fbpx

El año de Ricardo Monreal

Sep. 01. 2021. 13:40
  |  
Redacción IDI Media
Redacción IDI Media

Por: Javier Lozano

Él, como pocos, ha trascendido como un político honesto, recto. Durante décadas ha estado presente en la política de nuestro territorio; su inmensa trayectoria hoy por hoy– lo sitúa en calidad de uno de los actores más reconocidos del país.

Tanto sus éxitos como su carrera en distintas posiciones– lo han catapultado a una posición inigualable para, desde este momento, tomarlo muy en serio como un presidenciable en Morena de cara a la sucesión presidencial del 2024.

Esa explicación es sencilla: su poder político lo vuelve un presidenciable. Al estudiar minuciosamente esa coyuntura, nos podemos dar cuenta de que, en más de 30 años de carrera ininterrumpida, se ha ganado la confianza en todos los sectores de la población. Cuenta con un reconocimiento por su olfato y tacto para negociar, lo mismo, para encontrar acuerdos.

Eso ha conseguido simpatías; el manejo sigue siendo su principal mecanismo infalible que define parte de su personalidad.

Anunció que quiere ser candidato de Morena a la presidencia de la República y, con todos los méritos, su apuesta llamó poderosamente la atención. Han tratado de difamar con un supuesto distanciamiento con el presidente López Obrador. De la misma forma, han pretendido desestimar su labor. No lo han logrado, sus virtudes son suficientemente más poderosas que cualquier teoría de conspiración.

Y es que la naturaleza de esas acciones encuentra un lado lógico: lo ven como un aspirante sumamente poderoso. Así lo muestra su labor al frente de la Coordinación de los senadores de Morena. Más de 50 acuerdos de mesa directiva; 8 reformas constitucionales de trascendencia; 129 acuerdos a través de la junta de coordinación política; y, finalmente, 10 leyes de nueva creación.

Como lo muestra esa pequeña sinopsis de conquistas, estamos en presencia de un perfil clave de la vida pública del país y, lo más importante, de la agenda de la 4T que viene empujando el presidente Obrador.

A pesar de que faltan más de 2 años y medio para el proceso electoral del 2024, Ricardo Monreal se sitúa en uno de los favoritos para consagrarse en Morena en calidad de candidato. Originalmente esa premisa se dio a raíz de que el propio mandatario lanzó el comentario desde la tribuna de la mañanera; fue así como el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, subió a los reflectores.

En esa lógica camina Ricardo Monreal. Estará presente. A tiempo, como él menciona. Será puntual. Mientras tanto, se alista y asume su rol protagónico desde la tribuna de la Cámara Alta. La siguiente tarea: sacar adelante el programa de la ley secundaria de la revocación de mandato donde, seguramente, encontrará coincidencias con la oposición ya que, de entrada, se requiere mayoría para tener reconocimiento constitucional; de igual forma, tiene en mente el proyecto de reforma electoral como una llave para fortalecer la incipiente democracia en el país.

Llega a su cuarto año legislativo desde el Senado. Eso es lo que lo hace estar en la cima de los reflectores. Su trabajo ha sido la clave para ir abriendo camino en lo que, hoy se considera, una sucesión adelantada. En todo caso, apuntan a Ricardo Monreal como un presidenciable en Morena. De acuerdo a las mismas encuestas, el coordinador está presente como uno de los favoritos; con frecuencia aparece allí y, lo más trascendental, es que a nadie sorprende: su poder político es inmenso.

Justamente esa es la punta de lanza de Ricardo Monreal. Este año pinta bien y, tiene razón esa lógica del título de esta columna: será su año de consagración en Morena.

Compartir: