La peor semana en el momento clave

Ago. 19. 2020. 11:35
  |  
Redacción IDI Media
Redacción IDI Media

Luis Manuel Morales /IDIMEDIA

La semana pasada es la peor que ha tenido Raúl Morón Orozco desde que asumió el cargo como presidente municipal de Morelia, quien tuvo la posibilidad de crecer en las encuestas de forma positiva en los siguientes sondeos o encuestas que se midan de cara a lo que será la designación del candidato a la gubernatura del Estado de Michoacán por Morena.

Raúl Morón dejó perder la oportunidad en un momento clave en el que pudo reposicionarse y brincar al primer lugar de las encuestas por MORENA. Esta semana prácticamente hay dos momentos claves que entierran sus aspiraciones a la gubernatura la muerte de Julín, un joven asesinado a siete balazos en el fraccionamiento Jardines del Toreo donde acudieron hasta 24 patrullas ante el llamado de un asaltante y otra es que ha recibido sobornos por parte del gobierno federal de Enrique Peña Nieto y por Emilio Lozoya Austín, ex director de Pemex, quien ha ventilado nombres de algunos que recibieron hasta 80 millones de pesos.

Morón tuvo una semana cuesta arriba en lo que era su semana del segundo informe de gobierno, primero las intensas lluvias que mostraron que no se cumplió su promesa de campaña y se han destapado baches, cuando él prometió terminar los baches en tres meses a su llegada en el primer año.

Segundo, Morón es acusado de aprobar la reforma energética en el gobierno de Peña Nieto y Fidel Calderón ha sido enfático en que debería de darle una explicación a los morenistas que fueron quienes lo impulsaron en que se nombrara candidato a la alcaldía.

El hecho más indignante y que sepultan cualquier aspiranción a la gubernatura es el asesinato de Julio César, un vecino del fraccionamiento de Jardines del Toreo, y quien fue asesinado con siete tiros en la espalda, a lo que la Comisión Estatal de Derechos Humanos ha señalado una ejecución extrajudicial porque ya estaba sometido y decidieron ejecutarlo enfrente de vecinos y familia. Julio César sufría de esquizofrenia y aunque mostraba síntomas de agresividad, el que estuvieran varios policías de Morelia aglutinados en la vivienda donde se reportó el ingreso de un ratero, se determinó ejecutarlo porque se consideró que había herido a un policía.

Ante la indignación de este joven, los familiares decidieron boicotear su informe de gobierno en el que prácticamente lo bajaron de la tarima y le gritaron que se disculpara, además de obligarlo en ese momento a que se suspendiera de forma temporal a Julissa Suárez Bucio, comisionada de la Policía de Morelia, y a los elementos que detonaron las armas de fuego en contra de Julio.

En el acto, que era más bien un mensaje en el Jardín Morelos, el presidente municipal reveló algo en la plaza ante la presión de los familiares e inconformes que exigían justicia. La revelación es que Morón Orozco esta sólo porque no cuenta con funcionarios que hayan mediado la no intervención de los familiares o manifestantes en su informe.

Morón tuvo que apechugar y ceder ante la presión. El resultado es que se observa un presidente débil y sin gabinete.

Otro hecho que lo pone endeble es el transcendido de que recibió dinero de Emilio Lozoya para aprobar la reforma energética y eso hace que su imagen y su administración pública no sea tan transparente o combata a la corrupción.

Y para rematar, ayer el Instituto Electoral de Michoacán determinó en base a una queja presentada por Francisco Castelazo, presidente del PAN en Morelia, aplicar medidas cautelares a Raúl Morón Orozco para que en un plazo de 36 horas retire 14 espectaculares y retirar publicidad del periódico de Publimetro porque promociona su imagen personalizada y no las acciones de rendición en cuentas y transparencia de las acciones e inversiones para la mejora de la ciudad.

Una semana que para las aspiraciones de un gobernante de cara a buscar el solio de Ocampo lo pone muy mal ante la sociedad.

Compartir en: