fbpx

Rosario Piedra Ibarra, nueva titular de la CNDH

Nov. 07. 2019. 17:57
  |  
Redacción IDI Media
Redacción IDI Media
Compartir

La hija de Rosario Ibarra de Piedra, María del Rosario Piedra, fue designada con 76 votos a favor de parte de los senadores de la República para ser la nueva titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) por un período de 5 años.

El senado de la República, en su mayoría votos de MORENA, designaron a un nuevo titular de la CNDH ante la crisis de violencia que se sigue viviendo en el país.

La madre de la nueva ombudswoman, Rosario Ibarra de Piedra fue luchadora de la izquierda mexicana y promotora de la búsqueda de personas desparecidas por el Estado Mexicano en los años 60s y 70s.

 El 17 de abril de 1977, Ibarra de Piedra  fundó el Comité Pro Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos (más conocido como el Comité ¡Eureka!), que reúne a varias familias de personas desaparecidas o presas durante los sexenios de Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez. Hasta la fecha, Rosario Ibarra es la representante de los reclamos hacia los gobiernos mexicanos represores de ese entonces. También forma parte de la Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos-Desaparecidos (Fedefam).

Realizó huelgas de hambre a finales de los años 70 para exigir una amnistía hacia los presos políticos. El gobierno concedió la amnistía en 1978, pero las desapariciones continuaron sin ser aclaradas. Al menos, se consideran unos 400 desaparecidos.

 En 1982, Rosario Ibarra de Piedra  fue candidata a la Presidencia de la República por el desaparecido Partido Revolucionario de los Trabajadores. Fue diputada por ese partido, y en 1988 nuevamente alcanzó la candidatura a la presidencia de la República. Tras ser declarado vencedor Carlos Salinas de Gortari, Ibarra se unió a los reclamos de fraude electoral.

En las siguientes elecciones, Rosario Ibarra se identificó con Cárdenas y el PRD. Ha criticado a los gobiernos de Ernesto Zedillo Ponce de León y de Vicente Fox Quezada de falta de autoridad para hacer justicia en los crímenes del pasado y en las demandas actuales de los sectores vulnerables del país.