Los rostros del 2021; Morena dominante; PRI poco competitivo; PAN y PRD en la lona

Jul. 13. 2020. 09:39
  |  
Redacción IDI Media
Redacción IDI Media

Javier Lozano

Se estimó de manera muy clara— recurrir al razonamiento que ocupó un papel preponderante en la afirmación que contestó muchas incógnitas. A estas alturas, nos situamos en un clima en el que el proceso preelectoral— ha tomado nitidez. Tal vez, estemos hablando de una certidumbre— de quienes serán los actores que encabecen las distintas expresiones partidarias en 2021; estamos en presencia de unos comicios intermedios donde es cuestión de tiempo para que los perfiles salten a la luz.

A parir del propio comportamiento, y de las versiones que han circulado por los pasillos de nuestro estado, el camino mostró los protagonistas que día con día hacen concurrencia en los sondeos que miden a los favoritos; aunque, seguramente, algunos fundamentarán que el tema de las alianzas, las definiciones, las bases en las propias trincheras del seno de cada instituto, y los consensos internos— están tomando auge, ya no existe duda, ni incertidumbre que demuestre lo contrario— a no poder fundamentar lo evidente. Ese axioma, frenó por completo otro guion que nos pudiera sorprender.

Aunque el desenlace porcentual descifre un proceso saldado para morena, echemos un vistazo a los actores que han protagonizado en este lapso— una enorme diferencia entre sus propios partidos.

En el caso de Morena, no hay ninguna duda de que Cristóbal Arias Solís, encabezará el proyecto. Hasta hoy, su nivel de aceptación dentro de las evaluaciones a comparación de los demás— lo colocó con un margen holgado. Seguramente eso será decisivo ante la opinión pública para inclinarse por el Senador. Eso, ha sido reconocido en todos los ejercicios, y en la misma intensidad que radica en el poder de convocatoria que ha renacido en Michoacán. Si bien lo ha hecho con un trabajo de vinculación y gestión desde la cámara alta, se ha podido medir el termómetro que predice la fuerza que constituye su imagen. Así, lo muestran los porcentajes altísimos de los distintos mecanismos que hacen viable su candidatura por Morena, PT y PVEM en 2021.

El margen de Morena y Cristóbal Arias Solís se ha percibido con un trecho de 32 y hasta 34% de intención del voto. Lo que en términos reales—constituye una ventaja inalcanzable, considerando que, ni sumando alianzas, les alcanzaría para ganar. Eso sin contar la desgracia de pactar PRI, PAN y PRD. Si nos fundamentamos en el ejercicio de Índice, Información y Análisis que circuló el viernes pasado, en el territorio estaríamos en presencia de un clima prácticamente definido. Ahora, es sencillo tomar en cuenta que, tanto el rozamiento numérico, como la lógica— mantienen una tendencia irreversible hacia regeneración nacional, y Cristóbal Arias Solís.

De acuerdo con esa visión, el PRI estaría situado en segundo lugar, muy por encima del PAN y PRD. En esa estimación, apareció el exdirigente estatal del partido revolucionario institucional Víctor Silva. Los datos duros mostraron que Tejeda alcanzaría un 15% de la votación. Obviamente, su proporción es negativa considerando la proporcionalidad que ha suministrado morena. Asimismo, hay un patrón patológico que viene arrastrando el priismo desde hace muchos años: el problema de la corrupción. Habrá quien mencione que no hay diferencia de uno y otro proceso; pero algo aprendimos en la elección del 2018, donde, efectivamente, el PRI sigue padeciendo ladesconfianza entre la sociedad. Y, más aun, se vienen dos procesos de Emilio Lozoya y Cesar Duarte, que indudablemente impactaran directamente en el 2021. De ahí lo sustancial de tomar en consideración algunos elementos que pueden permear.

Pero eso no es todo, la decadencia del PRI se puede agudizar una vez que el periodista y diversas fuentes periodistas han confirmado que Lozoya, tendría en su poder algunas evidencias de sobornos en la administración de Peña Nieto. Ese agravio, hundiría y devastaría al PRI. 

En el PAN se asomó Armando Tejeda, que prácticamente es un rostro poco conocido con tan solo el 11.79% frente a los demás suspirantes. 

Y, por último, apareció el PRD que alcanzó el 9.43% como partido político. Aun y cuando está en el gobierno, al perredismo le sería insuficiente retener la administración. Ahí, se situó el medio hermano del gobernador, Antonio García Conejo, como el rostro más competitivo. Dentro del seno perredista figuró en calidad de hipotético candidato. Empero, el PRD sigue sufriendo una profunda crisis interna que la ha llevado al borde de la extinción. Tan solo en 2018, estuvieron a nada de perder el registro. Dado que, en teoría no meterán ni las manos en las elecciones del 2021, no les ha quedado más que buscar alianzas emergentes para conformar un frente que, por lo menos, haga ruido al dominio que posee Morena.

Ojo, un dato curioso que pudiera mermar esa alianza acrítica entre PAN, PRD y PRI, es que según los datos que recuperó Índice, Información y Análisis cerca del 40% no votarían en coalición con el priismo; le sigue el PRD con 15%. Eso nos habla que indudablemente no han tenido la capacidad de coincidir en sus propuestas; lo mismo, que están atrapados obviamente en el descredito del colectivo. Su desconfianza, ha llegado a un punto en el que ni el pragmatismo lo haría conquistar terreno. En resumen: el PRD está condenado a quedarse solo; asimismo, el pacto no les garantiza nada, más bien, sería suicida para la institución ratificar el bochorno del “Por México al Frente.

Morena ganará, y asumirá el poder muy probablemente de la mano de Cristóbal Arias Solís, la deducción se sujetó al andamiaje que ha reunido los datos duros en términos porcentuales.

Compartir en: