fbpx

Entre jalones, empujones y fraude, Rosario Piedra Ibarra asume la CNDH

Nov. 13. 2019. 10:58
  |  
Redacción IDI Media
Redacción IDI Media
Compartir

Rosario Piedra Ibarra rindió protesta ante el pleno del Senado como nueva presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en medio de un zafarrancho, entre gritos y empujones de legisladores del PAN, quienes trataron de impedir la ceremonia, pero chocaron con el grupo mayoritario, que en todo momento protegió a la activista ante el embate blanquiazul.

Ricardo Monreal mintió y engañó a los senadores del PAN, al decir que se repetiría la votación y sólo fue estrategia para que ayer se votara en respetar la decisión de los senadores.

Los panistas advirtieron que van a impugnar el procedimiento ante el Poder Judicial. Se dijeron traicionados, después de que la votación de la terna no se repitió, como lo había propuesto cerca del mediodía el coordinador de Morena, Ricardo Monreal, porque al final los integrantes de su bancada lo rechazaron.

Cerca de las nueve de la noche, después más de seis horas de discusión, la nueva titular de la CNDH tuvo que ser llevada hasta la tribuna y ahí, pese a la algarabía y el desorden reinante, con pancartas de fraude de los panistas cerca de la cara, rindió la protesta de ley, vestida de negro, portando en el pecho un enorme medallón con el rostro de su hermano, Jesús Piedra Ibarra, desaparecido durante la guerra sucia de los años setenta.

El panista Gustavo Madero se subió a la tribuna para tratar de impedir que la presidenta de la mesa directiva, Mónica Fernández, tomara protesta a Piedra Ibarra, pero fue reducido por senadores de Morena.

Primero Salomón Jara y Ricardo Moreno trataron de convencerlo de bajar, pero el panista, enfurecido, se acercó a la presidenta del Senado, que a gritos se hacía escuchar, y llamaba al orden. Cuando comenzó el: Jura cumplir y hacer cumplir la Constitución, Madero llegó atrás de Mónica Fernández, trató de jalarla, le puso un brazo en la espalda, pero el senador Eduardo Ramírez se lo impidió.

El panista insistió, forcejeó con Martha Guerrero, quien lo jaló, se le fue encima y lo derribó, mientras Citlalli Hernández trataba de sostenerlo, pero se fue de bruces.

Debajo de tribuna, el coordinador del PAN, Mauricio Kuri, se confrontó con Salomón Jara, casi llegan a los golpes y las legisladoras panistas intercambiaron también duelos verbales y codazos.

Los gritos de fraude , fraude que repetían los panistas, fueron acallados por la histórica consigna de Vivos se los llevaron, vivos los queremos, que entonaron los morenistas. Entonces, Rosario Piedra levantó el puño muy en alto.

Piedra Ibarra tomó protesta entre gritos y jalones enseñando con su mano la foto de su hermano Jesús quien fue víctima de desaparición forzada en 1975.