La huerta de los multihomicidios

La huerta de los multihomicidios

Feb. 06. 2019. 12:44
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

Salvador Escalante.- En el 2017, una huerta de aguacate fue testigo del multihomicidio de siete cortadores de aguacate, quienes murieron acribillados a balazos cuando arribaron al lugar para lo que iba a ser un día normal de trabajo.

Este lunes 4 de febrero de 2019, dos policías ministeriales corrieron la misma suerte, cuando intentaron entrar en esta propiedad ubicada en la localidad de La Cantera, municipio de Salvador Escalante.

La historia se remonta al 2014, cuando grupos de autodefensas se levantaron en la región de Salvador Escalante y Pátzcuaro, para pelear contra una célula del Cártel de los Caballeros Templarios que operaba en la zona.

Los autodefensas expulsaron a los criminales y se establecieron puntos de control en la zona por algunos meses para garantizar la seguridad en la zona, así volvieron algunos de los pobladores expulsados de Salvador Escalante y se unieron a los autodefensas.

Uno de ellos reclamó la propiedad de la huerta de aguacate ubicada en La Cantera, cerca de la desviación a Españita, en lo que era la antigua carretera Pátzcuaro-Apatzingán, los autodefensas se la dieron.

Dos años después cambió el panorama, los grupos de autodefensas se desmovilizaron y las células delincuenciales volvieron con otro nombre, regresaron los homicidios y las extorsiones sobre todo en los municipios de Ario de Rosales y Salvador Escalante.

La huerta entró en disputa entre grupos delincuenciales y ex autodefensas, así que los cortadores que llegaron a trabajar aquella mañana del 18 de mayo de 2017 entraron sin saberlo a la boca del lobo.

Fueron recibidos a tiros y cayeron fulminados por las balas afuera de la puerta del huerto al que iban a cortar aguacate, la policía encontró sus cuerpos junto a la camioneta blanca en que viajaban y desde ese momento, la huerta pasó a manos de las autoridades.

Como parte de las investigaciones, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) clausuró la huerta tras el multihomicidio y mantuvo en resguardo la propiedad mientras se desahogaban las investigaciones.

Este lunes, cuatro policías ministeriales acudieron al lugar, según la versión del procurador, José Martín Godoy Castro, para realizar una diligencia sobre el homicidio de los siete jornaleros ocurrido en 2017.

Los ministeriales fueron recibidos a balazos, de la misma forma que los cortadores de aguacate, dos de ellos murieron en el lugar y los otros dos fueron trasladados a un hospital cuando más policías llegaron hasta el lugar para auxiliarlos.

Tras un operativo que no dio ningún resultado, la huerta volvió a manos de la Procuraduría de Michoacán, igual que pasó en 2017 luego del multihomicidio de los cortadores de aguacate.

Mientras tanto Carlos Augusto Hernández y Luis Enrique Torres Hinojosa, los oficiales caídos que estaban adscritos a la Fiscalía Especializada en Homicidios, fueron homenajeados este martes 5 de febrero de 2019.

“No habrá marcha atrás en el combate contra aquellos que atenten a la paz del estado, nuestro trabajo seguirá sin cortapisas y no nos temblará la mano para aplicar la ley”, afirmó el titular de la PGJE, José Martín Godoy Castro, durante el homenaje.

Con ellos dos suman 56 policías ministeriales que han muerto durante la administración de Godoy Castro, desde que llegó al cargo como parte del equipo del ex comisionado para la seguridad, Alfredo Castillo Cervantes.

En 2014, Alfredo Castillo llegó con la promesa de devolver estabilidad a Michoacán, detener el avance de los grupos de autodefensas y poner fin a la inseguridad que azotaba a la entidad.

Sin embargo, tanto en todo Michoacán como en la huerta de aguacates de Salvador Escalante, los homicidios siguen y afectan por igual a los civiles que viven en esta entidad y a los policías que trabajan en ella.