fbpx

AMLO, sin excusas para fallar

Dic. 01. 2018. 12:36
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz

Ciudad de México.- El presidente entrante de México, Andrés Manuel López Obrador, mantiene control absoluto sobre el Congreso de la Unión y llega con un grado de aprobación histórico que oscila entre el 60 y 77 por ciento dependiendo de la encuestadora.

Estos factores para la revista británica The Economist representan un nivel de poder acumulado  que no se había visto desde hace muchos años en México, por lo que el nuevo presidente “no tiene excusas para fallar”.


“Los votantes le dieron a AMLO el mandato democrático más grande en la historia de México. Ganó con el 53% de los votos, derrotando a su rival más cercano en 30 puntos porcentuales. Enfurecidos por la corrupción, la violencia y el letargo económico, aceptaron su argumento de que el sistema político necesita renovación, no ajustes tecnocráticos”, apunta la revista.

Para esta revista del Reino Unido las consultas sobre el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México y temas como el Tren Maya, la nueva refinería y los programas sociales en lugar de minar la popularidad de Obrador le han acumulado aún más, al grado de que marginan al Congreso.

Aunque el diagnóstico de The Economist es positivo en varios aspectos, también destaca “señales preocupantes” por parte de López Obrador como la creación de una Guardia Nacional conformada por militares y marinos para combatir al crimen organizado, una estrategia que no tiene nada de novedosa en la Guerra contra el Narcotráfico.

Otro aspecto preocupante es la intolerancia que ha mostrado hacia la prensa que lo critica, al usar calificativos como “prensa fifi”, en un país en el que 47 periodistas fueron asesinados tan sólo durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

También criticó la figura de los llamados “superdelegados” como una manera de poner en cintura a los gobernadores que se opongan al presidente, esto para la revista es un signo de posibles fricciones e intervención federal en los estados a futuro.

“AMLO está impulsando sus metas a través de una mezcla poco convencional de deliberaciones del Congreso y Democracia Directa”, critica The Economist, algo que puede traer excelentes resultados o fallar desastrosamente.


Entre la esperanza y la decepción

Los votantes de López Obrador tienen la esperanza de por fin acabar con los problemas endémicos que han azotado a México desde épocas inmemorables pero que se agravaron en los últimos 20 años.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) para el 61.1 por ciento de los mexicanos el principal problema del país es la inseguridad, una afectación tan grave que supera a la economía y a la salud.

En segundo lugar con 36.5 por ciento está el aumento descomunal de precios que ha hecho a la canasta básica inalcanzable para millones de mexicanos debido a que los salarios se han quedado muy atrás.

En tercer lugar con 36.3 por ciento está el desempleo, en un país en el que la informalidad se ha convertido en la mejor forma de atajar la pobreza, muchos ven este sexenio con la esperanza de volver a tener un trabajo con un salario digno y  prestaciones laborales.

Para la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) si AMLO quiere cumplir su promesa de mejorar la vida de los más pobres de México es necesario primero que aumente la recaudación fiscal y suprima las exenciones de impuestos de las que aún gozan los más ricos del país.

Sin embargo, estas metas parecen cada vez más lejanas debido a la incertidumbre provocada por su figura en los mercados a nivel internacional, al grado de que The Economist que el “Efecto AMLO” le dice adiós a la certeza económica de México.

Este 1 de diciembre de 2018, Andrés Manuel López Obrador llega a la Presidencia de México para rendir lo que es de facto su primer informe de gobierno, la banda presidencial es meramente un requisito porque ostenta el poder desde que ganó las elecciones en julio.

Estuvo involucrado en la vida nacional con los diálogos de paz y los de la educación que ya rindieron frutos como echar abajo la Reforma Educativa y a nivel internacional fue su equipo quien le dio el visto bueno al nuevo Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá.

Con el grado de poder acumulado, la influencia y el respaldo de una vasta mayoría de la población AMLO está en la cuerda floja entre la esperanza y la decepción, con la diferencia de que su gobierno no tiene a nadie a quién echarle la culpa si falla.

Compartir: