Comunidad Purépecha

Niegan libertad a comuneros de Caltzontzin

Jun. 09. 2017. 17:32
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz

Morelia.- Un juez negó la libertad condicional a los 13 comuneros de Caltzontzin, quienes permanecen en prisión preventiva oficiosa luego de que fueron detenidos en un operativo de la Policía Michoacán el pasado 24 de febrero de 2017.

“Hoy nos hubiera encantado que hubiera por alguna ocasión la suspensión condicional del proceso pero no lo determinó así el juez”, dijo Bernardina Esquivel, hermana de José Alejandro Esquivel Álvarez.

Los comuneros no pudieron acceder a medidas cautelares para llevar su proceso penal en libertad puesto que el Código Nacional de Procedimientos Penales sólo permite la suspensión condicional del proceso si están acusados por un solo delito y no por dos como ellos.

Fueron 17 los comuneros de la tenencia de Caltzontzin del municipio de Uruapan quienes fueron vinculados a proceso por los delitos de sabotaje a las vías de comunicación y lesiones en contra de un oficial de la Policía Michoacán que resultó herido en el operativo.

Sin embargo, a cuatro de ellos se les permitió llevar su proceso en libertad debido a la gravedad de las lesiones que sufrieron durante el ataque que realizaron sobre la comunidad fuerzas federales y estatales combinadas.

La audiencia en la que se determinó que permanecerían en prisión se llevó a cabo este viernes 9 de junio en las instalaciones del Poder Judicial de la Federación de la ciudad de Morelia sobre la avenida Camelinas.

Sin embargo, en ella los comuneros detectaron varias irregularidades como que apenas este jueves se les asignó un nuevo abogado de oficio luego de que el lunes 5 de junio se accidentó el que ya llevaba su caso.

Ese mismo lunes se les cambió al fiscal que llevaba el caso, por lo que la defensa y la parte acusatoria tenían “serias deficiencias”, consideraron los comuneros que entraron a la audiencia.

 

Heridas del operativo

El operativo se desencadenó luego de que el 23 de febrero de 2017 la comunidad había tomado las vías férreas que están en la única entrada de la tenencia en protesta de que el Ayuntamiento de Uruapan se busca apropiar de unos terrenos que por ley les pertenecen.

En el segundo día de las protestas, hasta la comunidad se trasladaron al lugar elementos de la Policía Michoacán y de la Policía Federal, así como hombres armados vestidos de civil, y pidieron establecer un diálogo con los comuneros.

Dos de ellos se acercaron a los policías para entablar conversaciones pero fueron sometidos y arrestados en el acto, lo que derivó en una embestida contra la comunidad que dejó como saldo decenas de heridos por los golpes que les propinaron y el gas lacrimógeno que lanzaron indiscriminadamente.

Durante el sitio de la comunidad, los policías detuvieron a varios comuneros que se encontraban, según sus familiares, en el trabajo o en su casa, como le sucedió a José Alejandro Esquivel Álvarez, un mecánico que fue arrestado mientras compraba refacciones para un auto que estaba arreglando.

“Desgraciadamente él ya está vinculado con lo demás y es una lástima porque todo lo que se daña a su familia, lo que se daña a sus padres que en este caso es mi mamá, lo que nos daña a nosotros como hermanas y a los otros hermanos”, relató Bernardina Esquivel.

A pesar de los reclamos por detenciones arbitrarias y atropellos a los derechos de los comuneros, los 17 comuneros -13 presos y 4 en libertad bajo caución- fueron vinculados por lesiones en contra de un oficial de la Policía Michoacán y por daños a las vías de comunicación.

“Lo que yo no entiendo es que la familia del policía ya les otorgó el perdón a los compañeros detenidos porque ya les pagaron una indemnización al policía por los daños pero aun así no los dejaron salir porque Kansas es la que está metiendo mucho dinero para que no salgan”, reclamó otra comunera de Caltzontzin.

Y es que Kansas City Southern (KCS) de México presentó denuncias porque durante los bloqueos se impidió que sus trenes transportaran mercancía a tiempo, lo que aseguran les generó pérdidas por hasta 200 millones de pesos.

En un primer momento KCS de México pidió a los comuneros pagar una indemnización de 600 mil pesos, pero ahora no han fijado un número porque, aseguran, la comunidad de Caltzontzin no se ha acercado a negociar un monto.

Por eso el juez determinó suspender la audiencia hasta que la comunidad y la empresa ferrocarrilera establezcan una mesa de negociaciones y tengan un monto que la comunidad se comprometa a pagar.

Los comuneros aseguran que no hay forma de que la comunidad pague una cifra tan grande por lo que buscarán probar que no se le causó un daño directo a la empresa, mientras tanto la audiencia se suspendió por lo menos 15 días y no hay fecha para que se retome.

“A mí lo más que me duele es el daño a los hijos y a mi mamá, es muy difícil porque ahorita por ejemplo, en mi cabeza está cómo le voy a explicar a mi mamá lo que acaba de pasar ahorita”, concluyó Bernardina Esquivel.

 

Compartir en: