mismo material que sacó durante la excavación y ni siquiera lo compactó; además de la inestabilidad de la zona de construcción.

La Comisión encontró que las varillas con las que se hicieron los cimientos del Cuerpo 3 son varilla de 3/8 -muy pequeña para este tipo de estructura- y que las zapatas y contratrabes tienen menos de la mitad del tamaño requerido para este tipo de estructura.

Además, una vez que quedaron expuestas por el hundimiento las zapatas corridas y las contratrabes que son los cimientos de concreto sobre los que se construyó el hospital, la Coepris constató la “pésima calidad en la construcción”, en la que ni siquiera había un diseño en caso de que hubiera un sismo.

Esto provocó que los cimientos se cuartearan durante el sismo y las varillas quedaron expuestas, por lo que para la Coepris es urgente que se realice un proyecto adecuado de refuerzo de toda la cimentación, algo que comenzó a hacer la Secretaría de Salud desde entonces.

La Oficina de Ingeniería Sanitaria de la Comisión para la Protección de Riesgos Sanitarios hizo este diagnóstico que comprueba algunos de los temores de los ingenieros civiles que se opusieron al proyecto y lo entregó a la secretaria de Salud, Diana Celia Carpio Ríos.

Además, en el documento SC/DEASC/1479/2018 -del que IDI Media tiene una copia- explican que estos riesgos los sabía el ex secretario de salud, Elías Ibarra Torres, desde el 30 de enero de 2018.